Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Háganos su página de inicio  Háganos Añadir a favoritos 
Publicidad   |   Cartas al Director    |    Suscríbete a nuestro boletín    |   El Tiempo  
Las noticias del mundo con información de titulares de actualidad. Tu diario digital eldiarioexterior.com Las noticias del mundo con información de titulares de actualidad. Tu diario digital eldiarioexterior.com
Lunes, 25 de mayo de 2015 |
  Año 12 / Número 4.131                Editor: Pablo Izquierdo Juárez
  
GORKA LABARGA

El fin del actual modelo laboral
Se acepte o no, una de las consecuencias de la crisis económica será la reformulación del actual modelo de relaciones laborales. Y esto sucederá por encima de las políticas desarrolladas por los gobiernos, las protestas de los agentes sociales o la reticencia al cambio entre las empresas y los trabajadores.
Actualizado 13 octubre 2012  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 0
Gorka Labarga   
El modelo de relaciones laborales existente hoy en España en particular y en gran parte de Europa en general está obsoleto y sus posibilidades de adaptación a las necesidades actuales son poco más que una quimera. El hecho es que nuestro paradigma ha sido un digno heredero del creado en la Alemania guillermina por Otto von Bismarck. El viejo canciller prusiano ideó un modelo jerárquico, rígido, que evocaba a una organización militar. De hecho, parte de nuestro actual vocabulario laboral tiene un origen castrense, como, por ejemplo, las brigadas de trabajadores o la segmentación por funciones o tareas agrupadas por divisiones, tal y como antaño el general von Moltke fraccionó a sus ejércitos en dirección a París en la guerra de 1870 contra Francia.

Incluso el actual sistema de ascensos y retribuciones, en donde se valora en exceso la antigüedad en el puesto y no tanto criterios como la eficiencia, la eficacia, la productividad o la implicación, es deudor de las teorías del trabajo existentes en el II Reich. En este sentido, no debe olvidarse que los junkers prusianos presionaron para que las fábricas siderúrgicas y metalúrgicas existentes en el país aumentasen su producción de armamento. La economía y las fuerzas productivas alemanas fueron puestas al servicio de la causa militar. Siendo así, ¿por qué no gestionar y organizar sus recursos humanos como si, efectivamente, estuvieran en guerra?

El modelo de Bismarck tuvo sus aciertos y sus debilidades. Constituyó el primer gran intento de organizar la estructura laboral y la fuerza de trabajo de un país. Concedió un gran poder y pingües beneficios a los empresarios pero el llamado Canciller de Hierro supo también granjearse el apoyo entre las clases trabajadoras implantando un sistema de seguridad social que, a pesar de su carácter primitivo y de las críticas que suscitó, provocó la envidia de buena parte del proletariado europeo. En honor a la verdad, debe recalcarse que la mayoría de los sistemas de protección social existentes en el mundo son un híbrido originado a partir de los, respectivamente, creados por el estadista sajón nacido en Schönhausen y por el británico William Beveridge, autor del conocido informe titulado Social Insurance and Allied Services, embrión teórico de lo que luego se denominaría el Estado del Bienestar.

El hecho es que este modelo de relaciones laborales ha encontrado su fin, completamente superado por conceptos definidos por la globalización de los mercados y la implantación, imparable, de las nuevas tecnologías. Por ello, intentar su conservación, al precio que sea, es algo contra natura. Frente a la rigidez en las organizaciones, hoy se precisa flexibilidad. Ante las estructuras jerárquicas, las empresas necesitan horizontalidad y trabajadores autónomos que trabajen por proyectos. Y contra elementos cuantitativos como la cifra de producción o la tasa de fallos, se busca la innovación o la eficiencia, es decir, lo cualitativo.

Se acepte o no, una de las consecuencias de la crisis económica será la reformulación del actual modelo de relaciones laborales. Y esto sucederá por encima de las políticas desarrolladas por los gobiernos, las protestas de los agentes sociales o la reticencia al cambio entre las empresas y los trabajadores.
 
Gorka Labarga es consultor organizacional y TIC. También ejerce como formador. Es autor del libro Ideas para la prensa digital.
 Otros artículos que te pueden interesar
¿Quién es el homicida?
Las últimas medidas de urgencia estudiadas por la UE –de tipo militar– aumentarán los muertos.
¿Qué países prefieren el capitalismo?
Una encuesta planetaria de Pew Research Center pregunta a distintas sociedades si están de acuerdo en que a la mayoría le va mejor en una economía de libre mercado aunque algunos sean ricos y algunos pobres. Las respuestas permiten sacar conclusiones llamativas.
Los riesgos del periodismo
Lidiar con el secretismo viene a ser tan arduo como evadir a la policía política, escribir tuits a ciegas o acostumbrarse al oportunismo y al silencio de tantos colegas.
España: El inevitable cambio
El domingo por la noche será la hora de ajustar cuentas con los sondeos y los que los han confeccionado.
Cuba: así se logran objetivos
El Papa visitará la isla entre el 19 y el 22 de septiembre, dentro de una gira que incluye a EE.UU
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de eldiarioexterior.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Eldiarioexterior .com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
AHORA EN PORTADA | Ver  
¿Qué países prefieren el capitalismo?

Una encuesta planetaria de Pew Research Center pregunta a distintas sociedades si están de acuerdo en que a la mayoría le va mejor en una economía de libre mercado aunque algunos sean ricos y algunos pobres. Las respuestas permiten sacar conclusiones llamativas.
¿Quién es el homicida?

Las últimas medidas de urgencia estudiadas por la UE –de tipo militar– aumentarán los muertos.
Elogio de la incertidumbre

La culpa es de la certeza. El fanatismo violento de los yihadistas surge de la convicción absoluta de que ellos saben cuál es el Dios verdadero y no tienen la menor duda de que cumplen al pie de la letra las órdenes que les transmite su libro sagrado, el Corán.
ARCHIVO
Ver posts de otros meses

FEBRERO 2013 (1 artículos)

ENERO 2013 (1 artículos)

DICIEMBRE 2012 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (1 artículos)

OCTUBRE 2012 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (3 artículos)

AGOSTO 2012 (4 artículos)

JULIO 2012 (1 artículos)

 ESPAÑA
España: El inevitable cambio
El domingo por la noche será la hora de ajustar cuentas con los sondeos y los que los han confeccionado.
España: Habrá que gobernar con pactos
La complejidad es una de las constantes sociales de los sistemas que aspiran a ser libres.
Europa ya no quiere forasteros cuando ya no los necesita
Europa ha reaccionado con carácter de urgencia al drama de los inmigrantes que pierden la vida al cruzar el Mediterráneo para alcanzar Europa. Han aprobado el despliegue de una fuerza naval para combatir a los traficantes de gente desesperada.
España: Los puentes del respeto
Las encuestas presagian la dificultad de gobernar en muchos grandes municipios a partir del 24 de mayo. También en comunidades autónomas.
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Elogio de la incertidumbre
El Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela en una encrucijada
Cómo en 60 años se construye y se destruye un país
Reino Unido: el laberinto de la identidad
Los peligros del populismo liberal

© El Diario Exterior - C/ Serrano 59, 5ª Izquierda, 28006, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Quiénes somos  /   Contactar  /    RSS