Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
23 JULIO 2021 | ACTUALIZADO 23:47
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
ELENA VALERO NARVÁEZ

Elena Valero Narváez
Bolivia y su nueva constitución: el peso del Estado
Pese a que la experiencia ha demostrado que las empresas estateles son ineficientes, Evo Morales sigue empeñado en que el Estado sea el amo y señor de la economía boliviana.
Actualizado 7 febrero 2009  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Elena Valero Narváez   
 El gobierno argentino, un lobo feroz
 ¿Un próspero año nuevo?
 Los K y el imperio de la pasión
 1983... ¿oportunidad perdida?
 

"El estatismo es como un infarto colosal en la circulación económica del país. Por sus tendencias de monopolio y de dirigismo, bloquea gran parte de la producción nacional, frena el dinamismo de la iniciativa y de la concurrencia, y absorbe en gran medida el ahorro de la nación, a modo de un parásito" (Wilhem Ropke)

Evo Morales, presidente de Bolivia, logró una respuesta favorable a la nueva Constitución: un porcentaje del 60 % de votos dio un mayor control de la economía y por ello un mayor peso en las decisiones del Estado.

El apoyo económico del presidente venezolano Hugo Chávez parece dejar a Evo impertérrito ante la escasez de inversiones. Con seguridad disminuirán, aún más: la Constitución prohíbe a las compañías extranjeras repatriar sus ganancias y recurrir al arbitraje internacional, como medio de solución, ante las nacionalizaciones arbitrarias del gobierno boliviano.

El Estado ejercerá la dirección integral del desarrollo económico y sus procesos de planificación. Los recursos naturales, propiedad del pueblo boliviano, serán administrados por el estado.

Los diarios comentan la nacionalización reciente de la petrolera británica BP luego de la expulsión del embajador estadounidense y de agentes de la DEA acusados extemporáneamente de espionaje.

Mientras Evo sonríe complacido por su triunfo, el gas natural baja de precio y Brasil disminuye considerablemente la compra de combustible.

La Constitución habilita, al actual presidente, a una reelección, por lo cual, podría gobernar hasta el año 2014. La oposición no ha podido unirse, continúa dispersa, lo que da una real ventaja a Evo Morales.

Basta ésta breve información, para comprender que Bolivia se dirige al infierno. Las empresas nacionalizadas han empezado a funcionar deficitariamente, como en Venezuela, donde, hace unos días, el presidente del Banco Central pidió a Hugo Chávez, que deje de nacionalizar si no quiere provocar un colapso en la economía.

Si, como sabemos, el propósito básico de toda empresa es el lucro, no hay duda de que para obtenerlo depende de la producción y de la productividad, ésta última, es condición necesaria para la expansión de cualquier empresa.

Sin embargo, las decisiones en las empresas bolivianas no dependerán de la voluntad del consumidor sino, de la razón infalible del gobierno boliviano. El presidente quiere terminar con la propiedad privada, con los capitalistas, con el capitalismo y con el mercado.

La economía cuando es planificada desde el estado no puede alentar el consumo, éste depende de que se permita la economía de mercado, la cual asegura la libre elección de los consumidores quienes, en su mayoría, son asalariados. Las empresas funcionan si pueden vender lo que producen, de lo contrario, quiebran.

Con la desaparición del mercado desaparece también la propiedad privada por lo cual Evo Morales será dueño y señor de la economía de su país y de la voluntad de sus gobernados. Como lo pudimos comprobar, en las experiencias socialistas, las empresas estatales son ineficientes, no satisfacen las necesidades de la gente y dejan de cumplir correctamente su "función social", término al que recurren todos los gobernantes populistas sin entender que si existen y perduran la cumplen, aunque a veces, muy mal.

No es necesario que Evo, por ley o decreto, acabe con la propiedad privada. El deterioro del estado de derecho muestra allí, como también, en Venezuela, y en mayor medida en Cuba, que las leyes pueden ser violadas por "razones de estado" El método de los mecanismos del mercado será sustituido por el de las decisiones políticas.

