Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
23 MAYO 2019 | ACTUALIZADO 15:01
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
ALBERTO BENEGAS LYNCH (H)

El notable éxito del fascismo
Alberto Benegas Lynch (h) explica que "la estrategia fascista presenta la ventaja sobre el comunismo en cuanto a que los megalómanos pueden endosar la responsabilidad de los reiterados fracasos a los empresarios que exhiben los títulos de propiedad aunque en verdad sean títeres del gobierno".
Actualizado 24 enero 2010  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   2
Alberto Benegas Lynch (h)   

Habitualmente se toma el fascismo por un insulto pero no se repara en su significado. Si estudiamos los trabajos de Giovanni Gentile, Arturo Lavriola, Alfredo Rocco o el propio Mussolini veremos que uno de los ejes centrales de esa postura estriba en que el aparato estatal permite el registro de la propiedad a manos particulares pero, de hecho, usa y dispone el gobierno.

Entre otros muchos documentos lo anterior deriva de lo expresado en “El programa-manifiesto del Partido Fascista Republicano” proclamado en Verona el 14 de noviembre de 1943. Allí se subraya la administración por parte del gobierno del flujo de fondos de las empresas a través del manejo de precios, salarios y ganancias, la “abolición del sistema capitalista” y la entronización del corporativismo con preponderancia del sindicalismo.

El canal del fascismo resulta más aceptable que la lisa y llana expropiación de todo propuesta por los comunistas pero, en última instancia, se dirige a los mismos resultados. En esta línea de pensamiento, Gentile escribe en su Origini e dottrina del fascismo que “El fascismo es consecuencia del patrimonio marxista y soreliano” y por ello es que Lenin en su Karl Marx recomienda los ensayos de Gentile. Por otra parte, como es bien sabido, Hegel inspiró tanto a fascistas como a marxistas (Benito Mussolini era un ferviente marxista hegeliano tal como lo consigna en Opera Omnia).

Autores como Jean-François Revel en La gran mascarada apuntan la identidad del nacional-socialismo, el fascismo y el marxismo como adhiriendo a la filosofía colectivista-totalitaria y que comparten el mismo enemigo común: el liberalismo. En el terreno político a veces han sido enemigos por la lucha de bandos por el poder y otras veces aliados (como en el pacto Molotov-von Ribbentrop), pero en lo filosófico comparten los mismos principios fundamentales. James Gregor en The Ideology of Fascism y Gregorio R. de Yurre en Totalitarismo y egolatría suscriben la misma posición y agregan las raíces marxistas de las principales figuras del fascismo.

Veamos unos ejemplos al azar. El servicio de taxis en muchas ciudades: los permisos, los colores con que están pintados, las tarifas y los horarios dependen de las directivas de los intendentes, ergo, los que se dicen titulares no lo son sino los gobernantes de turno. Las empresas acorraladas por disposiciones en las que los llamados dueños pierden toda independencia, los sistemas de educación en los que se habla de instituciones privadas pero la estructura curricular depende del ministerio del ramo y así sucesivamente.   

En verdad se trata de un juego macabro por el que ese pretende algo que no es. Lo cual va incluso para países como EE.UU. Ya en 1975 Charlotte Twight advertía del problema en su obra titulada America`s Emerging Fascist Economy. Como se ha destacado en diversas oportunidades, la estrategia fascista presenta la ventaja sobre el comunismo en cuanto a que los megalómanos pueden endosar la responsabilidad de los reiterados fracasos a los empresarios que exhiben los títulos de propiedad aunque en verdad sean títeres del gobierno.

Que el fascismo y el nacional-socialismo sean xenófobos y el marxismo internacionalista queda desvirtuado por los arrebatos y simpatías expansionistas de aquellas expresiones. El mito que los primeros sean antisemitas mientras que no lo es el marxismo se refuta con el escrito rabiosamente antijudío de Marx (La cuestión judía) y la política criminal de la Unión Soviética hacia los judíos. Cuestiones circunstanciales de grado y no de naturaleza no borran el estrecho parentesco de ambas posturas totalitarias (son mellizos aunque no gemelos se escribió en National Review). Muchas veces los diferencian cuestiones religiosas en cuanto a que los fascistas se nutren de los aspectos más turbios y retorcidos de las religiones mal entendidas y los marxistas las descartan por ser “el opio de los pueblos”.

Si observamos el mundo de hoy llegamos a la conclusión que el tan denostado fascismo paradójicamente es el sistema que en todos los órdenes se aplica con más entusiasmo en el llamado mundo libre. Por esto es que la denominación “de derecha” arrastra un pesado tufillo nazi-fascista (y en algunos casos alude a conservadores que, en ciertas circunstancias, también comparten aristas fascistoides). Nada más gallardo que el término liberal en su sentido original (y no en la acepción degradada que se utiliza de contrabando en EE.UU.) para indicar el espíritu de la sociedad abierta y el consiguiente respeto recíproco.

