Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
  Año 14 / Número 4.775                Editor: Pablo Izquierdo Juárez                  Háganos su página de inicio  Háganos Añadir a favoritos 
Patrocinios   |   Cartas al Director    |   Suscríbete   |   El Tiempo  
Las noticias del mundo con información de titulares de actualidad. Tu diario digital eldiarioexterior.com Las noticias del mundo con información de titulares de actualidad. Tu diario digital eldiarioexterior.com
Lunes, 27 de febrero de 2017 |
|
|
|
|
|
  
YOANI SÁNCHEZ

Julio y Enrique Iglesias, dos momentos en la vida de Cuba
Iglesias, amén de gustos artísticos, significó un viento fresco en un momento en que la música cubana se llenaba de consignas.
Actualizado 12 enero 2017  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Yoani Sánchez   

Mi madre tenía una camiseta con el rostro del cantante español Julio Iglesias, comprada en el mercado informal a principios de los años ochenta. En una reunión de la Unión de Jóvenes Comunistas le advirtieron que no podía seguir usándola. El autor de La vida sigue igual había caído en la lista negra de la censura y aquella prenda de ropa se marchitó en una gaveta de nuestra casa.

Este enero, casi cuatro décadas después de aquel punto en mi infancia, su hijo Enrique Iglesias ha llegado a Cuba para filmar el videoclip del sencillo Súbeme la radio. Una legión de admiradores se prepara para seguirlo hasta las locaciones donde trabajará junto al director Alejandro Pérez, el músico Descemer Bueno y el dúo puertorriqueño Zion y Lenox.

Aunque los medios nacionales han manejado con cautela la visita de Iglesias, la noticia se ha extendido rápidamente entre la gente. Habrá, sin dudas, aglomeraciones alrededor de los lugares por donde planea moverse el cantante, al estilo de las provocadas por Beyoncé, Rihanna, Katty Perry, las Kardashians o Madonna, durante su estancia en la Isla.

Este miércoles, muchas jóvenes suspiran por lograr un autógrafo del exitoso artista y aguardan para capturar con su teléfono móvil un instante en que él se acerque, pase, se haga ver. Son mujeres que tienen la misma edad que mi madre en aquellos años cuando le prohibieron usar una camiseta con el rostro del otro Iglesias, el prohibido.

Mi madre nunca pudo ir a un concierto de Julio Iglesias. Creo que ya ni siquiera escucha sus canciones. Esta semana, otras cubanas como ella tendrán su pequeña revancha histórica

Por aquel entonces, las autoridades cubanas no dieron explicaciones sobre la exclusión. Solo hubo rumores y frases a medio decir: “Hizo declaraciones contra Cuba”, se comentaba en algunos círculos oficiales; “Julio le fue a cantar a Pinochet a Chile”, advertían los más furibundos militantes, en alusión al viaje del artista en 1977 a ese país sudamericano.

Lo cierto es que Iglesias, el padre, pasó a engrosar el listado de los cantantes que no podían difundirse en la radio y la televisión. Su nombre se sumó a otros excluidos como Celia Cruz, Olga Guillot, Nelson Ned y hasta José Feliciano. Este último solo volvió a transmitirse en los medios cubanos tiempo después.

Pocos años antes de que fuera “presillado”, la película inspirada en la vida de Julio Iglesias había sido un éxito de taquilla en los cines de la Isla. Muchos espectadores se ufanaban de haber visto el filme en varias ocasiones en un mismo día y los estribillos de sus canciones desplazaron a las canciones de la Nueva Trova.

Iglesias, amén de gustos artísticos, significó un viento fresco en un momento en que la música cubana se llenaba de consignas. Hablaba de romance, amor, pérdida y olvido, en un país donde se había aparcado el bolero y la única pasión permitida era la que podía sentirse por la causa y la Revolución. Arrasó entre los jóvenes, hartos de tanta trinchera y necesitados de sentirse más carne y menos utopía.

Mi madre nunca pudo ir a un concierto de Julio Iglesias. Creo que ya ni siquiera escucha sus canciones. Esta semana, otras cubanas como ella tendrán su pequeña revancha histórica. Otro Iglesias ha llegado, sus canciones son diferentes y la Cuba en la que aterriza poco se parece a aquella Isla sovietizada de antaño. La música acaba de ganarle una partida a la ideología.