El mercado será restringido cada vez más, la libre elección limitada y la acción electiva drásticamente disminuida. La Constitución aumenta la representación indígena en el Congreso. Bolivia es una sociedad dividida, los grupos indígenas todavía viven en un pasado precapitalista. Aunque hay zonas donde se rechaza éste modelo, la mayoría indígena, con su voto, permitirá instaurar el llamado "socialismo del siglo XXI"

Tantos ejemplos nos ofrece la historia, de los excesos que puede cometer un estado todopoderoso, que es difícil entender como, aun, encontramos tantos aduladores a éste tipo de estado. Contrariamente a lo que muchos creen, debilitar la propiedad privada no trae riqueza, la destruye, generaliza la miseria y aumenta las arbitrariedades del poder.

La espontaneidad social será combatida por el gobierno boliviano, como lo es en la actualidad en Cuba. La represión estará a la orden del día para mantener a los díscolos dentro del modelo. El socialismo del siglo XXI, como lo llaman varios líderes latinoamericanos, es una construcción pretendida pero imposible de llevar a la práctica, por eso donde se ha intentado aplicar ha llevado al totalitarismo, se ha cobrado muchas víctimas y las cárceles se han atiborrado de presos políticos.

Desde el Foro Social Mundial, donde se exponen propuestas alternativas al liberalismo, los presidentes de Bolivia, Ecuador y Paraguay, pretenden seguir con una ofensiva ideológica, política, y económica, en todo el mundo. El objetivo es: enfrentar a "un sistema perverso, basado en la codicia".

Como Diego Maradona, director técnico de la selección argentina, quien cree que Hugo Chávez, presidente de Venezuela, es el pueblo, por eso apoya la enmienda constitucional que permitirá su reelección indefinida, los tres presidentes, se equivocan. El sistema que repudian, es el que permite crear la riqueza necesaria para que la gente no se muera de hambre. No hay calificativo para estos señores, que llevan, por ignorancia o metas populistas, a un final catastrófico la economía y las instituciones de sus pueblos.

Prometen la igualdad sin comprender que ésta se identifica con la justicia: todos, incluso los que gobiernan, debieran respetar las mismas leyes y ser juzgados por tribunales imparciales. Todos iguales ante la ley.

Fuente: Fundación ATLAS

 Otros artículos que te pueden interesar
Algunas elaboraciones acerca de la maldad
El deseo deliberado de hacer mal a los otros sólo puede corregirse a través de la educación, con la trasmisión de valores conducentes al respeto recíproco
Judeofobia y 27 años de impunidad
27 años del ataque terrorista a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) el 18 de julio de 1994, acto de barbarie que continúa en la impunidad.
Los continuos privilegios de la nueva clase política sudamericana
La populista clase política latinoamericana se considera "privilegiada", superior entonces a todos los demás. Ella es la nueva "clase dominante" de la región, lo que cada vez está más claro.
Carta abierta a Miguel Díaz-Canel, Presidente de Cuba
"El estallido social se veía venir. El Movimiento San Isidro y la canción Patria y Vida fueron los puntos de inflexión".
En la Argentina, la propiedad privada está en jaque
Es de gran importancia percatarse de que la lesión al derecho de propiedad perjudica a todos, pero muy especialmente a los más vulnerables.
AHORA EN PORTADA | Ver  
OPINIÓN PÚBLICA
¿Deberían celebrarse los Juegos Olímpicos en 2021?

En medio del temor a un nuevo brote de COVID-19 y a las nuevas variantes del virus, el pueblo japonés se muestra firmemente en contra de los Juegos de Tokio, cuya organización parece priorizar los intereses comerciales sobre las preocupaciones de salud pública.
ASEQUIBILIDAD DE INTERNET
De 33 horas a siete minutos: ¿cuánto hay que trabajar para pagar Internet?

Los nigerianos tendrían que trabajar más de 33 horas al mes con un sueldo medio para poder pagar el contrato de banda ancha mensual más barato disponible en el país.
OLIMPÍADAS 2021
¿Qué países latinoamericanos ganaron más medallas olímpicas?

