Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
21 JULIO 2017 | ACTUALIZADO 04:44
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
CARLOS GOEDDER

María Callas, treinta y cinco años de su partida
El 16 de septiembre de 1977 falleció la gran soprano. El mundo de la ópera sigue dividido en dos eras: A.C. y D.C. – Antes de Callas y Después de Callas.
Actualizado 10 septiembre 2012  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Carlos Goedder   
A Don Mario Faré, gran melómano

El arte de la ópera puede resultar enigmático para muchos y se le ha atribuido cierto elitismo. Ello es esencialmente un prejuicio y con esta formidable creación, en la cual se conjugan música, literatura, teatro, danza y puesta en escena, puede disfrutar cualquiera. Quizás aún las entradas para ver ópera pueden ser caras en muchos sitios, mas hay alternativas económicas y el acceso a DVDs, discos compactos y representaciones en los mejores teatros que incluso pueden seguirse simultáneamente desde una butaca en el cine. La ópera está viva y sigue invitando a vivir apasionadamente realidades alternativas.

De la popularización operística tiene mucha responsabilidad una gran dama quien vivió entre 1923 y 1977. Se trata de Maria Callas, estadounidense de ascendencia griega. Ella es una figura clave en la historia de este arte. Son varios los motivos.

En primer término, Callas rescató el dramatismo en la ópera. Resucitó la actuación, el “recitar cantado” que es la ópera. Más allá de precisión en las notas y perfecto fraseo, Callas rescató la voz como mecanismo expresivo. Quedan grabaciones audiovisuales de sus recitales en París, Hamburgo y Londres – lamentablemente estamos sin una ópera completa en formato audiovisual-. Y en sus arias y representando en especial el segundo acto de TOSCA (ópera con música hecha por Puccini) uno experimenta, en voz y gestos, el amor, el desasosiego, la tensión, el éxtasis y ese coraje capaz de mantener vivo todo drama, incluso el vital. Callas sabía cantar y actuar al mismo tiempo, lo cual retomó un compromiso algo descuidado a mediados del Siglo XX.

Luego está la parte musicológica. Callas rescató óperas perdidas como MEDEA, ANNA BOLENA, LA VESTALE, IL PIRATA, ALCESTE y actualizó NORMA, LUCIA y LA SONNAMBULA. El mérito inicial fue que pudo afrontar victoriosa todas las acrobacias vocales de esos roles, hechos –salvo MEDEA y ALCESTE- en una época de “bel canto·” donde se premiaba la pirotecnia vocal; ahora bien, Callas tenía una facultad distintiva: añadirle el mencionado sentido dramático a ese catálogo, creando una mezcla seductora y a ratos intimidante. En ese repertorio del bel canto abunda la pérdida de razón por parte de la protagonista al final, una imagen formidable sobre la ruptura definitiva entre deseo y realidad. Las escenas de locura hechas por Callas en LUCIA, IL PIRATA y ANNA BOLENA son sencillamente formidables y está en video la de IL PIRATA. En esta labor musicológica el paralelo contemporáneo es la mezzosoprano Cecilia Bartoli, quien destaca también por rescatar roles abandonados por desidia y por estar ausente alguien capaz de reinterpretarlos. La penetración psicológica hecha por Callas está llena de brillante intuición y ello dio vida a aquellos papeles que muchas sopranos temían abordar. Ella misma confesaba algo sobre su secreto para conseguir la expresión emocional adecuada: su mentor, el gran director Tullio Serafin, le señaló al respecto que la clave consistía en escuchar la música, porque el compositor ya había resuelto este asunto sobre cómo transmitir correctamente la emoción. Así que Callas, bien apertrechada con una gran musicalidad, sabía captar en las notas todo lo que necesitaba para hacer su lectura sobre el rol y sumergir al público en aquella atormentada psique correspondiente a sus heroínas.

