Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
25 JULIO 2017 | ACTUALIZADO 00:49
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
JAVIER PAZ GARCÍA

¿Qué dignidad?
Al parecer el concepto que Evo Morales tiene de dignidad consiste en insultar a Estados Unidos y a dignatarios de Estado que no son de su agrado.
Actualizado 9 diciembre 2016  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Javier Paz García   
Evo Morales subió al poder bajo con promesas de traer dignidad al pueblo boliviano. ¿Qué entendemos por dignidad? El significado es amplio y podríamos entender que una persona es digna para cierto cargo cuando reúne las condiciones intelectuales, morales y la experiencia para desempeñar bien sus funciones o a la dignidad de un padre que puede decirle a sus hijos, sin faltar a la verdad, que no ha estafado a nadie, que ha sido un hombre honrado, que lo que ha conseguido, sea poco o mucho, lo ha hecho con su esfuerzo y sudor.
 
Al parecer el concepto que Evo Morales tiene de dignidad consiste en insultar a Estados Unidos y a dignatarios de Estado que no son de su agrado. Aparte de eso, tenemos los bonos, como la renta dignidad, cuya implementación se la debemos al gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada, bajo el nombre de Bonosol (tanto Hugo Banzer como Evo Morales tienen el dudoso mérito de cambiarle). Pero los bonos, aunque pueden paliar la pobreza en el corto plazo, no significan dignidad para el pueblo, porque ¿quién puede sentirse digno de vivir de limosnas?
 
Imagino que la forma en que un gobierno puede ser digno es, en lo interno, respetando los derechos humanos, procurando que los servidores públicos sean amables y serviciales con los ciudadanos, estructurando un sistema eficiente y ágil que reduzca la cantidad, costo y tiempo de trámites que tienen que sufrir los habitantes y generando las condiciones jurídicas para que sean los propios habitantes los gestores de su bienestar. Y en lo externo creo que podemos hablar de un país digno cuando cumple sus compromisos con otros países y tiene una postura seria, prudente y mesurada frente a los problemas globales. Lamentablemente lo que hoy tenemos es gente postergando el baño y la defecación porque no hay agua, gente haciendo colas kilométricas desde la madrugada para recibir un bono, conseguir una ficha de atención médica o llenar un balde con agua; tenemos presos políticos y un periodismo asustado de tanta persecución; tenemos más corrupción que nunca y un sistema de justicia que funciona como una mafia. Y en lo externo tenemos un hazmerreir de presidente que no sabe si tuvo un hijo, o qué inversión se hizo en agua, en fin, no sabe nada, pero afirma que el capitalismo produce terremotos o que las hormonas del pollo causan desviaciones en los hombres. Tenemos el luto y la vergüenza un avión siniestrado y 71 muertos por la irresponsabilidad de las autoridades civiles. ¿De cuál dignidad habla el presidente?

© Blog de Javier Paz
 Otros artículos que te pueden interesar
La última partida de póker de Juan Manuel Santos
El presidente Santos pide ayuda a Cuba para salvar a Venezuela...
El avance del populismo desafía ahora a algunos de los países de mejor calidad institucional
Unas reflexiones de Willy Brandt
Murió Liu Xiaobo, el Nobel de la Paz
AHORA EN PORTADA | Ver  
La última partida de póker de Juan Manuel Santos
México, líder turístico de Latinoamérica
Cuanto más al Sur de Europa, menos muertes por sobredosis de drogas
200 años de la muerte de Jane Austen, una de las escritoras británicas más populares
Ideales contrapuestos
ARCHIVO
Ver posts de otros meses

MARZO 2017 (1 artículos)

FEBRERO 2017 (1 artículos)

DICIEMBRE 2016 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (2 artículos)

OCTUBRE 2016 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (1 artículos)

AGOSTO 2016 (1 artículos)

JUNIO 2016 (1 artículos)

MAYO 2016 (2 artículos)

ABRIL 2016 (3 artículos)

ENERO 2016 (1 artículos)

DICIEMBRE 2015 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (4 artículos)

OCTUBRE 2015 (4 artículos)

AGOSTO 2015 (2 artículos)

JULIO 2015 (5 artículos)

JUNIO 2015 (3 artículos)

MAYO 2015 (2 artículos)

ABRIL 2015 (4 artículos)

MARZO 2015 (4 artículos)

FEBRERO 2015 (3 artículos)

ENERO 2015 (3 artículos)

DICIEMBRE 2014 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (4 artículos)

OCTUBRE 2014 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (4 artículos)

AGOSTO 2014 (5 artículos)

JULIO 2014 (4 artículos)

JUNIO 2014 (4 artículos)

MAYO 2014 (5 artículos)

ABRIL 2014 (3 artículos)

MARZO 2014 (2 artículos)

FEBRERO 2014 (2 artículos)

ENERO 2014 (1 artículos)

DICIEMBRE 2013 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (3 artículos)

OCTUBRE 2013 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (2 artículos)

AGOSTO 2013 (3 artículos)

JULIO 2013 (2 artículos)

MAYO 2013 (1 artículos)

ABRIL 2013 (2 artículos)

MARZO 2013 (2 artículos)

FEBRERO 2013 (1 artículos)

ENERO 2013 (1 artículos)

DICIEMBRE 2012 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (2 artículos)

OCTUBRE 2012 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (4 artículos)

AGOSTO 2012 (4 artículos)

MARZO 2008 (1 artículos)

 BOLIVIA
Evo Morales preocupa al sector privado boliviano
¿Qué hace bien el estado?
En Bolivia existen dos áreas donde la intervención del Estado es prácticamente insustituible y hacen a su esencia: defensa y justicia.
La popularidad de Evo Morales sigue en descenso
Su imagen ya no es la de antes, la del líder indiscutido. Hoy está a la cabeza de las preferencias, pero luce vulnerable, como nunca hasta ahora.
Bolivia: Los políticos y los aguinaldos
Decretar un salario adicional a todas las empresas del país sobre la base del crecimiento agregado de una nación es un disparate
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Cultura, civilización y riqueza
La última partida de póker de Juan Manuel Santos
Venezuela al borde del abismo
Más de 7.000 millones de dólares le cuestan a Amazon los envíos
"Aunque sea una letrina, preferimos a Cristina"

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Quiénes somos  /   Contactar  /    RSS