Cuba domina el ranking de países con más medallas olímpicas de América Latina.
MÚSICA
Los géneros musicales que el mundo está escuchando

Sudáfrica figura como el líder en consumo de música urbana (hip hop, R&B, etc.) con el 57% de los oyentes de contenidos musicales digitales escuchando este tipo de género.
Algunas elaboraciones acerca de la maldad

El deseo deliberado de hacer mal a los otros sólo puede corregirse a través de la educación, con la trasmisión de valores conducentes al respeto recíproco
ARCHIVO
FEBRERO 2009

Bolivia y su nueva constitución: el peso del Estado

Ver posts de otros meses

JULIO 2021 (1 artículos)

JUNIO 2021 (3 artículos)

MAYO 2021 (2 artículos)

ABRIL 2021 (2 artículos)

MARZO 2021 (3 artículos)

FEBRERO 2021 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2020 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2020 (1 artículos)

AGOSTO 2020 (1 artículos)

JULIO 2020 (1 artículos)

JUNIO 2020 (2 artículos)

FEBRERO 2020 (1 artículos)

DICIEMBRE 2019 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2019 (1 artículos)

OCTUBRE 2019 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2019 (3 artículos)

AGOSTO 2019 (2 artículos)

JULIO 2019 (2 artículos)

JUNIO 2019 (2 artículos)

ABRIL 2019 (2 artículos)

MARZO 2019 (1 artículos)

FEBRERO 2019 (1 artículos)

OCTUBRE 2018 (2 artículos)

AGOSTO 2018 (1 artículos)

JULIO 2018 (2 artículos)

ABRIL 2018 (2 artículos)

MARZO 2018 (1 artículos)

FEBRERO 2018 (1 artículos)

DICIEMBRE 2017 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (1 artículos)

OCTUBRE 2017 (1 artículos)

AGOSTO 2017 (1 artículos)

JULIO 2017 (2 artículos)

JUNIO 2017 (1 artículos)

MAYO 2017 (1 artículos)

ABRIL 2017 (1 artículos)

FEBRERO 2017 (1 artículos)

OCTUBRE 2016 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (1 artículos)

AGOSTO 2016 (1 artículos)

JULIO 2016 (1 artículos)

JUNIO 2016 (1 artículos)

MAYO 2016 (1 artículos)

ABRIL 2016 (1 artículos)

MARZO 2016 (1 artículos)

FEBRERO 2016 (1 artículos)

ENERO 2016 (1 artículos)

DICIEMBRE 2015 (1 artículos)

OCTUBRE 2015 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (1 artículos)

AGOSTO 2015 (1 artículos)

JULIO 2015 (1 artículos)

JUNIO 2015 (1 artículos)

MAYO 2015 (1 artículos)

ABRIL 2015 (1 artículos)

MARZO 2015 (1 artículos)

ENERO 2015 (2 artículos)

DICIEMBRE 2014 (1 artículos)

OCTUBRE 2014 (2 artículos)

AGOSTO 2014 (1 artículos)

JULIO 2014 (2 artículos)

MAYO 2014 (2 artículos)

ABRIL 2014 (1 artículos)

FEBRERO 2014 (1 artículos)

ENERO 2014 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (1 artículos)

OCTUBRE 2013 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (1 artículos)

AGOSTO 2013 (2 artículos)

JUNIO 2013 (1 artículos)

ABRIL 2013 (1 artículos)

MARZO 2013 (1 artículos)

ENERO 2013 (1 artículos)

OCTUBRE 2012 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (2 artículos)

AGOSTO 2012 (1 artículos)

MAYO 2011 (1 artículos)

AGOSTO 2010 (2 artículos)

JULIO 2010 (2 artículos)

MAYO 2010 (2 artículos)

ABRIL 2010 (1 artículos)

MARZO 2010 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (2 artículos)

OCTUBRE 2009 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (4 artículos)

AGOSTO 2009 (4 artículos)

JULIO 2009 (5 artículos)

JUNIO 2009 (6 artículos)

MAYO 2009 (3 artículos)

FEBRERO 2009 (1 artículos)

ENERO 2009 (1 artículos)

DICIEMBRE 2008 (3 artículos)

LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Carta abierta a Miguel Díaz-Canel, Presidente de Cuba
El peso del estatismo
No es fácil, desde la ONU, ocuparse del hambre en tiempos de guerra
¿Qué países latinoamericanos ganaron más medallas olímpicas?
Empresarios incoherentes: la disonancia cognitiva

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Política Privacidad  /   Quiénes somos  
/   Contactar  /    RSS