Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
29 MAYO 2020 | ACTUALIZADO 21:59
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
ÁLVARO VARGAS LLOSA

La lengua tóxica
En La lengua tóxica, Alvaro Vargas Llosa escribe sobre la embestida de Barack Obama contra la banca estadounidense, la cual terminará perjudicando al ciudadano común al no comprenderse las verdaderas causas de la burbuja crediticia.
Actualizado 31 enero 2010  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Álvaro Vargas Llosa   
Barack Obama, cuya fortuna política está siendo revertida por una ola de frustración nacional cuya raíz antecede a su Presidencia, ha arremetido en tono populista contra la poderosa banca. Pero sus propuestas contra los males de Wall Street perjudicarán al ciudadano común más que a los chicos con puro y tirantes.

Ellas incluyen un impuesto sobre los pasivos de la banca que no sean los depósitos, un ente estatal con la facultad de desmembrar a los grandes bancos y la prohibición de que las mayores instituciones financieras realicen inversiones por cuenta propia (es decir, de que inviertan su propio dinero y no sólo el de sus clientes), o posean “hedge funds”.

El impuesto castiga a los bancos por tomar dinero prestado de fuentes distintas a los depósitos de la gente. El problema, sin embargo, no fue que los bancos tomaron prestado demasiado dinero, sino exactamente el contrario: que repartieron crédito a diestra y siniestra.

La creación de una paquidérmica agencia estatal con el poder de desmembrar gigantes financieros me recuerda a las antiguas tablillas llamadas palimpsestos, que los romanos raspaban para poder escribir sobre ellas otra vez……y otra más, y así hasta que se volvían ilegibles. Numerosos entes, incluida la Reserva Federal, con la facultad de moderar a los bancos ya existían antes –y después— de la burbuja. Colocar a otra nueva encima de las demás es cómicamente tautológico.

Hay una manera mucho más simple de desmembrar a esos bancos “demasiado grandes para dejarlos quebrar.” Consiste precisamente en eso: en dejarlos quebrar. Cuando un banco quiebra, sus activos son absorbidos por instituciones más eficientes ávidas de expandirse. Después de un corto período de sufrimiento, la recuperación comienza. Eso es lo que está sucediendo con las ciento y pico instituciones bancarias locales o regionales que quebraron el año pasado. La idea de que todo el sistema se desmoronará si el gobierno permite que quiebre también un gigante financiero es una superstición que invita a la imprudencia de Wall Street —y posterga la recuperación cuando algo sale mal.

Finalmente, culpar de la burbuja crediticia a las inversiones con capital propio que hicieron los bancos es como culpar de la asidua apreciación que tiene Tiger Woods por el universo femenino al hecho de que utiliza su tiempo libre para jugar al golf. Lo que el gobierno está diciéndoles a los bancos, en otras palabras, es: dediquen toda su energía a asumir riesgos con el dinero de sus clientes, no con el propio. En realidad, las operaciones con capital propio tuvieron poco que ver con la burbuja crediticia, que involucró sobre todo el dinero de los clientes. Los bancos utilizaron esos fondos para comprar o suscribir hipotecas y valores respaldados por hipotecas, lo cual era sencillamente otra forma de prestar dinero. Cuando la burbuja estalló, se quedaron con los famosos “activos tóxicos”. Cuando fue imposible revender u obtener ingresos de esos activos, los bancos tuvieron dificultades para pagar los intereses de los préstamos a corto plazo que habían tomado.

No se ha propuesto ninguna medida para hacer frente a la esencia de la cuestión. La burbuja comenzó cuando la Reserva Federal (banco central) aplicó una política de dinero barato, inundando de crédito la economía. La Reserva federal está ahora repitiendo ese grave error: ha bombeado ya dos billones (trillón en inglés) de dólares en préstamos de diversos tipos, por no mencionar los billones en garantías. ¿Qué políticas alimentaron el clima general de irresponsabilidad? El déficit del Estado, que se sumó al despilfarro de familias y empresas. Eso va, como sabemos, para peor. ¿Que empujó a la gente a consumir más de lo que producía, además de las políticas antes descritas? Los múltiples incentivos otorgados por los políticos para gatillar un consumo sin fin. Y eso está sucediendo de nuevo.

