Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
24 MAYO 2017 | ACTUALIZADO 13:42
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
LLUIS FOIX

Demasiados días históricos
Los momentos históricos se nos echan encima día a día. Anunciamos tanta historia concentrada que perdemos el hilo conductor y las corrientes de fondo que justifican cuanto ocurre.
Actualizado 18 mayo 2017  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Lluis Foix   

Los momentos históricos se nos echan encima día a día. Anunciamos tanta historia concentrada que perdemos el hilo conductor y las corrientes de fondo que justifican cuanto ocurre. Hace un año David Cameron era primer ministro de Gran Bretaña y ninguna encuesta daba como vencedor a Donald Trump en las elecciones de noviembre pasado en Estados Unidos. Emmanuel Macron era ministro de Economía del gobierno del presidente François Hollande el verano pasado y nada hacía sospechar que hoy sería su sucesor en el Elíseo encabezando un partido nuevo que se ha precipitado en bautizar La Re­pública en Marcha (LRM). Mariano Rajoy estaba en fun­ciones inacabables desde diciembre del 2015 y consiguió, contra todo pronóstico, aumentar el número de diputados en las elecciones del mes de junio. Fue investido presidente dejando al partido socialista a la intemperie de sus propias contradicciones y riñas internas.

No estamos en la modernidad líquida de Bauman sino en la fugacidad y las imprevisiones que destrozan incluso las precipitadas predicciones de una tertulia de café. Carles Puigdemont era alcalde de Gerona hasta enero del 2016 y en un fin de semana fue investido presidente por la decisión personal de Artur Mas, que ahora quiere rehacer el camino y volver a presidir la Generalitat cuando esté habilitado judicialmente en unas próximas elecciones. Vana ambición. Los trenes no esperan y los carteros ya no llaman dos veces.

El mapa político nacional, europeo e internacional ha dado un vuelco en un año. Donald Trump asombra al mundo con sus tuits presidenciales y sus indiscreciones que comprometen la seguridad de su país y sus aliados. La primera visita al extranjero será a Arabia Saudí, Israel, el Vaticano, Bruselas y Taormina (Sicilia) para la cumbre del G-7. Los comienzos de un presidente americano no habían sido nunca tan desconcertantes.

La victoria de Emmanuel Macron ha sido inesperada. En un año en el que las democracias han sido agitadas por los extremismos, la confusión, los pesimismos y el miedo, un exbanquero de 39 años, sin partido consolidado, ni de izquierdas ni de derechas, ha recogido los temores de los franceses que querían frenar el populismo y la xenofobia de Marine Le Pen y ha levantado una hipotética bandera centrista para presidir Francia en los próximos cinco años.

No se podía ir más rápido. La primera vez que se sometía a la voz de las urnas era enviado directamente al palacio del Elíseo. El cambio siempre es positivo, inevitable cuando menos, excepto cuando es imposible controlar el volante. Parece como si el mundo democrático viajara a doscientos kilómetros por hora por carreteras comarcales con curvas.

El presidente Macron pasó casi todo el primer día de su mandato en Berlín para darse a conocer a Angela Merkel, que podría ser reelegida por cuarta vez en las elecciones de septiembre. El socialdemócrata y europeísta Martin Schulz no le ha hecho sombra en las tres elecciones regionales de las últimas semanas. Lo más probable y también lo más estable es la segunda gran coalición que se perfila en Berlín.

Macron tiene prisa para fijar posiciones antes de las legislativas de junio. Ha nombrado primer ministro a Édouard Philippe, de 46 años, alcalde de Le Havre, de joven al servicio del socialista Michel Rocard, fiel últimamente al conservador Alain Juppé, y que se ha presentado a sí mismo como “un hombre de derechas”. El ahora primer ministro Philippe escribía crónicas en Libération durante la campaña en las que decía, por ejemplo, que Macron, “es un joven tribuno adepto a un populismo desenfrenado que no asume nada pero lo promete todo, con la pasión de un conquistador adolescente y el cinismo de un veterano”.

