Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
23 SEPTIEMBRE 2020 | ACTUALIZADO 04:18
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
ALBERTO MEDINA MÉNDEZ

Argentina: Un sistema previsional que precisa reformas
El país viene arrastrando este problema desde hace décadas. Frente a la inacción premeditada y a los groseros errores que agravaron el cuadro todo ha colapsado. Solo sobrevive en base a eternos subsidios y mentiras absolutas.
Actualizado 19 febrero 2020  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Alberto Medina Méndez   
La magnitud de la tragedia es mayúscula. Aquella vieja controversia del siglo pasado se ha convertido en una avalancha que no detiene su deterioro y que complica seriamente cualquier escenario económico de corto plazo.
 
Es sistema de pensiones ha sido diseñado en una época en la que todo parecía bastante mas lineal. La matemática y la demografía hicieron lo suyo asociándose para resolver un difícil dilema de aquella coyuntura.
 
La idea de que las generaciones actuales financien el retiro de las anteriores parecía sencilla y una alternativa casi mágica para un desafío gigantesco. Varias personas en el presente aceptan deducciones para que un individuo mayor reciba su compensación y pueda dejar de trabajar ahora mismo.
 
Se trata de una inmoralidad a todas luces, pero la ingeniería social de aquella era encontró este mecanismo y se enamoró del mismo para siempre. Que los hijos les paguen su pensión a sus padres es una propuesta descabellada y retorcida sin embargo no solo prosperó, sino que se afianzó.
 
Esa perversidad funciona como los cuestionados sistemas piramidales en los que si el ciclo se interrumpe el método quiebra. Se está en presencia de un fraude institucionalizado que cuenta con una aceptación cívica fenomenal.
 
Lo terrible es que todo se viene dificultando cada vez mas a partir de diferentes circunstancias que se acumulan secuencialmente. Los presupuestos estatales asignados a este tipo de partidas aumentan geométricamente y la dimensión del asunto no para de crecer.
 
Los avances de la ciencia, especialmente en el campo de la medicina, incrementaron las expectativas de vida incluyendo su calidad, pero esa bendición casi divina empeoró el panorama financiero de un sistema previsional virtualmente quebrado que se destruye progresivamente.
 
Los demagogos de la política doméstica agregaron combustible al fuego, creando regímenes especiales por rubros, beneficiarios que jamás aportaron y cientos de desmadres que fueron el certificado de defunción definitivo.
 
La mentira actual ha tomado una escala tan potente que nadie se anima a intentar detener este alud. Ningún dirigente se atreve a explicitar lo que está sucediendo y mucho menos a hacer lo que es imprescindible hacer.
 
Así las cosas, los parches se han venido presentando uno a uno posponiendo hasta el infinito el abordaje integral de este enigma. El debate profundo jamás llega fundamentalmente por la cobardía y la hipocresía de una clase política que se ha especializado en esto de hacerse la distraída.
 
La bomba es demasiado evidente y está delante de todos, pero una negación inexplicable le viene ganando la pulseada a la racionalidad. Por razones éticas y pragmáticas se debe encarar una reforma profunda. Ya no hay margen para insólitas postergaciones y múltiples excusas.
 
Las medidas que se han tomado en este gobierno y en el anterior, retocando el esquema de jubilaciones, han sido remiendos deliberados, llevados a cabo por políticos que, muy a conciencia, engañaron nuevamente a la sociedad y ocultaron con alevosía la peligrosidad de sus maniobras.
 
Habrá que decir que la ciudadanía se viene dejando timar y a estas alturas no todos, pero si muchos, entienden claramente que se trata de una dinámica que agoniza lentamente pero que no tiene salida positiva posible.
 
Es vital dar esta discusión cuanto antes porque desactivar este desatino requiere de enorme valentía, pero también de la inteligencia suficiente para recorrer una transición repleta de escollos que no será nada popular.
 
Aumentar la edad jubilatoria, reducir el monto de las jubilaciones, eliminar los esquemas privilegiados, sobre todo los que implican que ciertas personas reciban algo cuando jamás aportaron nada, son solo un aspecto de los tantos que necesitan ser encarados ahora mismo.
 
Todo el esfuerzo resultará insuficiente si no se modifica de raíz el futuro del régimen. Es la oportunidad de construir desde cero y que cada ciudadano sea el artífice de su futuro sin depender de los vaivenes políticos y mucho menos de la voracidad de una dirigencia que siempre saquea las cajas.
 
El mayor de los pecados contemporáneos en este tema tan específico es haber faltado a la verdad. El ocultamiento de la realidad por parte de la política no tiene perdón ni justificación que permita ser piadoso con sus interlocutores de ayer y de hoy.
 
Nadie puede tirar la primera piedra en este asunto. Repartir culpas es fácil, pero eso no se ajustaría a la historia. Mirar al costado no ayuda demasiado. Es tiempo de parar la pelota y tomar el toro por las astas. Eso requiere de enorme honestidad y una determinación a prueba de todo.
 
Detenerse en el análisis pormenorizado de lo que se ha hecho ahora, sin mirar el contexto puede llevar a conclusiones muy cínicas y por lo tanto incompletas. El problema es feroz y precisa de una seriedad que no se asoma por ningún rincón.
 
Si la política no tiene el valor de hacerlo, como ya lo ha demostrado, pues tendrá que la sociedad civil instalar el debate y convocar a quienes se resisten a ir al hueso para buscar las verdaderas soluciones de fondo.
 