En el último año y medio, mientras la gente trataba de limpiar sus deudas y gastar menos, como es natural en tiempos de desocupación y ejecuciones hipotecarias, el gobierno multiplicó los esfuerzos para forzarlas a consumir y así hacerles creer a las empresas que existe demanda para sus productos. No ha funcionado: los bancos están siendo prudentes con su dinero, la gente es cautelosa con sus solicitudes de crédito y las empresas temen contratar gente. Pero esa política artificial ha impedido que la economía purgue sus excesos —sus “malas inversiones”, que dicen.

En 1896, William Jennings Bryan, un populista turbulento, ganó la nominación del Partido Demócrata con un discurso en el que vituperó a los bancos y propuso la inflación de la moneda mediante la eliminación del patrón oro. “No crucificarán a la humanidad en una cruz de oro”, bramó. Aunque perdió los comicios, había sembrado las semillas de la futura indisciplina financiera —y de tragedias como el Crack de 1929. Ningún activo es más tóxico que la lengua de un político. El Presidente Obama debería recordarlo antes de su próximo discurso sobre los bancos.

 Otros artículos que te pueden interesar
El coronavirus y los inmensos beneficios del comercio exterior
Los nacionalismos, los patrioterismos y las xenofobias son patrimonio de una soldadesca embrutecida que se alimenta con los alaridos de la selva en abierta contradicción con el espíritu cosmopolita del liberal.
¿Y Warren Buffett dónde está?
La principal voz de Berkshire Hathaway (NYSE:BRKa) comunicó que Buffett no iba a hablar en público hasta mayo.
Hay información que complica, cada vez más, a China respecto de la pandemia de "Coronavirus"
Taiwán acaba de informar públicamente que en diciembre pasado hizo saber -formalmente y por escrito-a la hoy cuestionada "Organización Mundial de la Salud" acerca de la difusión del virus denominado "Coronavirus" en la ciudad de Wuhan, en China.
Exagerado optimismo por el fin de la pandemia
Así como la crisis económica no se termina con el virus sino cuando los Estados dejen de reprimir, la humanidad no tendrá futuro sin un "Nüremberg".
La sociedad libre y el tema central de la salud
"En esta situación global debe estarse muy prevenido de no convertir un monitoreo provisorio de los ciudadanos en una pesadilla orwelliana..."
AHORA EN PORTADA | Ver  
Vargas Llosa y 150 líderes de 23 países abogan por la democracia frente al Coronavirus

Algunos gobiernos han identificado una oportunidad para arrogarse un poder desmedido. Han suspendido el Estado de derecho e, incluso, la democracia representativa y el sistema de justicia.
¿Y Warren Buffett dónde está?

La principal voz de Berkshire Hathaway (NYSE:BRKa) comunicó que Buffett no iba a hablar en público hasta mayo.
España, segundo país del mundo con más afectados

Desde el mes de abril ha comenzado a reducirse el número de contagios y de muertes diarias por la enfermedad del coronavirus en España.
Las Viandas de la Mayor Aventura: El viaje de Magallanes y Elcano

Hoy celebramos el Día Internacional del Libro más atípico y extraño desde su creación, como recuerdo del día en el que fallecieron Miguel de Cervantes, Shakespeare y el Inca Garcilaso de la Vega, con el objetivo de fomentar la lectura, sobre todo entre los más jóvenes.
El coronavirus y los inmensos beneficios del comercio exterior

Los nacionalismos, los patrioterismos y las xenofobias son patrimonio de una soldadesca embrutecida que se alimenta con los alaridos de la selva en abierta contradicción con el espíritu cosmopolita del liberal.
ARCHIVO
ENERO 2010

La lengua tóxica

La dura tarea de terminar de una vez con "la tradición centralista"

Carta abierta a Sebastián Piñera

El calvario de Kafka

¿Vuelco a la derecha en América Latina?

