Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
23 SEPTIEMBRE 2019 | ACTUALIZADO 00:45
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
ALBERTO MEDINA MÉNDEZ

El país precisa gestos de grandeza
La campaña electoral invita a marcar diferencias, a distanciarse del resto seleccionando bandos, pero lo que se viene requiere mas de lo opuesto, es decir de esa búsqueda de soluciones en común que por ahora no se avizora con claridad.
Actualizado 7 agosto 2019  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Alberto Medina Méndez   
A pesar de los enfrentamientos se necesitan consensos.
 
Se puede entender, aun sin compartir, que la dinámica del tradicional proselitismo aspire a exacerbar los ánimos. Cada candidato intenta así llevar agua para su molino despotricando contra su circunstancial rival.
 
Es una pena que la política haya girado tan abruptamente hacia lo peor de sí misma buscando eternos esquemas de fraccionamiento, de división constante, hasta el punto de transmitir odios hacia el que piensa diferente.
 
No menos cierto es que desde la ciudadanía, ese circo es aclamado por los mas mediocres, esos que desean que los postulantes demuestren su rechazo enérgicamente, sin titubeos y con gestos desproporcionados.
 
El discurso tiende, de este modo, hacia la brutal exageración y los inadmisibles fundamentalismos refuerzan una grieta absolutamente evitable. Nadie, en su sano juicio, debería alimentar semejante disparate.
 
Una sociedad civilizada debería edificarse sobre pilares sólidos vinculados a la capacidad de convivir con quienes piensan de otra forma y aún con esas divergencias logran construir una comunidad sustentable y amigable.
 
Es improbable que eso ocurra si solo se estimula, deliberadamente, la intolerancia y una secuencia de sentimientos negativos que no ayudan para nada. Ese tipo de acciones jamás pueden traer nada bueno consigo.
 
Suponer que esa impronta cívica permitirá, alguna vez, fabricar soluciones sensatas y sostenibles en el mediano plazo es delirar. Por el contrario, esta visión distorsionada de la realidad aleja las chances de alcanzar el progreso.
 
Justamente, lo que se puede observar, es que se está recorriendo el camino inverso al adecuado. El rencor no conduce hacia ese espacio mesurado que debe generarse para conseguir avances consistentes y perdurables.
 
El protagonista central de esta patética disputa comicial es la mentira sistemática. Nadie dice la verdad, nadie se hace cargo de lo ocurrido y de las pésimas decisiones que han llevado adelante cuando gobernaron.
 
No existen culpables que ostenten el monopolio de los desmadres vigentes. Todos han sido participes necesarios de este desastroso proceso. Lo que ha sucedido no es mérito de un solo gobierno, sino de una sucesión de errores que se han encadenado a lo largo de décadas y que hoy están consolidados.
 
Cada gestión ha decidido, sin pudor alguno, hacer la vista gorda sobre múltiples tópicos. Frente a la inocultable coyuntura han intentado excusarse mientras dejaban en evidencia a sus adversarios contemporáneos.
 
Con una actitud siempre mezquina se han desentendido de una larga nómina de problemas que nunca fueron resueltos y en cada oportunidad que tuvieron pretendieron imputar esos inconvenientes a su ocasional rival.
 
Lo cierto es que todos deben hacerse cargo de lo que pasó, y eso incluye también a la ciudadanía, que no solo ha votado pésimos gobernantes, sino que ha pretendido desconocer esos apoyos como si no hubieran sido parte.
 
Lo que hoy se vive es la consecuencia esperable de una progresión acumulada de desaciertos consecutivos. Ya es tiempo de que se asuman responsabilidades propias y que la autocritica le gane a la cobardía.
 
Hacen falta otras posturas, de mayor grandeza, con visiones de avanzada capaces de admitir los yerros del pasado y levantar cimientos firmes soportados por amplios acuerdos generosos que puedan mantenerse.
 
Se precisan lideres de otra estatura moral para esa gesta. Asumir que se han tomado decisiones equivocadas en el pasado reciente solo podría surgir de esa integridad personal que hoy muy pocos logran exhibir con orgullo.
 
La mayoría de los políticos domésticos consideran que reconocer tropiezos es un signo de debilidad gigante y entonces evitan siquiera pensarlo. Habrá que decir, con contundencia, que están nuevamente equivocados.
 
Tristemente, ese sueño que implica disponer de dirigentes humildes no sucederá si la gente no lo demanda. Los políticos solo toman nota de aquello que consideran una exigencia ineludible de los votantes promedio.
 
Frente a la inminencia de este nuevo acto eleccionario no se asoma un cambio de posición al respecto. Solo se confirma una tendencia casi ancestral que corrobora la vocación por la batalla política vulgar y estéril.
 
Tal vez sea una pretensión desmedida esperar que la clase política recapacite modificando sus criterios generales para reemplazarlos por otros, pero mas utópico es suponer que con esta inercia algo cambiará para bien.
 
Siendo piadosos y hasta en extremo comprensivos, se podría aceptar cierta dosis de “show” mediático en una campaña electoral subdesarrollada como las actuales, pero va siendo hora de madurar y dejar la actuación de lado.
 
El país precisa gente mas razonable, con ideas propias y convicciones profundas, pero siempre dispuesta a sentarse con los demás a dialogar para definir esa lista de acuerdos básicos que garanticen un porvenir superador. 
 