Otro asunto clave es que Callas sabía rodearse bien. Era una disciplinada compañera de trabajo, que si bien podía romper los nervios a muchos por su elevado estándar de exigencia y por un temperamento explosivo, ciertamente sabía hacer buen equipo. Era receptiva a buenas influencias y así ocurrió con Serafin en el podio y con el cineasta italiano Luchino Visconti respecto a la escenificación, quienes fueron decisivos. Callas se rodeó de los mejores. Herbert von Karajan la dirigió en el estudio en MADAMA BUTTERFLY y en un soberbio IL TROVATORE. En vivo hicieron una LUCIA en Berlín durante 1955 que es una joya discográfica. Con Leonard Bernstein hizo MEDEA y LA SONNAMBULA en directo, los cuales afortunadamente quedaron grabados. Otro director clave, Carlo Maria Giulini la dirigió en LA TRAVIATA en La Scala, teatro en el cual Callas reinó desde 1953 hasta 1959, quedando afortunadamente un par de registros correspondientes a esas noches en que afloró la mejor Dama de las Camelias jamás cantada. Con Giulini también están grabaciones en vivo de EL BARBERO DE SEVILLA y ALCESTE. Su compañero fundamental en el estudio y con el cual hizo una gira final en los años setenta –cuando ya ambos estaban disminuidos vocalmente de manera severa- fue el tenor Giusseppe di Stefano (1921-2008), con quien dejó varias grabaciones en vivo. Otros tenores claves fueron mi favorito, Franco Corelli (1921-2003), quizás el único capaz de hacerle sombra a ratos, en grabaciones como la NORMA hecha en estudio durante 1960 y el POLIUTO cantado en vivo ese mismo año. Con Corelli hay quienes atesoramos una gran TOSCA grabada en Covent Garden. Otro tenor con quien Callas cantó grandes papeles fue Mario del Mónaco, con quien hizo Norma en vivo durante 1955 y Andrea Chénier. Habría que añadir a Nicolai Gedda, con quien grabó su último papel, CARMEN y quien también la acompañó en MADAMA BUTTERFLY. Un brillante tenor español, reconocido entre los mejores de la historia, debutó con ella en Lisboa y relató el apoyo que la consagrada Callas le dio entonces: se trata de ALFREDO KRAUS (1927-1999), con quien Callas cantó LA TRAVIATA y afortunadamente quedó el registro grabado. Ahora bien. Di Stefano es el “partner” clave durante los años cincuenta y completa el equipo un gran barítono, Tito Gobbi (1915-1984), insuperable en su Scarpia de Tosca y con quien quedó documentado en vídeo el segundo acto tanto en París como en Londres. Con estos dos compañeros Callas registró la TOSCA de 1953, bajo la batuta de Victor de Sabata y esta grabación es la mejor para esa ópera hasta el presente, ante la cual se inclinan incluso los contrarios a Callas. Es un disco esencial en cualquier colección. Este es apenas un listado de algunos nombres que Callas aglutinó a su alrededor, todos ellos de una calidad excepcional. Por el lado español, además de Kraus está la mezzosoprano Teresa Berganza, con quien cantó una MEDEA en Dallas el año 1958, en la cual participó el tenor Jon Vickers y también afortunadamente registrada.

Último y no menos importante, Callas cambió la imagen de la soprano. Su férrea voluntad la llevó de un peso cercano a cien kilos a poco más de cincuenta, alcanzando en 1955 una silueta la cual puso a servicio de su interpretación, haciendo creíbles personajes como la adolescente MADAMA BUTTERFLY y la atractiva Violetta de LA TRAVIATA. Está claro que esta elegancia añadió un toque de glamour que han conservado sopranos jóvenes, dotando a su arte de atractivo físico y elegancia. Callas fue una estrella mediática como ninguna en la historia operística. Lamentablemente los focos captaron su lado más desagradable cuando tenía estallidos de rabia, abandonaba la escena (su retirada durante una interpretación de Norma el 2 de enero de 1958 se transformó en escándalo nacional al estar presente el primer mandatario italiano) y su divorcio tras abandonar a su marido por Aristóteles Onassis, siendo la pareja griega de moda y trayendo a Callas unos años de amor atormentado. Onassis, después de la música, fue el gran amor de Callas y en quien pretendió encontrar la felicidad personal cuando ya su voz empezaba a declinar aceleradamente en 1959. Aquello salió mal y la historia, para quien quiera seguir los altibajos en aquella relación, está documentada en el libro de Nicholas Cage GREEK FIRE, del cual se hizo traducción en castellano hace una década mas parece estar descontinuada.