Las trayectorias personales han entrado en el territorio de la posverdad, es decir, pueden ser todo lo erráticas y controvertidas que se quiera siempre y cuando se adapten a los relatos imperantes en cada momento. Es época de los listos más que de los inteligentes y honrados. La mentira se desenvuelve con mucha soltura entre las elites. No digo que no haya sido siempre así, lo que ocurre es que ahora es imposible controlar la gran masa crítica de información que no pasa por los filtros convencionales.

Un hecho merece ser resaltado de la elección de Macron. Me refiero al compromiso europeísta del nuevo presidente que es compartido por Angela Merkel y los socialdemócratas de Schultz. Francia, seguramente, para salir de su propia depresión y Alemania para no levantar una bandera solitaria en Europa con la tentación implícita de germanizarla. No importa quién es más fuerte sino de cómo parar los pies a los populismos de derecha y de izquierda, a la xenofobia, el euroescepticismo de los gobiernos de Hungría y Polonia y a la firmeza para negociar el Brexit ante la nacionalista Theresa May.

Publicado en La Vanguardia el 17 de mayo de 2017

 Otros artículos que te pueden interesar
Delito económico, la trampa en el camino
Evo Morales preocupa al sector privado boliviano
Ola progresista y corrupta en América Latina
Victoria envenenada de Pedro Sánchez
El caso Trump: el ruido y las nueces
AHORA EN PORTADA | Ver  
Evo Morales preocupa al sector privado boliviano
Bitcoin, a precio de oro
Exigen a España el cese de la venta de armas a Arabia Saudí e Irak
Manuel Quirós expone en la Fundación Iberoamérica Europa
¿La ciudad del futuro?
ARCHIVO
MAYO 2017

Victoria envenenada de Pedro Sánchez

Bombas de relojería en Internet

Demasiados días históricos

Deriva autoritaria de Trump

Un joven con prisa en Francia

Macron, un respiro para Europa

Un monumento para Talleyrand

Los políticos y el periodismo
ABRIL 2017

Crece la intolerancia

Nacionalistas y patriotas

Europa y los debates nacionales

La fragilidad de Theresa May

Confusión y lenguaje bélico

Equilibrio de miedos

Persecución de cristianos

Europa, garantía de libertades

El objetivo es derrocar a Assad

Gasear con armas químicas

Europa, entre Putin y Trump

Ver posts de otros meses

MARZO 2017 (7 artículos)

FEBRERO 2017 (9 artículos)

ENERO 2017 (10 artículos)

DICIEMBRE 2016 (7 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (7 artículos)

OCTUBRE 2016 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (6 artículos)

AGOSTO 2016 (5 artículos)

JULIO 2016 (9 artículos)

JUNIO 2016 (5 artículos)

MAYO 2016 (5 artículos)

ABRIL 2016 (1 artículos)

MARZO 2016 (2 artículos)

FEBRERO 2016 (1 artículos)

ENERO 2016 (7 artículos)

DICIEMBRE 2015 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (6 artículos)

OCTUBRE 2015 (8 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (12 artículos)

AGOSTO 2015 (5 artículos)

JULIO 2015 (11 artículos)

JUNIO 2015 (11 artículos)

MAYO 2015 (10 artículos)

ABRIL 2015 (9 artículos)

MARZO 2015 (8 artículos)

FEBRERO 2015 (7 artículos)

ENERO 2015 (9 artículos)

DICIEMBRE 2014 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (3 artículos)

OCTUBRE 2014 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (7 artículos)

AGOSTO 2014 (5 artículos)

JULIO 2014 (1 artículos)

JUNIO 2014 (2 artículos)

MAYO 2014 (2 artículos)

ABRIL 2014 (1 artículos)

MARZO 2014 (3 artículos)

FEBRERO 2014 (3 artículos)

ENERO 2014 (3 artículos)

 EUROPA
Movilizar la ilusión por una Europa unida
Gano Portugal, con una preciosa canción interpretada en portugués
Todo el poder para las empresas de gerencia pública
Los países en los que más rápido se crea una empresa
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Evo Morales preocupa al sector privado boliviano
Bitcoin, a precio de oro
Ola progresista y corrupta en América Latina
Maduro, el fascista empedernido
Delito económico, la trampa en el camino

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Quiénes somos  /   Contactar  /    RSS