Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
17 SEPTIEMBRE 2019 | ACTUALIZADO 04:38
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
ALBERTO BENEGAS LYNCH (H)

Alberto Benegas Lynch
Acerca del consumismo
"...El necesario equilibrio entre la atención al consumo y la vida del espíritu y entre las tareas laborales y el cultivo del alma son indispensables pero dependen de las prioridades de cada uno, del resultado de las cuales evolucionará la sociedad en dirección a una calidad u otra..."
Actualizado 18 julio 2009  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Alberto Benegas Lynch (h)   
 A favor y en contra del mercado
 Irineu Evangelista de Sousa, pionero
 Keynes y su herencia
 Erasmo, el cosmopolita

Parecería una chanza de mal gusto reflexionar sobre el consumismo en momentos en que hay una severa contracción del consumo a raíz de la crisis internacional. Sin embargo, es oportuno meditar sobre el asunto. Se critica al llamado capitalismo porque se dice incentiva el consumismo como el objetivo de mayor importancia y a cualquier costo, y para satisfacer esa ansia se cae en al afán de lucro también a cualquier costo y como la meta más preciada. Me gustaría decir primero que nada que tengo cierto prejuicio en contra de la expresión "capitalismo" por dos motivos.

En primer lugar, porque fue Marx quien lo bautizó con ese nombre y, en segundo término, porque alude al aspecto puramente material del sistema (aunque Michael Novak lo deriva de "caput", es decir de mente, de creatividad). En todo caso, no abandono la referencia al capitalismo pero definitivamente prefiero recurrir al término "liberalismo" puesto que remite a la libertad como eje central del sistema, lo cual incluye aspectos materiales pero no excluye los valores del espíritu que constituyen su aspecto medular. De más está decir que aludo al sentido clásico del vocablo y no la degradación estadounidense del significado del término liberal.

Habiendo hecho esta aclaración introductoria, es menester señalar que los máximos espacios de libertad resultan indispensables como el oxígeno para la actualización de las potencialidades del ser humano y para su dignidad. Esta es la oportunidad de precisar el sentido de afirmar que la libertad permite la actualización de las potencialidades de cada uno no como si se tratara del simple expediente de exteriorizar lo que tenemos dentro. Este sería un objetivo por demás escuálido y anémico. De lo que se trata es de usar las potencialidades nobles para incorporar desde fuera excelencias, es decir, valores más altos que nosotros, que al momento nos trascienden, que nos empujan a mejorar y ensanchar el fuero interior, en otros términos, a tener siempre por delante nuevas y más desafiantes metas para no quedarnos con lo pasado y movernos por la avenida de un futuro más exigente con nosotros mismos.

Con mucha razón Víktor Frankl ha escrito que "nunca dejemos que lo que es se equipare a lo que debe ser". En todo momento las metas y proyectos deben llevar la delantera si queremos progresar en nuestra condición humana y mantenernos vivos. Por eso es que André Maurois ha sentenciado que "la vejez es la sensación de que es demasiado tarde" y para que esto ocurra no hay edad biológica, es una actitud mental. Nada más mortífero que el statu quo, nada más ponzoñoso y contrario al progreso que la actitud de quienes tienen por norte ajustarse y adaptarse, chatura de quienes no se esfuerzan por alcanzar blancos más elevados, es el hombre mediocre de que nos habla José Ingenieros, es el hombre "normal" de que nos habla Erich Fromm en su obra titulada La patología de la normalidad.

Las emociones y sentimientos de afecto y cariño, las alegrías de alimentar el alma propia y la de terceros a través de la incorporación de conocimientos que ensanchen nuestro espíritu, el sentido del humor, la tolerancia, el cultivar la bondad y la noción de trascendencia en el contexto del respeto irrestricto a los proyectos de vida de otros en base a que cada persona es un fin en si misma y nunca un medio para los requerimientos del prójimo, todo ello constituye el aspecto medular del ejercicio de la libertad.