Las biografías de artistas son interesantes para amplio público. Mi sensación es que si ayudan a entender mejor el arte del personaje estudiado valen el esfuerzo, mas muchas veces nos transmiten tantos puntos bajos personales del biografiado que es mejor evitarlas y seguir venerando al mito. Con Callas ocurre eso y uno puede perderse en el relato de su desventura amorosa con Onassis, sus solitarios años tras él fallecer en 1975 y la difícil relación con su propia madre. Callas quedó sin descendencia, si bien se especula que perdió un bebé de Onassis. La propia muerte de Callas en 1977 está llena de misterio, pues Vasso Devetzi, una terrible “amiga” quien se aprovechó de Callas para estafarla, como han hecho muchos con artistas decadentes y solitarios,mandó incinerar el cuerpo poco después de fallecer la soprano. Se especula de una sobredosis por píldoras para dormir o bien de un debilitamiento cardíaco por mezclar medicamentos. Es mejor sólo conservar la fecha y dejar aparte investigaciones sobre esos terribles años finales en que Callas, con la misma perseverancia empleada para triunfar, se empeñó obstinadamente en autodestruirse.

Lo mejor es recordar los momentos brillantes. En ellos tuvo participación el mundo hispanoamericano. La mentora de Callas en sus juveniles estudios musicales fue la soprano española Elvira de Hidalgo (1891-1980), quien introdujo a Callas en los secretos correspondientes al bel canto. Callas en sus inicios profesionales cantó en el Teatro Colón bonaerense y en el Palacio de Bellas Artes mexicano, quedando registros grabados, especialmente de la expedición mexicana donde grabó íntegras NORMA, AIDA, LA TRAVIATA, RIGOLETTO, TOSCA y varios otros papeles. Un argentino, Pablo Beruti, ha hecho un trabajo encomiable desde su sello DIVINA RECORDS para rescatar grabaciones de Callas y entre ellas esta la transmisión radial durante la presentación en el Colón de 1949. Lamentablemente están sin aparecer las grabaciones de los recitales hechos por la soprano en España, las cuales ojalá estén durmiendo en algún baúl o archivo y salgan a la luz. Siempre lamentaremos grabaciones perdidas de Callas, especialmente de su FEDORA y su IL PIRATA con Corelli, junto a la ópera de Haydn ORFEO Y EURIDICE.

Recordar a Callas es insuficiente. Lo mejor es ponerse a disfrutarla oyéndola. Afortunadamente sus grabaciones se han abaratado bastante, puesto que empiezan a expirar derechos de autor en las grabaciones hechas por el sello EMI y varias discográficas han salido a vender discos de Callas. Para iniciarse será siempre con colecciones de arias y hay muchas, siendo siempre recomendable ir al propio sello EMI. En los papeles operísticos hay versiones de menor coste hechas por el sello NAXOS sobre los originales EMI, las cuales son también recomendables – especialmente RIGOLETTO, donde Callas suena deliciosamente frágil-. Las mejores grabaciones suelen estar sin licenciar por EMI. La TOSCA de 1953 es la grabación fundamental, siendo preciso evitar confundirla con la hecha en 1965, cuando ya Callas está claramente en condiciones vocales adversas. Luego está la NORMA de 1960 con Corelli, la cual dirigió Serafin y donde si ya la voz de Callas está algodebilitada, el esplendor dramático compensa todo. LA TRAVIATA bajo Giulini tiene al menos dos lecturas en vivo disponibles, siendo recomendable la que tiene a Di Stefano en el elenco. Cualquiera de las grabaciones bajo Karajan es fundamental, brillando la LUCIA en vivo de Berlín también con Di Stefano. Hay roles en los que nadie discute que Callas reinó y quizás sean los mejores para explorar: NORMA, TOSCA, MEDEA, TRAVIATA y LUCIA. A partir de allí todo es posible – sellos italianos como MYTO han sacado a la luz formidables interpretaciones en directo. La advertencia es que Callas dista de ser apta para quienes se inclinen por la ópera alemana. De Wagner sólo grabó completo PARSIFAL y en italiano, siendo que se consigue el “Liebestod” de TRISTÁN E ISOLDA en un recital dado en Atenas durante 1957. En vídeo es indispensable el debut parisino de 1958 documentado en DVD (también disponible en YouTube, espero que de manera legal). Si bien los documentos sonoros de Callas incluyen un lapso breve, 1949-1965, con algún aria en 1969 y la gira final con Di Stefano en los años setenta, hay mucho para explorar y se implora que alguien encuentre lo que se echa en falta.

