Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
17 OCTUBRE 2018 | ACTUALIZADO 05:14
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
ALBERTO MEDINA MÉNDEZ

Argentina: El turno de aniquilar el despilfarro
Desde hace décadas que el tema está en la agenda. Sin embargo, en los últimos meses ha crecido la preocupación en torno al desproporcionado gasto estatal,...
Actualizado 2 octubre 2018  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Alberto Medina Méndez   

....un déficit que se ha vuelto crónico impregnando todas las jurisdicciones y el consabido ajuste, ese mismo que nadie quiere enfrentar.  

En ese contexto, queda claro que todos han evitado sistemáticamente la discusión de fondo, dilatando interminablemente ese instante ideal para abordar el asunto e iniciar una búsqueda seria de soluciones sustentables.

Finalmente, como en la vida misma, todo lo que se pospone indefinidamente, aparece luego de un modo abrupto, con enorme ferocidad y con muy escaso margen para decidir con la sensatez suficiente.

Cuando esto inexorablemente termina ocurriendo, son demasiados los que simulan con profesionalidad y se hacen los sorprendidos. Ellos sabían lo que realmente se venía, decidieron ignorar esta información vital y además la ocultaron premeditadamente, para evitar los costos políticos de corto plazo.

Ante la abultada evidencia, solo fueron construyendo salvoconductos y recurriendo a ardides para diferir el inevitable impacto negativo. Tenían plena conciencia de que algún día esto sucedería, pero apostaron a que la buena suerte o alguna circunstancia, les permitiera esquivar el cimbronazo.

Lo cierto es que hoy, frente a los hechos consumados, los mismos que se hicieron los distraídos recitando discursos grandilocuentes, sin contacto con el mundo real, pretenden encontrar otros modos para salir del embrollo.

Obviamente, nadie asume un centímetro de responsabilidad respecto de lo ocurrido. Lo encaran como si se tratara de un simple error ajeno o la consecuencia de una lista de desafortunados hechos fuera de su alcance.

Este descalabro fue edificado por ellos mismos, a veces por acción directa y otras gracias a la omisión cómplice. Han aplaudido casi cualquier incremento de gasto público, bajo la retorcida e indemostrable hipótesis de que el Estado es siempre un dinamizador de la economía.

Han defendido doctrinas políticas y visiones económicas que fomentaron el crecimiento exponencial de los recursos estatales. Favorecieron la emisión monetaria como herramienta de financiamiento genuina, promovieron altos impuestos y recurrieron al endeudamiento. Fueron ellos mismos y no otros.

Ahora, con la catástrofe expuesta y sin posibilidad de mantenerla oculta, intentan un nuevo operativo, tan tramposo como perverso. Ante una sociedad resignada y asustada, ahora desean aparecer como los salvadores.

Para eso hablan de compensaciones especiales, de ayudar a la gente y de priorizar a los más débiles. Son todos eufemismos que solo esconden, adrede, su férrea determinación de no tocar nada de la caja política, de sus propios privilegios y del modo en el que dilapidan los recursos ciudadanos.

La política de hoy instala falsos dilemas poniendo a la sociedad en la disyuntiva de elegir donde recortar. Por eso muchos dirigentes incitan a un combate casi ideológico contra los ricos, contra aquellos que mas tienen.

Sostienen que son ellos los que pueden tributar mas por sus ganancias exorbitantes, sin darse cuenta de que al final del día, los que pagarán la fiesta de la política son justamente los más vulnerables, esos que necesitan trabajo, ingresos y oportunidades para desarrollar su futuro.

Pero hay algo de lo que jamás quiere hablar la política. Allí donde ellos gestionan es donde se gasta mal y todo resulta mas caro. Aun suponiendo que, piadosamente, se soslayara la corrupción estructural que aun persiste, los gobiernos “siempre” despilfarran recursos en todos los niveles.

La discusión en este momento tendría que pasar por allí. Aunque mas no fuera por mero pudor, el Estado actual tiene que ser mas austero, estar a la altura de la coyuntura, con servidores públicos que se exijan al máximo.

La política debería, hoy como nunca lo hizo en el pasado, eliminar todos los costos superfluos, suprimiendo la totalidad de las prerrogativas de su casta. No parece esencial, ni prioritario, que tantos funcionarios dispongan de vehículos asignados con chofer, combustible ilimitado e inagotables viáticos.  

Algunos dirigentes muy cínicos argumentan que el monto que se podría ahorrar en ese tipo de partidas es absolutamente insignificante. Si se va realmente hasta el hueso no son, precisamente, demasiado ínfimas.

Pero aun aceptando ese manipulador y conveniente planteo de ciertos líderes políticos, ellos deberían hacerlo igualmente como un gesto para demostrar hasta donde están comprometidos con esa reducción necesaria, constituirse en un ejemplo a seguir y tener autoridad moral para pedirle esfuerzos a una ciudadanía que, invariablemente, paga los platos rotos.

La inmensa mayoría de las reparticiones de cada uno de los gobiernos, tanto del nacional, como de los provinciales y municipales se han constituido en derrochadores seriales y eso ya no solo no es un secreto, sino que la sociedad lo presume con total certeza.