Si la libertad se usara para drogarse hasta perder el conocimiento o para reclamar amos y tiranos, el futuro de la libertad estaría en serio peligro. Por otra parte, no parece que se saca partida de la fuerza extraordinaria de la libertad si el objeto supremo de la vida consistiera en el consumo de bienes materiales puesto que, de ese modo, se habría trocado el medio por el fin. Es cierto que las expresiones "consumismo" o "sociedad de consumo" son un tanto pastosas puesto que el que no consume se muere por inanición, es lo mismo que aludir a "la sociedad que respira" y, por otra parte, las más de las veces quienes critican la referida "sociedad de consumo" pretenden imponer regímenes totalitarios donde el consumo solo queda para la casta gobernante.

Pero una vez aclarado esta punto, es conveniente destacar que si la felicidad de una persona, si su imagen de su mejor Cielo estriba en una enorme tienda con todos los productos para comprar, en verdad no parece algo edificante, constructivo ni elevado para su condición humana. Claro que esto depende de estructuras axiológicas y no es para nada la responsabilidad del contexto de libertad.

A todos se los debe respetar no importa que hagan. Solo se debe recurrir a la fuerza de carácter defensivo, nunca ofensivo pero es indudable que no es lo mismo que una persona cultive su intelecto que si entrega buena parte de su vida al entrenamiento para comer más y más salchichas para así ganar concursos Guiness o quienes reiteradamente dedican jornadas enteras para ejercitarse en ladrar mejor que los canes tal como se ha notificado hace poco en la televisión. No solo puede mostrarse preocupación por personas que se entregan a semejantes entrenamientos sino que la generalización de actividades de ese tipo presenta un eventual riesgo para el futuro de la libertad en cuanto a la irrupción de los consabidos sátrapas siempre listos para explotar la estupidez.

Por otra parte, es de interés apuntar que el tipo de consumismo desenfrenado que se critica no está referido a consumos vinculados precisamente a la condición humana, como la asistencia a obras de teatro de excelencia, a orquestas sinfónicas, a museos y la compra de libros enriquecedores, todo lo cual contrasta con espacios fundamentales de la vida para dar rienda suelta a la angustia desproporcionada por tener el último modelo de automóvil como la meta mas elevada, la compulsión por coleccionar electrodomésticos como móvil superior, la irrefrenable tendencia por acumular zapatos y carteras de marca como logro decisivo o ganar dinero para ganar más dinero como objetivo final.

Estos últimos ejemplos no parecen reflejar vidas con mucho contenido ni puede decirse constituyen una buena muestra de personas que sacan partida de la condición humana. Sin embargo, nada de esto debilita la importancia de la libertad ni mucho menos autoriza a torcer el rumbo de aquellas conductas, salvo quienes desean intentarlo por medio de la persuasión haciendo uso de su propio tiempo y recursos.

Cada uno debe poder seguir el camino que considera apropiado, solo debe tenerse en cuenta que demasiadas vidas huecas no contribuyen a fortalecer el futuro de esa tan apreciada libertad y más bien tiende a preparar mentes débiles y masificadas que, como hemos subrayado, pueden abrir caminos a los dictadores del futuro, siempre al acecho de diversos grados de cretinización al efecto de manipularlos a su antojo.

En un sentido completamente distinto, el consumismo como consumo exagerados en relación al presupuesto existente es malsano en el sentido que naturalmente termina por consumir el capital disponible. Como es sabido, no se puede consumir lo que no se ha producido y el aumento de la productividad resulta de las inversiones que, a su vez, derivan del grado de ahorro, por tanto, si el ritmo de consumo excede a lo producido el empobrecimiento es el resultado indefectible.

En esta dirección, las políticas inflacionarias consumen capital al distorsionar precios relativos como consecuencia de la expansión monetaria que tiene lugar —en el contexto del sistema bancario de reserva parcial impuesto por los gobiernos— a través de los préstamos de la banca central a bancos comerciales, a través de redescuentos y, sobre todo, a través de las operaciones en el mercado abierto por las que la llamada autoridad monetaria compra títulos, también con emisión de moneda.

Por otro lado, se han criticado jornadas laborales que en muchos casos no consisten en tareas creativas sino más bien rutinarias y de características bastante poco sublimes. Esto tampoco es responsabilidad de la sociedad abierta, la condición del hombre es la pobreza y la escasez es la razón de la economía, entonces, para mejorar desde el punto de vista crematístico, debe laborar en lo mejor que se le ofrece y la empresa en cuestión ofrecerá aquello que se demanda puesto que su éxito depende de que acierte en los gustos de los consumidores.