En libros, un documento formidable lo escribió el esposo de Callas, Giovanni Battista Meneghini, en MI MUJER MARIA CALLAS (Editorial Javier Vergara), el cual se consigue usado al estar sin reditarse. El señor Meneghini fue el patrocinador fundamental de Callas en la mejor época que tuvo la cantante, durante la década de 1950. Dejando de lado el relato sobre su ruptura en 1959 – seguramente lo primero que leemos al abrir el libro-, está una detenida y memoriosa crónica sobre los mejores años que Callas tuvo en La Scala, incluyendo por ejemplo el relato sobre como Toscanini estuvo a punto de dirigirla en MACBETH (finalmente lo hizo De Sabata y quedó afortunadamente grabado). Ese libro es fundamental. Adicionalmente sugiero el libro de Anne Edwards MARIA CALLAS UNA BIOGRAFÍA ÍNTIMA, publicado en español por Editorial El Ateneo.

Si tras oír a Callas la ópera sigue sin interesarle a uno, lo mejor es ir a por otro género. Sencillamente la ópera y Callas son indisociables.
Madrid, Septiembre de 2012
 Otros artículos que te pueden interesar
Unas reflexiones de Willy Brandt
Murió Liu Xiaobo, el Nobel de la Paz
Las claves evidentes del deterioro del régimen de Maduro
Irán y Corea del Norte, detrás de las fábricas de misiles y armas en Siria
Nicolás Maduro impulsa el nepotismo
AHORA EN PORTADA | Ver  
Murió Liu Xiaobo, el Nobel de la Paz
El fin de la era del petróleo abre nuevas oportunidades
La inmigración latinoamericana en España recupera el brío
Netflix se acerca a HBO en las nominaciones a los premios Emmy
Ideales contrapuestos
ARCHIVO
JUNIO 2017

Centenario de Teresa Carreño

Ver posts de otros meses

MARZO 2016 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (3 artículos)

OCTUBRE 2015 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (3 artículos)

AGOSTO 2015 (1 artículos)

JULIO 2015 (1 artículos)

JUNIO 2015 (3 artículos)

MAYO 2015 (2 artículos)

ABRIL 2015 (1 artículos)

FEBRERO 2015 (2 artículos)

ENERO 2015 (1 artículos)

DICIEMBRE 2014 (3 artículos)

OCTUBRE 2014 (1 artículos)

JULIO 2014 (1 artículos)

JUNIO 2014 (2 artículos)

MAYO 2014 (3 artículos)

ABRIL 2014 (4 artículos)

MARZO 2014 (3 artículos)

FEBRERO 2014 (6 artículos)

ENERO 2014 (4 artículos)

DICIEMBRE 2013 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (3 artículos)

OCTUBRE 2013 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (1 artículos)

AGOSTO 2013 (2 artículos)

JULIO 2013 (5 artículos)

JUNIO 2013 (4 artículos)

MAYO 2013 (4 artículos)

ABRIL 2013 (4 artículos)

MARZO 2013 (4 artículos)

FEBRERO 2013 (5 artículos)

ENERO 2013 (2 artículos)

DICIEMBRE 2012 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (3 artículos)

OCTUBRE 2012 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (4 artículos)

AGOSTO 2012 (3 artículos)

JULIO 2012 (5 artículos)

JUNIO 2012 (2 artículos)

MAYO 2012 (2 artículos)

ABRIL 2012 (4 artículos)

MARZO 2012 (4 artículos)

FEBRERO 2012 (6 artículos)

JULIO 2011 (1 artículos)

MAYO 2011 (1 artículos)

DICIEMBRE 2010 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (1 artículos)

FEBRERO 2009 (1 artículos)

ENERO 2009 (1 artículos)

 ESPAÑA
La inmigración latinoamericana en España recupera el brío
Los encierros de San Fermín de 2016 fueron los que causaron más heridos desde 2005
1936. Fraude y violencia en las elecciones del Frente Popular
A 20 millones de personas les gustaría migrar a España
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Irán y Corea del Norte, detrás de las fábricas de misiles y armas en Siria
Unas reflexiones de Willy Brandt
Murió Liu Xiaobo, el Nobel de la Paz
Las claves evidentes del deterioro del régimen de Maduro
Lula y la corrupción latinoamericana

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Quiénes somos  /   Contactar  /    RSS