Ver posts de otros meses

DICIEMBRE 2017 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (4 artículos)

OCTUBRE 2017 (3 artículos)

JUNIO 2017 (4 artículos)

MAYO 2017 (7 artículos)

ABRIL 2017 (8 artículos)

MARZO 2017 (8 artículos)

FEBRERO 2017 (6 artículos)

ENERO 2017 (4 artículos)

DICIEMBRE 2016 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (3 artículos)

OCTUBRE 2016 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (7 artículos)

AGOSTO 2016 (5 artículos)

JULIO 2016 (5 artículos)

JUNIO 2016 (9 artículos)

MAYO 2016 (9 artículos)

ABRIL 2016 (7 artículos)

MARZO 2016 (3 artículos)

ENERO 2016 (6 artículos)

DICIEMBRE 2015 (7 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (10 artículos)

OCTUBRE 2015 (10 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (7 artículos)

AGOSTO 2015 (9 artículos)

JULIO 2015 (4 artículos)

JUNIO 2015 (10 artículos)

MAYO 2015 (5 artículos)

ABRIL 2015 (8 artículos)

MARZO 2015 (7 artículos)

FEBRERO 2015 (7 artículos)

ENERO 2015 (5 artículos)

DICIEMBRE 2014 (8 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (9 artículos)

OCTUBRE 2014 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (8 artículos)

AGOSTO 2014 (6 artículos)

JULIO 2014 (5 artículos)

JUNIO 2014 (9 artículos)

MAYO 2014 (7 artículos)

ABRIL 2014 (7 artículos)

MARZO 2014 (9 artículos)

FEBRERO 2014 (8 artículos)

ENERO 2014 (7 artículos)

DICIEMBRE 2013 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (4 artículos)

OCTUBRE 2013 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (5 artículos)

AGOSTO 2013 (7 artículos)

JULIO 2013 (4 artículos)

JUNIO 2013 (7 artículos)

MAYO 2013 (9 artículos)

ABRIL 2013 (8 artículos)

MARZO 2013 (6 artículos)

FEBRERO 2013 (6 artículos)

ENERO 2013 (5 artículos)

DICIEMBRE 2012 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (6 artículos)

OCTUBRE 2012 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (6 artículos)

AGOSTO 2012 (3 artículos)

JULIO 2012 (4 artículos)

JUNIO 2012 (5 artículos)

MAYO 2012 (4 artículos)

ABRIL 2012 (4 artículos)

FEBRERO 2012 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (2 artículos)

OCTUBRE 2011 (1 artículos)

MAYO 2011 (1 artículos)

ABRIL 2011 (4 artículos)

MARZO 2011 (5 artículos)

FEBRERO 2011 (4 artículos)

ENERO 2011 (4 artículos)

DICIEMBRE 2010 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (4 artículos)

OCTUBRE 2010 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (5 artículos)

AGOSTO 2010 (4 artículos)

JULIO 2010 (5 artículos)

JUNIO 2010 (4 artículos)

MAYO 2010 (4 artículos)

ABRIL 2010 (5 artículos)

MARZO 2010 (2 artículos)

FEBRERO 2010 (3 artículos)

ENERO 2010 (5 artículos)

DICIEMBRE 2009 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (4 artículos)

OCTUBRE 2009 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (5 artículos)

AGOSTO 2009 (4 artículos)

JULIO 2009 (3 artículos)

JUNIO 2009 (4 artículos)

MAYO 2009 (4 artículos)

ABRIL 2009 (4 artículos)

MARZO 2009 (4 artículos)

FEBRERO 2009 (4 artículos)

ENERO 2009 (4 artículos)

DICIEMBRE 2008 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2008 (4 artículos)

OCTUBRE 2008 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2008 (5 artículos)

AGOSTO 2008 (3 artículos)

JULIO 2008 (4 artículos)

JUNIO 2008 (5 artículos)

MAYO 2008 (3 artículos)

ABRIL 2008 (4 artículos)

MARZO 2008 (2 artículos)

LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Política Privacidad  /   Quiénes somos  
/   Contactar  /    RSS