Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
25 ABRIL 2017 | ACTUALIZADO 18:34
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
JAVIER PAZ GARCÍA

El agua: ¿Derecho humano?
Dar condiciones para que las empresas puedan proveer de agua a la población es la mejor forma de garantizar su suministro.
Actualizado 8 febrero 2017  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Javier Paz García   

Un derecho humano no es algo que el Estado otorga, sino al contrario es una libertad inherente al ser humano que el Estado no debería conculcar. Por ejemplo, la libertad de expresión es un derecho humano. Cada persona desarrolla sus propias ideas y pensamientos el Estado no debería castigar o prohibir el derecho de las personas para expresar tales ideas.

El agua no es un derecho humano, es un bien económico, que efectivamente es indispensable para vivir, pero que para obtenerse requiere de trabajo, al igual que requiere de trabajo hornear pan o cosechar trigo.

Para entender la diferencia entre en verdadero derecho humano y un bien económico, podemos imaginar este sencillo test: si una persona se traslada al medio de un desierto o a lo más inhóspito de una selva, sigue manteniendo su derecho a la libertad de expresión, es decir, el Estado no debe prohibirle expresarse donde sea que esté. El lugar donde viva no afecta en nada la libertad de expresión de esta persona y el Estado no necesita hacer nada adicional para garantizar tal derecho. En cambio si el agua fuera un derecho humano, como proclaman muchos, el Estado estaría en la obligación de llevarle agua a ese ermitaño (y a cada habitante dentro de su territorio) donde sea que se encuentre, a construirle pozos, hacer canales y asegurarse que no le falte el líquido vital. Imagine que la inversión necesaria para llevarle agua a este único ermitaño fuera de 1 millones de dólares anuales: por supuesto que sería absurdo hacerlo. Aunque entre los derechos que tenemos los seres humanos está el de elegir donde vivir, y por tanto si alguien quiere vivir en el desierto, el Estado no debería prohibirlo, esto no significa que el Estado deba procurarle el sustento o proveerle agua potable.

Es indudable que el agua es prioritaria para la vida, pero eso no la convierte en un derecho humano; es un bien económico que requiere de inversiones y de trabajo, al igual que el pan, la carne o las verduras. No garantizamos el pan, la carne o las verduras declarándolas “derechos humanos”, sino generando condiciones para que hayan panaderos, carniceros y agricultores. Dar condiciones para que las empresas puedan proveer de agua a la población es la mejor forma de garantizar su suministro. Hacerla un “derecho humano” y ponerla en manos del Estado es la mejor forma de lograr su escasez.

© Libertad.org

 Otros artículos que te pueden interesar
Brasil: La corrupción "más grande del mundo"
Problemas a enfrentar en Argentina: cambiario y de gasto público
Egipto: los cristianos denuncian el odio que se estimula en su contra en escuelas y mezquitas
¿Se viene la Tercera Guerra Mundial?
¿Revertir el Brexit?
AHORA EN PORTADA | Ver  
Brasil: La corrupción "más grande del mundo"
Coyuntura Económica: cobrando impulso pero con riesgos
Kibera, el escaparate de la pobreza en Kenia
¿Impulsará la digitalización la edición de libros en España?
La verdad, aliada del debate civilizado
ARCHIVO
MARZO 2017

Derechos Humanos como vía de control social

Ver posts de otros meses

FEBRERO 2017 (1 artículos)

DICIEMBRE 2016 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (2 artículos)

OCTUBRE 2016 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (1 artículos)

AGOSTO 2016 (1 artículos)

JUNIO 2016 (1 artículos)

MAYO 2016 (2 artículos)

ABRIL 2016 (3 artículos)

ENERO 2016 (1 artículos)

DICIEMBRE 2015 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (4 artículos)

OCTUBRE 2015 (4 artículos)

AGOSTO 2015 (2 artículos)

JULIO 2015 (5 artículos)

JUNIO 2015 (3 artículos)

MAYO 2015 (2 artículos)

ABRIL 2015 (4 artículos)

MARZO 2015 (4 artículos)

FEBRERO 2015 (3 artículos)

ENERO 2015 (3 artículos)

DICIEMBRE 2014 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (4 artículos)

OCTUBRE 2014 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (4 artículos)

AGOSTO 2014 (5 artículos)

JULIO 2014 (4 artículos)

JUNIO 2014 (4 artículos)

MAYO 2014 (5 artículos)

ABRIL 2014 (3 artículos)

MARZO 2014 (2 artículos)

FEBRERO 2014 (2 artículos)

ENERO 2014 (1 artículos)

DICIEMBRE 2013 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (3 artículos)

OCTUBRE 2013 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (2 artículos)

AGOSTO 2013 (3 artículos)

JULIO 2013 (2 artículos)

MAYO 2013 (1 artículos)

ABRIL 2013 (2 artículos)

MARZO 2013 (2 artículos)

FEBRERO 2013 (1 artículos)

ENERO 2013 (1 artículos)

DICIEMBRE 2012 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (2 artículos)

OCTUBRE 2012 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (4 artículos)

AGOSTO 2012 (4 artículos)

MARZO 2008 (1 artículos)

 
¿Cuánto cuesta producir un teléfono móvil?
¿Se viene la Tercera Guerra Mundial?
España, cuarto país con el trayecto más rápido al trabajo
Los falsos demócratas
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Egipto: los cristianos denuncian el odio que se estimula en su contra en escuelas y mezquitas
Brasil: La corrupción "más grande del mundo"
¿Caerá Nicolás Maduro?
¿Guerra con Corea del Norte?
Elecciones en Francia: la fragilidad de la Quinta República

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Quiénes somos  /   Contactar  /    RSS