Va siendo tiempo de que quienes dicen ser parte de la nueva política, esos que siempre se ufanan de ser diferentes a los dinosaurios del pasado empiecen a mostrarlo con hechos concretos mañana mismo y no solo cuando apelan a sus modernas dinámicas comunicacionales.


amedinamendez@gmail.com
Twitter: @amedinamendez

 Otros artículos que te pueden interesar
La prédica de Donald Trump desde las naciones Unidas termina dejándolo aislado
Los mensajes de Donald Trump resonaron inequívocamente en el ente multilateral más importante del mundo y no recibieron los endosos y apoyos que quizás alguno esperaba.
Argentina, la democracia en peligro
En Argentina desde 1983 se decidió vivir en democracia.
El dilema del saber: entre la verdad y la duda
A estudiantes hay que trasmitirles un  equilibrio imprescindible en la extraordinaria aventura del conocimiento.Reza el adagio latino: ubi dubiun ibi libertas, es decir, donde hay duda hay libertad.
El liberalismo y la cultura
Mucha razón le asistía a Antonio Gramsci cuando desde el lado totalitario aconsejaba: "tomen la cultura y la educación, el resto se da por añadidura".
La era del consentimiento ha llegado
Christine Blasey Ford, muy afectada, alega que hace 36 años Brett Kavanaugh la manoseó y trató de violarla.
AHORA EN PORTADA | Ver  
¿Se recupera la economía de Brasil?

En las elecciones generales de este domingo 7 de octubre, Brasil definirá su curso político y económico para los próximos años. Está por verse si el país será capaz de dejar atrás los recientes periodos de inestabilidad.
185 mil españoles cursaron un máster en 2017

El número de estudiantes en programas de máster era inferior a 20.000 en el curso 2006-2007
Grandes libros, grandes búsquedas

Más allá de su calidad estrictamente literaria o de su importancia histórica, los grandes libros son grandes búsquedas de sentido. No son por ello menos obras de arte y, de hecho, si son instrumentos imprescindibles, es precisamente gracias a su belleza y a su hondura.
El dilema del saber: entre la verdad y la duda

A estudiantes hay que trasmitirles un  equilibrio imprescindible en la extraordinaria aventura del conocimiento.Reza el adagio latino: ubi dubiun ibi libertas, es decir, donde hay duda hay libertad.
ARCHIVO
OCTUBRE 2018

Argentina: El turno de aniquilar el despilfarro

Ver posts de otros meses

AGOSTO 2018 (1 artículos)

FEBRERO 2018 (1 artículos)

ENERO 2018 (1 artículos)

JULIO 2017 (1 artículos)

MAYO 2017 (1 artículos)

ABRIL 2017 (2 artículos)

MARZO 2017 (1 artículos)

FEBRERO 2017 (1 artículos)

ENERO 2017 (2 artículos)

OCTUBRE 2016 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (4 artículos)

AGOSTO 2016 (5 artículos)

JULIO 2016 (4 artículos)

JUNIO 2016 (3 artículos)

MAYO 2016 (5 artículos)

ABRIL 2016 (3 artículos)

MARZO 2016 (5 artículos)

FEBRERO 2016 (3 artículos)

ENERO 2016 (4 artículos)

DICIEMBRE 2015 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (2 artículos)

OCTUBRE 2015 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (3 artículos)

AGOSTO 2015 (3 artículos)

JULIO 2015 (1 artículos)

JUNIO 2015 (3 artículos)

MAYO 2015 (3 artículos)

ABRIL 2015 (4 artículos)

MARZO 2015 (4 artículos)

FEBRERO 2015 (3 artículos)

ENERO 2015 (2 artículos)

DICIEMBRE 2014 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (2 artículos)

OCTUBRE 2014 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (4 artículos)

AGOSTO 2014 (4 artículos)

JULIO 2014 (4 artículos)

JUNIO 2014 (5 artículos)

MAYO 2014 (1 artículos)

ABRIL 2014 (3 artículos)

MARZO 2014 (2 artículos)

FEBRERO 2014 (2 artículos)

ENERO 2014 (3 artículos)

DICIEMBRE 2013 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (4 artículos)

OCTUBRE 2013 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (2 artículos)

AGOSTO 2013 (4 artículos)

JULIO 2013 (1 artículos)

MAYO 2013 (1 artículos)

ABRIL 2013 (1 artículos)

MARZO 2013 (1 artículos)

DICIEMBRE 2008 (1 artículos)

 ARGENTINA
Argentina, la democracia en peligro
En Argentina desde 1983 se decidió vivir en democracia.
Carta abierta al Presidente
Su gobierno no ha procedido con la firmeza necesaria para rectificar el rumbo y se ha mantenido en la misma pendiente del pasado por más que sus intenciones y las de sus colaboradores hayan sido las mejores.
Argentina: Se confirma el estallido de la burbuja
Claramente el estallido de la burbuja que infló el gobierno argentino con préstamos siderales se confirma.
José Ingenieros acerca del hombre mediocre
Vuelvo sobre el tema de la mediocridad desde otros ángulos.
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Argentina, la democracia en peligro
El dilema del saber: entre la verdad y la duda
El liberalismo y la cultura
¿Se recupera la economía de Brasil?
La prédica de Donald Trump desde las naciones Unidas termina dejándolo aislado

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Política Privacidad  /   Quiénes somos  
/   Contactar  /    RSS