Alberto Medina Méndez 
amedinamendez@gmail.com 
Twitter: @amedinamendez
 
 Otros artículos que te pueden interesar
Irán fogonea la guerra y pone en riesgo la seguridad de la energía global
Los ataques a las refinerías sauditas son una amenaza directa y buscan desestabilizar la región
Retraso de la presencia de la mujer en lo más alto de la diplomacia francesa
Todavía Francia está –queda visto- bastante lejos de poseer –respecto de la mujer- una situación cómoda, de relativa paridad.
Perú sigue creciendo
Después de un breve paréntesis sucedido en la primera mitad del año en curso, la economía peruana ha vuelto a crecer.
Argentina: Crisis consiente, a veces, bromas de mal gusto
Los que tratamos de objetivar la situación política y económica actual, vemos con preocupación que las soluciones racionales  a los problemas de nuestro país se alejan una vez más.
La clave es la batalla cultural
Este tema es el central. Si no se resuelve la comprensión de ciertos valores y principios que hacen de brújula a la acción, no resulta posible avanzar hacia una sociedad libre.
AHORA EN PORTADA | Ver  
La Tierra, cada año más cálida

Hoy en más de 150 países del mundo están teniendo lugar manifestaciones por la Movilización Mundial por el Clima, evento organizado como continuación del movimiento estudiantil "Fridays For Future", encabezado por la activista Greta Thunberg.
Perú sigue creciendo

Después de un breve paréntesis sucedido en la primera mitad del año en curso, la economía peruana ha vuelto a crecer.
CIRCULAR 2019
I Encuentro de Teatro Iberoamericano en Madrid

En su primera edición, CIRCULAR 2019 presentará en Madrid a seis compañías, diez dramaturgos, y más de cuarenta profesionales de las artes escénicas iberoamericanas.
La clave es la batalla cultural

Este tema es el central. Si no se resuelve la comprensión de ciertos valores y principios que hacen de brújula a la acción, no resulta posible avanzar hacia una sociedad libre.
ARCHIVO
SEPTIEMBRE 2019

Argentina: La parodia de la emergencia alimentaria

La interminable búsqueda de atajos
AGOSTO 2019

Una república sin grieta

El país precisa gestos de grandeza

Una sociedad que no supera su infantilismo

Ver posts de otros meses

JULIO 2019 (2 artículos)

MARZO 2019 (1 artículos)

OCTUBRE 2018 (1 artículos)

AGOSTO 2018 (1 artículos)

FEBRERO 2018 (1 artículos)

ENERO 2018 (1 artículos)

JULIO 2017 (1 artículos)

MAYO 2017 (1 artículos)

ABRIL 2017 (2 artículos)

MARZO 2017 (1 artículos)

FEBRERO 2017 (1 artículos)

ENERO 2017 (2 artículos)

OCTUBRE 2016 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (4 artículos)

AGOSTO 2016 (5 artículos)

JULIO 2016 (4 artículos)

JUNIO 2016 (3 artículos)

MAYO 2016 (5 artículos)

ABRIL 2016 (3 artículos)

MARZO 2016 (5 artículos)

FEBRERO 2016 (3 artículos)

ENERO 2016 (4 artículos)

DICIEMBRE 2015 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (2 artículos)

OCTUBRE 2015 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (3 artículos)

AGOSTO 2015 (3 artículos)

JULIO 2015 (1 artículos)

JUNIO 2015 (3 artículos)

MAYO 2015 (3 artículos)

ABRIL 2015 (4 artículos)

MARZO 2015 (4 artículos)

FEBRERO 2015 (3 artículos)

ENERO 2015 (2 artículos)

DICIEMBRE 2014 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (2 artículos)

OCTUBRE 2014 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (4 artículos)

AGOSTO 2014 (4 artículos)

JULIO 2014 (4 artículos)

JUNIO 2014 (5 artículos)

MAYO 2014 (1 artículos)

ABRIL 2014 (3 artículos)

MARZO 2014 (2 artículos)

FEBRERO 2014 (2 artículos)

ENERO 2014 (3 artículos)

DICIEMBRE 2013 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (4 artículos)

OCTUBRE 2013 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (2 artículos)

AGOSTO 2013 (4 artículos)

JULIO 2013 (1 artículos)

MAYO 2013 (1 artículos)

ABRIL 2013 (1 artículos)

MARZO 2013 (1 artículos)

DICIEMBRE 2008 (1 artículos)

 ARGENTINA
Argentina: Crisis consiente, a veces, bromas de mal gusto
Los que tratamos de objetivar la situación política y económica actual, vemos con preocupación que las soluciones racionales  a los problemas de nuestro país se alejan una vez más.
La clave es la batalla cultural
Este tema es el central. Si no se resuelve la comprensión de ciertos valores y principios que hacen de brújula a la acción, no resulta posible avanzar hacia una sociedad libre.
Argentina: La parodia de la emergencia alimentaria
Con una virtual unanimidad se avanzó con la media sanción y por lo tanto dando otro paso más en el Congreso en el camino a la aprobación de una legislación que pese al aparente apoyo generalizado tiene mucho de cinismo y muy poco de eficacia.
El fuego amenaza a la "Chiquitania"
"(Argentina)...debiera ofrecer su cooperación a la vecina Bolivia en su tarea de tratar de preservar el rico patrimonio cultural que hoy luce amenazado por el calor y por las llamas".
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Las Naciones Unidas publican un informe devastador sobre Venezuela
Argentina: La parodia de la emergencia alimentaria
Argentina: Crisis consiente, a veces, bromas de mal gusto
La Tierra, cada año más cálida
Irán fogonea la guerra y pone en riesgo la seguridad de la energía global

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Política Privacidad  /   Quiénes somos  
/   Contactar  /    RSS