Charlotte Twight en la obra antes citada escribe que en EE.UU. el gobierno “ha establecido controles fascistas sobre virtualmente todos los aspectos de la vida económica […] Áreas económicas clave —agricultura, sistema bancario (oferta monetaria), transportes, comunicaciones, energía e información— una por una han caído víctimas del ímpetu del gobierno central de manipular el ´sector privado´ para implementar políticas económicas […] Solo se rechazarán las política fascistas cuando la gente perciba la gravedad de la legislación en cuanto a la reducción de libertades económicas y la consiguiente disminución en los niveles de vida”.

Por esto es que resulta a todas luces mentiroso e hipócrita sostener que las crisis recurrentes de los últimos tiempos en el otrora baluarte del mundo libre se deben al capitalismo cuando las voces de alarma vienen gritando sobre los peligros del reiterado estatismo. Por eso es que resulta de una insensatez manifiesta que G. W. Bush haya dicho durante su gobierno que “nos apartamos de los principios del mercado libre para salvar al mercado libre”, del mismo modo que F. D. Roosevelt acentuó el intervencionismo gubernamental durante sus nefastas gestiones que profundizaron y prolongaron la depresión provocada por el abandono de la disciplina monetaria y fiscal de antaño. Por eso es que preocupa seriamente la política de Obama a todos los que simpatizamos con la filosofía que dio origen a la Revolución de 1776, que fue el experimento más exitoso de la historia de la humanidad. Y todo puede resumirse en lo escrito por George Madison: “El gobierno ha sido instituido para proteger la propiedad de todo tipo […] Éste es el fin del gobierno, sólo un gobierno es justo cuando imparcialmente asegura a todo hombre lo que es suyo”.

Por esto es que contemporáneamente Ludwig von Mises ha consignado en su obra titulada Liberalismo que “el programa del liberalismo, por tanto, está condensado en una sola palabra: propiedad, esto es, la propiedad privada de los medios de producción […] Todas las otras demandas del liberalismo resultan de esta demanda fundamental”. Y por esto es que Marx y Engels escriben en el Manifiesto Comunista  que “pueden sin duda los comunistas resumir toda su teoría en esta sola expresión: abolición de la propiedad privada”. Como queda dicho, el fascismo presenta la mejor oportunidad para debilitar y finalmente demoler la institución de la propiedad con ropaje de “sector privado” aunque resulte privado de toda independencia.

Los empresarios prebendarios han hecho mucho por liquidar el sistema en el que operan, de allí es que Lenin ha predicho que la ceguera de aquellos “los conducirá a competir por las ventas de las cuerdas con las que serán ahorcados”. Charles Koch en Using Government Power: Business against Free Enterprise se pregunta “¿Que está pasando aquí? ¿Los dirigentes empresarios de EE.UU. se han vuelto locos? ¿Por qué están auto-aniquilándose debido a la voluntaria y sistemática entrega de ellos mismos y sus empresas a manos de reglamentaciones gubernamentales? […] La contestación, desde luego, es simple. No, los empresarios ejecutivos no comparten el deseo del suicidio colectivo. Ellos piensan que obtienen ventajas especiales para sus empresas al aprobar y estimular la intervención gubernamental en la economía. Pero se están engañando. En realidad están vendiendo su futuro a cambio de beneficios de corto plazo. En el largo plazo, como consecuencia de haber hecho que el gobierno sea tan poderoso como para destruirlos, sufrirán las consecuencias de su ceguera. Y ciertamente se merecen lo que reciban. Afortunadamente no todos los empresarios son tan miopes”.  

En el contexto de los tilingos empresarios del privilegio y los mercados cautivos junto con la agitación morbosa de legisladores que, al arrogarse la facultad de la omnipotencia, abandonan la noción misma del derecho y apuntan a dar y quitar según sus caprichos personales, en este contexto decimos, es pertinente tener siempre presente el agudo pensamiento de Antonio Porchia en Voces donde advertía que “Quien abre todas las puertas puede cerrarlas todas”.

En EE.UU. el bochornoso “salvataje” a empresarios ineptos e irresponsables por parte de la dupla Bush-Obama, fruto del trabajo de otros, traerá aparejada consecuencias nefastas para la economía, lo cual constituye un lamentable ejemplo para el resto del mundo que ya bastantes desatinos acomete a diario. El fascismo abre las puertas para que el aparato estatal administre el núcleo de los negocios a través de confiscaciones de facto, naturalmente con efectos devastadores sobre los salarios e ingresos en términos reales debido a la reducción en las tasas de capitalización, al tiempo que se desbarata el sistema de precios que es la única guía posible para asignar eficientemente los siempre escaso recursos.

