Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
25 SEPTIEMBRE 2017 | ACTUALIZADO 20:33
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
LLUIS FOIX

La confrontación es global
Es difícil administrar el dolor y las emociones cuando un grupo de adolescentes deciden destruir cuantas más vidas posibles sin otro objetivo que matar por una causa que no entendemos.
Actualizado 24 agosto 2017  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Lluis Foix   

Estamos comprobando que muchos de estos jóvenes asesinos llevaban una doble vida en ciudades tan alejadas y tranquilas como Alcanar y Ripoll y estaban siendo adoctrinados por un maestro del odio para golpear indiscriminadamente la ciudad de Barcelona y Cambrils.

El mapa de la procedencia de los 15 fallecidos o de los más de cien heridos abarca treinta países, desde Australia hasta Es­tados Unidos pasando por Italia, Gran Bretaña o Alemania. Los ataques de Barcelona resultaron globales por la nacionalidad de las víctimas y también por seguir una pauta que empezó dramáticamente el 11 de septiembre del 2001 en Estados Unidos y ha golpeado con intensidad periódica en Madrid, Londres, París, Berlín, Niza, Bruselas y ahora Barcelona.

Todos estos atentados han sido ejecutados por yihadistas que pretenden destruir la civilización occidental. A esta lista de grandes atentados hay que añadir los que se han registrado en muchas capitales europeas siguiendo procedimientos muy primarios ­como cuchillos y otras herramientas domésticas que han causado muertes y han sembrado el miedo. Hay que añadir que el mayor número de víctimas de este terror yihadista se encuentra en los países de mayoría musulmana que temen todavía más las acciones criminales de los soldados del Estado Islámico.

Cada atentado con víctimas en una ciudad occidental provoca el miedo y el desconcierto en sus habitantes. Las muestras solidarias salen de las entrañas de la sociedad y llegan de todas las partes del mundo. Los gobiernos muestran inmediatamente su apoyo y se ofrecen para colaborar en combatir este tipo de terrorismo que se ha incubado en el interior de nuestras comunidades.

Las fuerzas de seguridad han actuado con rapidez y profesionalidad. Desde los Mossos al resto de efectivos de la Guardia Urbana y la Policía Nacional. Han hecho lo que debían y es lógico el agradecimiento de la población y de los poderes públicos a su labor. Pero hay que analizar, sin ninguna intención de pedir cuentas a nadie, por qué los terroristas adolescentes se habían reunido durante un año recibiendo instrucciones de un imán con sede en Ripoll que, según in­dicios de la policía, murió en la explosión de una casa en Alcanar. Los servicios de inte­ligencia han prevenido muchas acciones ­terroristas pero no detectaron la que pretendía convertirse en una matanza todavía más numerosa en Barcelona, en Cambrils y otros puntos concurridos del país en un día de agosto.

Estamos ante un problema global de grandes dimensiones, y es urgente que se trate globalmente y no se caiga en la instrumentalización política interna de una tragedia que ha causado tantos muertos y heridos. Europa debe decidir qué hacer con los yihadistas con ciudadanía europea después de haber combatido con el Estado Islámico en tierras de Oriente Medio y haber regresado posteriormente a sus domicilios habituales. Y más importante todavía es cómo se efectua este reclutamiento.

Se va a plantear nuevamente el debate entre libertad y seguridad como ocurrió a partir del 2001 en Estados Unidos y en Gran Bretaña, Francia, Italia y Alemania en los pasados años. En España estamos en el nivel cuatro que se va a reforzar con efectivos complementarios, lo que equivale a reconocer que se ha subido al cinco. Es fácil caer en tentaciones islamofóbicas cuando los autores de los muchos atentados en Occidente son de procedencia musulmana. Pero sería un grave error culpar a los más de cuatrocientos mil musulmanes residentes en Cataluña de participar en las matanzas.

Está muy bien que entidades musulmanas se manifiesten contra el atentado de la Rambla. Pero hay que pedir a la comunidad musulmana que se involucre colectivamente en la lucha contra los fanáticos y terroristas que nos perjudican a todos y también a los musulmanes que conviven entre nosotros. Los musulmanes tendrían que ser los más interesados en erradicar estos grupos de terror y colaborar con la policía si se detectan acciones sospechosas.

Los terroristas quieren destruir nuestra civilización y tenemos el derecho y el deber de defenderla si es atacada de forma tan absurda, indiscriminada y barbárica.

© FoixBlog

 Otros artículos que te pueden interesar
El pueblo sirio prefiere a Rusia antes que a Irán
El huracán María y el destino de Puerto Rico
¿Flexibilizar o liberar el trabajo?
Combatientes de Trinidad y Tobago dentro de ISIS
La justicia argentina sigue siendo poco confiable
AHORA EN PORTADA | Ver  
Alemania renueva su confianza en Angela Merkel por cuarta vez consecutiva
España: Un Estado, diecinueve economías
Argentina: Estudiantes formados en la anomia
Abierto el plazo para la presentación de proyectos a Capital Europea de la Navidad 2018
¿Flexibilizar o liberar el trabajo?
ARCHIVO
AGOSTO 2017

La confrontación es global

La fórmula canadiense

Ver posts de otros meses

JULIO 2017 (2 artículos)

JUNIO 2017 (9 artículos)

MAYO 2017 (10 artículos)

ABRIL 2017 (11 artículos)

MARZO 2017 (8 artículos)

FEBRERO 2017 (9 artículos)

ENERO 2017 (10 artículos)

DICIEMBRE 2016 (7 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (7 artículos)

OCTUBRE 2016 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (6 artículos)

AGOSTO 2016 (5 artículos)

JULIO 2016 (9 artículos)

JUNIO 2016 (5 artículos)

MAYO 2016 (5 artículos)

ABRIL 2016 (1 artículos)

MARZO 2016 (2 artículos)

FEBRERO 2016 (1 artículos)

ENERO 2016 (7 artículos)

DICIEMBRE 2015 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (6 artículos)

OCTUBRE 2015 (8 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (12 artículos)

AGOSTO 2015 (5 artículos)

JULIO 2015 (11 artículos)

JUNIO 2015 (11 artículos)

MAYO 2015 (10 artículos)

ABRIL 2015 (9 artículos)

MARZO 2015 (8 artículos)

FEBRERO 2015 (7 artículos)

ENERO 2015 (9 artículos)

DICIEMBRE 2014 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (3 artículos)

OCTUBRE 2014 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (7 artículos)

AGOSTO 2014 (5 artículos)

JULIO 2014 (1 artículos)

JUNIO 2014 (2 artículos)

MAYO 2014 (2 artículos)

ABRIL 2014 (1 artículos)

MARZO 2014 (3 artículos)

FEBRERO 2014 (3 artículos)

ENERO 2014 (3 artículos)

 EUROPA
El mapa del populismo de extrema derecha en Europa
Abierto el plazo para la presentación de proyectos a Capital Europea de la Navidad 2018
Radiografía del yihadismo en Europa
Musulmanes en Europa: ¿Es posible la integración?
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
¿Flexibilizar o liberar el trabajo?
Combatientes de Trinidad y Tobago dentro de ISIS
El pueblo sirio prefiere a Rusia antes que a Irán
Argentina: Estudiantes formados en la anomia
El huracán María y el destino de Puerto Rico

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Quiénes somos  /   Contactar  /    RSS