© 14 y medio

 Otros artículos que te pueden interesar
Ecuador rumbo al "ballotage"
La presión popular e internacional evitó que el Consejo Nacional Electoral proclamara al oficialismo vencedor en la primera vuelta en el Ecuador.
Crímenes de guerra: una avalancha de pruebas complica a Bashar al-Assad
Hace un año, Moscú y Teherán consideraban la salida de Assad como no negociable. Desde entonces, ambas partes han modificado sus posiciones.
Rafael Correa y el síndrome populista
El 24 de mayo Rafael Correa abandonará la presidencia de Ecuador.
Los populismos quieren silenciar la crítica
La prensa es un estorbo para los populismos de viejo y nuevo cuño. Los medios críticos, se entiende.
Marcelo Odebrecht cumplirá el resto de la condena en su casa
El presidente de la inmobiliaria brasileña fue condenado a 10 años de cárcel pero solo estará hasta 2017 entre rejas.
AHORA EN PORTADA | Ver  
Ecuador rumbo al "ballotage"

La presión popular e internacional evitó que el Consejo Nacional Electoral proclamara al oficialismo vencedor en la primera vuelta en el Ecuador.
Los populismos quieren silenciar la crítica

La prensa es un estorbo para los populismos de viejo y nuevo cuño. Los medios críticos, se entiende.
Rafael Correa y el síndrome populista

El 24 de mayo Rafael Correa abandonará la presidencia de Ecuador.
ARCHIVO
FEBRERO 2017

Cuando la vida cuelga de un traficante de personas
ENERO 2017

Julio y Enrique Iglesias, dos momentos en la vida de Cuba

Ver posts de otros meses

OCTUBRE 2016 (1 artículos)

JULIO 2016 (1 artículos)

JUNIO 2016 (1 artículos)

MAYO 2016 (2 artículos)

ABRIL 2016 (3 artículos)

MARZO 2016 (3 artículos)

FEBRERO 2016 (3 artículos)

ENERO 2016 (3 artículos)

DICIEMBRE 2015 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (2 artículos)

OCTUBRE 2015 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (5 artículos)

AGOSTO 2015 (2 artículos)

JULIO 2015 (3 artículos)

JUNIO 2015 (2 artículos)

MAYO 2015 (8 artículos)

ABRIL 2015 (1 artículos)

MARZO 2015 (3 artículos)

FEBRERO 2015 (3 artículos)

ENERO 2015 (3 artículos)

DICIEMBRE 2014 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (2 artículos)

AGOSTO 2014 (5 artículos)

JULIO 2014 (7 artículos)

JUNIO 2014 (7 artículos)

MAYO 2014 (5 artículos)

ABRIL 2014 (9 artículos)

MARZO 2014 (3 artículos)

FEBRERO 2014 (3 artículos)

ENERO 2014 (4 artículos)

DICIEMBRE 2013 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (2 artículos)

OCTUBRE 2013 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (2 artículos)

JULIO 2013 (3 artículos)

JUNIO 2013 (1 artículos)

MAYO 2013 (1 artículos)

FEBRERO 2013 (1 artículos)

DICIEMBRE 2012 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (1 artículos)

OCTUBRE 2012 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (1 artículos)

AGOSTO 2012 (2 artículos)

JULIO 2012 (2 artículos)

JUNIO 2012 (1 artículos)

MARZO 2012 (2 artículos)

FEBRERO 2012 (1 artículos)

ENERO 2012 (1 artículos)

DICIEMBRE 2011 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (3 artículos)

OCTUBRE 2011 (3 artículos)

JULIO 2011 (2 artículos)

MAYO 2011 (1 artículos)

MARZO 2011 (2 artículos)

FEBRERO 2011 (4 artículos)

ENERO 2011 (1 artículos)

DICIEMBRE 2010 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (1 artículos)

OCTUBRE 2010 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (1 artículos)

 CUBA
Cuando la vida cuelga de un traficante de personas
A mediados del pasado año las autoridades mexicanas desactivaron una red de tráfico de indocumentados provenientes de Cuba que operaba en esa área turística del Estado de Quintana Roo.
Cuba y el falso fin de la historia
Raúl Castro tiene 85 años y sabe que los más jóvenes están impacientes por desmontar ese disparate.
Cuba: Tiempos de apretarse el cinturón… los ciudadanos
El país no crece, la producción no remonta y las llamadas reformas raulistas no le han dado a los ciudadanos una vida mejor.
Cuba en el 58 aniversario de la dictadura
Hoy Cuba se encuentra en ruinas, y no hay atisbo de que haya cambio a corto plazo. La falta de esperanza es generalizada.
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Rafael Correa y el síndrome populista
Crímenes de guerra: una avalancha de pruebas complica a Bashar al-Assad
Los populismos quieren silenciar la crítica
¿Hacia la sociedad sin moneda?
Las políticas contra inmigrantes no son patrimonio exclusivo de algunos países ricos

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Quiénes somos  /   Contactar  /    RSS