En resumen, el necesario equilibrio y adecuado balance entre la atención al consumo y la vida del espíritu y entre las tareas laborales y el cultivo del alma son indispensables pero dependen de las prioridades de cada uno, del resultado de las cuales evolucionará la sociedad en dirección a una calidad u otra.

Fuente: Cato Institute

 Otros artículos que te pueden interesar
La clave es la batalla cultural
Este tema es el central. Si no se resuelve la comprensión de ciertos valores y principios que hacen de brújula a la acción, no resulta posible avanzar hacia una sociedad libre.
Argentina: La parodia de la emergencia alimentaria
Con una virtual unanimidad se avanzó con la media sanción y por lo tanto dando otro paso más en el Congreso en el camino a la aprobación de una legislación que pese al aparente apoyo generalizado tiene mucho de cinismo y muy poco de eficacia.
El fuego amenaza a la "Chiquitania"
"(Argentina)...debiera ofrecer su cooperación a la vecina Bolivia en su tarea de tratar de preservar el rico patrimonio cultural que hoy luce amenazado por el calor y por las llamas".
Venezuela no le paga a Uruguay por sus exportaciones de leche en polvo
Venezuela es un país quebrado, fundido entonces, desde hace ya años. Por su "modelo socialista" y la enorme incompetencia de Nicolás Maduro cuando de gestionar al país se trata.
El legado de El Guernica: el cómo y el porqué
Un escritor dijo sobre El Guernica que, en él, "el mundo moderno se había transformado en un cuarto amueblado en el que todos, gesticulando, aguardamos la muerte".
AHORA EN PORTADA | Ver  
Argentina: La parodia de la emergencia alimentaria

Con una virtual unanimidad se avanzó con la media sanción y por lo tanto dando otro paso más en el Congreso en el camino a la aprobación de una legislación que pese al aparente apoyo generalizado tiene mucho de cinismo y muy poco de eficacia.
¿Cuáles son los países de América Latina con mayores reservas de oro?

El oro continúa despertando el interés de los inversores alrededor del mundo.
¿En qué países es menos saludable la comida envasada?

Un estudio publicado recientemente por la revista científica Obesity Reviews revela que la India es uno de los países con la comida envasada menos saludable.
El legado de El Guernica: el cómo y el porqué

Un escritor dijo sobre El Guernica que, en él, "el mundo moderno se había transformado en un cuarto amueblado en el que todos, gesticulando, aguardamos la muerte".
La clave es la batalla cultural

Este tema es el central. Si no se resuelve la comprensión de ciertos valores y principios que hacen de brújula a la acción, no resulta posible avanzar hacia una sociedad libre.
ARCHIVO
SEPTIEMBRE 2019

La clave es la batalla cultural
AGOSTO 2019

Mi recuerdos de Borges

Ver posts de otros meses

JULIO 2019 (5 artículos)

JUNIO 2019 (4 artículos)

MAYO 2019 (2 artículos)

ABRIL 2019 (2 artículos)

MARZO 2019 (2 artículos)

FEBRERO 2019 (4 artículos)

ENERO 2019 (5 artículos)

DICIEMBRE 2018 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (3 artículos)

OCTUBRE 2018 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2018 (5 artículos)

AGOSTO 2018 (4 artículos)

JULIO 2018 (4 artículos)

JUNIO 2018 (4 artículos)

MAYO 2018 (2 artículos)

ABRIL 2018 (3 artículos)

MARZO 2018 (6 artículos)

FEBRERO 2018 (5 artículos)

ENERO 2018 (4 artículos)

DICIEMBRE 2017 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (4 artículos)

OCTUBRE 2017 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (7 artículos)

AGOSTO 2017 (4 artículos)

JULIO 2017 (5 artículos)

JUNIO 2017 (8 artículos)

MAYO 2017 (5 artículos)

ABRIL 2017 (5 artículos)

MARZO 2017 (5 artículos)

FEBRERO 2017 (4 artículos)