No es cuestión de adaptarse servilmente a lo que viene ocurriendo sino de apuntar a metas de excelencia con integridad y coraje a los efectos de contribuir a que se revierta la situación. En esta línea de pensamiento es oportuna la cita del célebre dilema que plantea Hamlet entre ser o abdicar a la propia condición humana,“To be or not to be: that is the question/ Whether `tis nobler in the mind to suffer /The slings and arrows of outrageous fortune/Or to take arms against a sea of troubles/And by opposing end them”.

Cuando la desesperanza es grande parecería que todo está perdido pero en modo alguno es así: ningún esfuerzo se desperdicia, cada contribución produce su efecto. Cuando estudiábamos física en el colegio nos enseñaban lo que se denomina “el polígono de fuerzas” que podemos imaginar como que en un galpón hay una piedra muy pesada y grande que es movida a través de cuerdas y roldanas de las que tiran distintas personas con distinta fuerza ubicadas en diferentes posiciones: la piedra se desplazará según sea la resultante neta de fuerza (o quedará inmóvil si las fuerzas respectivas se neutralizan unas a otras).  Lo mismo ocurre con las ideas, ninguna se desperdicia, todas surten efecto. No hay que dejarse abatir y, en cambio, proceder a clarificar los fundamentos de la sociedad abierta que siempre produce resultados, sea para mejorar o para no permitir mayores empeoramientos respecto de los que hubiera ocurrido de no ser por el testimonio de marras. Entonces, el éxito o el fracaso del fascismo en boga depende de nosotros.

 

 Otros artículos que te pueden interesar
De cómo el FMI destruye a la Argentina
El Washington Post y The New York Times, entre otros, replicaron una columna de la agencia AP que asegura que "la incertidumbre económica" en Argentina,...
Reflexiones sobre la cuarta dimensión
Desde la más tierna infancia se nos ha dicho que aprovechemos el tiempo, que economicemos tiempo o que ahorremos el tiempo.
Estafa inflacionaria y recetas cosméticas
Lamentablemente no hemos aprendido nada. Seguimos a las andadas.
Dios los cría y ellos se juntan
El régimen dictatorial de Nicolás Maduro está, al tiempo de escribir estas líneas, asediado como nunca hasta ahora. En un tembladeral. Peleando por sobrevivir.
UNASUR sigue en su lenta agonía
Cuando Bolivia culminaba su inactiva y absolutamente intrascendente presidencia pro-témpore de "UNASUR", Brasil concretó, ese mismo día, su anunciada decisión de abandonar a "UNASUR".
AHORA EN PORTADA | Ver  
Reflexiones sobre la cuarta dimensión

Desde la más tierna infancia se nos ha dicho que aprovechemos el tiempo, que economicemos tiempo o que ahorremos el tiempo.
De cómo el FMI destruye a la Argentina

El Washington Post y The New York Times, entre otros, replicaron una columna de la agencia AP que asegura que "la incertidumbre económica" en Argentina,...
¿Quienes conforman las largas caravanas de migrantes que procuran ingresar, por el sur, a los EEUU?

El perfil..., ha sido cuidadosamente estudiado por el salvadoreño Wilson Sandoval.
Homenaje a la ciudad de Madrid de la artista peruana Isabelle de Kergal

Este viernes, 10 de mayo, a las 19:30 horas, en la sala ABIERTO Espacio Cultural, de la Fundación Iberoamérica Europa, tendrá lugar la inauguración de la exposición "Madrid", de la artista peruana afincada en Barcelona Isabelle de Kergal, la cual podrá visitarse hasta el 14 de junio
ARCHIVO
ENERO 2010

El notable éxito del fascismo

Sobre el terrorismo y el futuro político

Darwin al revés

Ver posts de otros meses

MAYO 2019 (2 artículos)

ABRIL 2019 (2 artículos)

MARZO 2019 (2 artículos)

FEBRERO 2019 (4 artículos)

ENERO 2019 (5 artículos)

DICIEMBRE 2018 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (3 artículos)

OCTUBRE 2018 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2018 (5 artículos)

AGOSTO 2018 (4 artículos)

JULIO 2018 (4 artículos)

JUNIO 2018 (4 artículos)

MAYO 2018 (2 artículos)

ABRIL 2018 (3 artículos)

MARZO 2018 (6 artículos)

FEBRERO 2018 (5 artículos)