 
 
Alberto Medina Méndez 
amedinamendez@gmail.com
Twitter: @amedinamendez
 
 Otros artículos que te pueden interesar
Como cabía esperar, Francia rechaza el acuerdo comercial entre la Unión Europea y El Mercosur
Francia comunica que se opone a que el acuerdo entre en vigencia porque estimulará la "desforestación" en Brasil.
La situación global no pinta bien, pero igual hay que irse
Las reservas de libre disponibilidad del Banco Central se aproximan a cero mientras la brecha cambiaria tiende al infinito lo que va a crear una tensión literalmente insoportable.
Crece China, vuelve el mundo bipolar y la guerra fría
Hoy día, los gobiernos hacen equilibrio entre dos superpotencias. Un solo paso en falso sería muy peligroso
Las dos partes desconocen el federalismo
El sistema federal argentino no es una confederación y, por ende, el maltrato del gobierno central a las provincias bajo ningún concepto autoriza la secesión, pero de allí no se sigue que las distintas jurisdicciones deban someterse en silencio a los abusos del gobierno central
Desde las Naciones Unidas se acusa formalmente a Nicolás Maduro y a sus acólitos por "crímenes de lesa humanidad"
El informe hace directamente responsables a las actuales autoridades nacionales venezolanas
AHORA EN PORTADA | Ver  
DÍA SIN COCHES
22 de septiembre: Dia Mundial Sin Automóvil

En Copenhague la bicicleta representa el 41% de los viajes, confirmando su condición de paraíso de los ciclistas
Como cabía esperar, Francia rechaza el acuerdo comercial entre la Unión Europea y El Mercosur

Francia comunica que se opone a que el acuerdo entre en vigencia porque estimulará la "desforestación" en Brasil.
114 artistas de 16 países presentan su propuesta para la exposición Ellas

La convocatoria, anunciada este verano, se cerró el pasado 6 de septiembre y a la misma han acudido 114 artistas, residentes en España,  de prácticamente todos los ámbitos de las artes visuales.
Las dos partes desconocen el federalismo

El sistema federal argentino no es una confederación y, por ende, el maltrato del gobierno central a las provincias bajo ningún concepto autoriza la secesión, pero de allí no se sigue que las distintas jurisdicciones deban someterse en silencio a los abusos del gobierno central
ARCHIVO
Ver posts de otros meses

ABRIL 2020 (1 artículos)

FEBRERO 2020 (3 artículos)

DICIEMBRE 2019 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2019 (1 artículos)

OCTUBRE 2019 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2019 (4 artículos)

AGOSTO 2019 (3 artículos)

JULIO 2019 (2 artículos)

MARZO 2019 (1 artículos)

OCTUBRE 2018 (1 artículos)

AGOSTO 2018 (1 artículos)

FEBRERO 2018 (1 artículos)

ENERO 2018 (1 artículos)

JULIO 2017 (1 artículos)

MAYO 2017 (1 artículos)

ABRIL 2017 (2 artículos)

MARZO 2017 (1 artículos)

FEBRERO 2017 (1 artículos)

ENERO 2017 (2 artículos)

OCTUBRE 2016 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (4 artículos)

AGOSTO 2016 (5 artículos)

JULIO 2016 (4 artículos)

JUNIO 2016 (3 artículos)

MAYO 2016 (5 artículos)

ABRIL 2016 (3 artículos)

MARZO 2016 (5 artículos)

FEBRERO 2016 (3 artículos)

ENERO 2016 (4 artículos)

DICIEMBRE 2015 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (2 artículos)

OCTUBRE 2015 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (3 artículos)

AGOSTO 2015 (3 artículos)

JULIO 2015 (1 artículos)

JUNIO 2015 (3 artículos)

MAYO 2015 (3 artículos)

ABRIL 2015 (4 artículos)

MARZO 2015 (4 artículos)

FEBRERO 2015 (3 artículos)

ENERO 2015 (2 artículos)

DICIEMBRE 2014 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (2 artículos)

OCTUBRE 2014 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (4 artículos)

AGOSTO 2014 (4 artículos)

JULIO 2014 (4 artículos)

JUNIO 2014 (5 artículos)

MAYO 2014 (1 artículos)

ABRIL 2014 (3 artículos)

MARZO 2014 (2 artículos)

FEBRERO 2014 (2 artículos)

ENERO 2014 (3 artículos)

DICIEMBRE 2013 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (4 artículos)

OCTUBRE 2013 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (2 artículos)

AGOSTO 2013 (4 artículos)

JULIO 2013 (1 artículos)

MAYO 2013 (1 artículos)

ABRIL 2013 (1 artículos)

MARZO 2013 (1 artículos)

DICIEMBRE 2008 (1 artículos)

 ARGENTINA
La situación global no pinta bien, pero igual hay que irse
Las reservas de libre disponibilidad del Banco Central se aproximan a cero mientras la brecha cambiaria tiende al infinito lo que va a crear una tensión literalmente insoportable.
Las dos partes desconocen el federalismo
El sistema federal argentino no es una confederación y, por ende, el maltrato del gobierno central a las provincias bajo ningún concepto autoriza la secesión, pero de allí no se sigue que las distintas jurisdicciones deban someterse en silencio a los abusos del gobierno central
¿Cuándo explota todo esto?
Bajo ningún concepto debe tolerarse que con el pretexto y escudados en la pandemia, hayan gobiernos que propinen manotazos a la Justicia
El grave problema de politizar lo no politizable
Un análisis sobre los graves inconvenientes de encajar en espacios comunes lo que por su naturaleza se administra con mucha mayor eficiencia y mejores resultados para las partes involucradas y para terceros si se asignan derechos de propiedad
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
¿Cuáles son los países más avanzados en igualdad de género?
22 de septiembre: Dia Mundial Sin Automóvil
Un paralelo estrecho entre el rosismo y el peronismo
Hasta aquí llega Wall Street
Como cabía esperar, Francia rechaza el acuerdo comercial entre la Unión Europea y El Mercosur

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Política Privacidad  /   Quiénes somos  
/   Contactar  /    RSS