ENERO 2017 (4 artículos)

DICIEMBRE 2016 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (6 artículos)

OCTUBRE 2016 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (5 artículos)

AGOSTO 2016 (5 artículos)

JULIO 2016 (5 artículos)

JUNIO 2016 (6 artículos)

MAYO 2016 (4 artículos)

ABRIL 2016 (4 artículos)

MARZO 2016 (6 artículos)

FEBRERO 2016 (5 artículos)

ENERO 2016 (5 artículos)

DICIEMBRE 2015 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (5 artículos)

OCTUBRE 2015 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (4 artículos)

AGOSTO 2015 (4 artículos)

JULIO 2015 (4 artículos)

JUNIO 2015 (5 artículos)

MAYO 2015 (5 artículos)

ABRIL 2015 (4 artículos)

MARZO 2015 (5 artículos)

FEBRERO 2015 (4 artículos)

ENERO 2015 (6 artículos)

DICIEMBRE 2014 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (4 artículos)

OCTUBRE 2014 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (6 artículos)

AGOSTO 2014 (5 artículos)

JULIO 2014 (6 artículos)

JUNIO 2014 (5 artículos)

MAYO 2014 (6 artículos)

ABRIL 2014 (5 artículos)

MARZO 2014 (8 artículos)

FEBRERO 2014 (7 artículos)

ENERO 2014 (4 artículos)

DICIEMBRE 2013 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (5 artículos)

OCTUBRE 2013 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (4 artículos)

AGOSTO 2013 (5 artículos)

JULIO 2013 (3 artículos)

JUNIO 2013 (4 artículos)

MAYO 2013 (6 artículos)

ABRIL 2013 (4 artículos)

MARZO 2013 (4 artículos)

FEBRERO 2013 (4 artículos)

ENERO 2013 (5 artículos)

DICIEMBRE 2012 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (5 artículos)

OCTUBRE 2012 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (5 artículos)

AGOSTO 2012 (4 artículos)

JULIO 2012 (6 artículos)

JUNIO 2012 (5 artículos)

MAYO 2012 (4 artículos)

ABRIL 2012 (3 artículos)

MARZO 2012 (4 artículos)

FEBRERO 2012 (2 artículos)

ENERO 2012 (4 artículos)

DICIEMBRE 2011 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (2 artículos)

OCTUBRE 2011 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (1 artículos)

JUNIO 2011 (1 artículos)

MAYO 2011 (1 artículos)

ABRIL 2011 (1 artículos)

MARZO 2011 (3 artículos)

FEBRERO 2011 (3 artículos)

ENERO 2011 (2 artículos)

DICIEMBRE 2010 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (4 artículos)

OCTUBRE 2010 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (2 artículos)

AGOSTO 2010 (4 artículos)

JULIO 2010 (4 artículos)

JUNIO 2010 (3 artículos)

MAYO 2010 (5 artículos)

ABRIL 2010 (4 artículos)

MARZO 2010 (4 artículos)

FEBRERO 2010 (4 artículos)

ENERO 2010 (3 artículos)

DICIEMBRE 2009 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (3 artículos)

OCTUBRE 2009 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (3 artículos)

AGOSTO 2009 (2 artículos)

JULIO 2009 (3 artículos)

JUNIO 2009 (2 artículos)

MAYO 2009 (3 artículos)

ABRIL 2009 (2 artículos)

MARZO 2009 (2 artículos)

FEBRERO 2009 (3 artículos)

ENERO 2009 (4 artículos)

DICIEMBRE 2008 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2008 (4 artículos)

OCTUBRE 2008 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2008 (6 artículos)

AGOSTO 2008 (3 artículos)

JULIO 2008 (4 artículos)

JUNIO 2008 (6 artículos)

MAYO 2008 (3 artículos)

ABRIL 2008 (4 artículos)

LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
La clave es la batalla cultural
Argentina: La parodia de la emergencia alimentaria
The Economist publica su informe sobre la Democracia en el Mundo
¿En qué países es menos saludable la comida envasada?
Las Naciones Unidas publican un informe devastador sobre Venezuela

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Política Privacidad  /   Quiénes somos  
/   Contactar  /    RSS