ENERO 2018 (4 artículos)

DICIEMBRE 2017 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (4 artículos)

OCTUBRE 2017 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (7 artículos)

AGOSTO 2017 (4 artículos)

JULIO 2017 (5 artículos)

JUNIO 2017 (8 artículos)

MAYO 2017 (5 artículos)

ABRIL 2017 (5 artículos)

MARZO 2017 (5 artículos)

FEBRERO 2017 (4 artículos)

ENERO 2017 (4 artículos)

DICIEMBRE 2016 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (6 artículos)

OCTUBRE 2016 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (5 artículos)

AGOSTO 2016 (5 artículos)

JULIO 2016 (5 artículos)

JUNIO 2016 (6 artículos)

MAYO 2016 (4 artículos)

ABRIL 2016 (4 artículos)

MARZO 2016 (6 artículos)

FEBRERO 2016 (5 artículos)

ENERO 2016 (5 artículos)

DICIEMBRE 2015 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (5 artículos)

OCTUBRE 2015 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (4 artículos)

AGOSTO 2015 (4 artículos)

JULIO 2015 (4 artículos)

JUNIO 2015 (5 artículos)

MAYO 2015 (5 artículos)

ABRIL 2015 (4 artículos)

MARZO 2015 (5 artículos)

FEBRERO 2015 (4 artículos)

ENERO 2015 (6 artículos)

DICIEMBRE 2014 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (4 artículos)

OCTUBRE 2014 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (6 artículos)

AGOSTO 2014 (5 artículos)

JULIO 2014 (6 artículos)

JUNIO 2014 (5 artículos)

MAYO 2014 (6 artículos)

ABRIL 2014 (5 artículos)

MARZO 2014 (8 artículos)

FEBRERO 2014 (7 artículos)

ENERO 2014 (4 artículos)

DICIEMBRE 2013 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (5 artículos)

OCTUBRE 2013 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (4 artículos)

AGOSTO 2013 (5 artículos)

JULIO 2013 (3 artículos)

JUNIO 2013 (4 artículos)

MAYO 2013 (6 artículos)

ABRIL 2013 (4 artículos)

MARZO 2013 (4 artículos)

FEBRERO 2013 (4 artículos)

ENERO 2013 (5 artículos)

DICIEMBRE 2012 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (5 artículos)

OCTUBRE 2012 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (5 artículos)

AGOSTO 2012 (4 artículos)

JULIO 2012 (6 artículos)

JUNIO 2012 (5 artículos)

MAYO 2012 (4 artículos)

ABRIL 2012 (3 artículos)

MARZO 2012 (4 artículos)

FEBRERO 2012 (2 artículos)

ENERO 2012 (4 artículos)

DICIEMBRE 2011 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (2 artículos)

OCTUBRE 2011 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (1 artículos)

JUNIO 2011 (1 artículos)

MAYO 2011 (1 artículos)

ABRIL 2011 (1 artículos)

MARZO 2011 (3 artículos)

FEBRERO 2011 (3 artículos)

ENERO 2011 (2 artículos)

DICIEMBRE 2010 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (4 artículos)

OCTUBRE 2010 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (2 artículos)

AGOSTO 2010 (4 artículos)

JULIO 2010 (4 artículos)

JUNIO 2010 (3 artículos)

MAYO 2010 (5 artículos)

ABRIL 2010 (4 artículos)

MARZO 2010 (4 artículos)

FEBRERO 2010 (4 artículos)

ENERO 2010 (3 artículos)

DICIEMBRE 2009 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (3 artículos)

OCTUBRE 2009 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (3 artículos)

AGOSTO 2009 (2 artículos)

JULIO 2009 (3 artículos)

JUNIO 2009 (2 artículos)

MAYO 2009 (3 artículos)

ABRIL 2009 (2 artículos)

MARZO 2009 (2 artículos)

FEBRERO 2009 (3 artículos)

ENERO 2009 (4 artículos)

DICIEMBRE 2008 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2008 (4 artículos)

OCTUBRE 2008 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2008 (6 artículos)

AGOSTO 2008 (3 artículos)

JULIO 2008 (4 artículos)

JUNIO 2008 (6 artículos)

MAYO 2008 (3 artículos)

ABRIL 2008 (4 artículos)

LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
UNASUR sigue en su lenta agonía
¿Quienes conforman las largas caravanas de migrantes que procuran ingresar, por el sur, a los EEUU?
Reflexiones sobre la cuarta dimensión
El presidente Macron apunta contra el "elitismo" de la clase política de su país
Estafa inflacionaria y recetas cosméticas

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Política Privacidad  /   Quiénes somos  
/   Contactar  /    RSS