Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
24 MAYO 2017 | ACTUALIZADO 13:40
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
LLUIS FOIX

Crece la intolerancia
Hay mucha gente enfadada con los políticos.
Actualizado 30 abril 2017  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Lluis Foix   

Tanto es así que los políticos clásicos y sus partidos están siendo desplazados por una generación nueva que se aparta de los partidos tradicionales, los de la centralidad, que han protagonizado progreso, libertad y paz social en el mundo occidental durante los últimos setenta años.

Ahora hace un año, un promotor inmobiliario que había ganado en otros cuatro estados las primarias del partido republicano lo expresaba así: la gente está muy enfadada. Con este mensaje simple y contundente, enviado por twitter, el multimillonario Donald Trump ganaría las elecciones y hoy es el presidente del país más poderoso del mundo.

Es paradójico que un hombre de las elites económicas de Manhattan conquistara a los conservadoras sociales, a los rurales y a los más necesitadas del país como campeón de la lucha contra las clases dirigentes. Trump no era político y nunca había sido elegido para nada. Hillary Clinton no tenía la fortuna de Trump pero fue percibida como representante de la política de Washington y de las corrupciones que tradicionalmente se han paseado por los pasillos del poder en el Capitolio, la Casa Blanca y los lobbies que circulan por la capital.

Trump jugó a la contra en todo y contra todos. Los del Brexit hicieron lo mismo. Y ganaron. En Europa y en Estados Unidos la desilusión a corto plazo frente a los políticos tradicionales ha acelerado la hostilidad hacia los sistemas políticos. Algo ha fallado. Se apuntan causas como la desigualdad en las rentas, la crisis financiera y los efectos de la globalización que ha creado mucha riqueza en todo el mundo pero ha sido mal distribuida.

El resultado es que las sociedades se han dividido, se han empatado consigo mismas, y la brecha entre izquierdas y derechas se ha engrandecido entre los partidos, los ciudadanos y las familias. Ha crecido la intolerancia y el desprecio al adversario. Los partidos políticos son imprescindibles para el buen funcionamiento de la democracia representativa.

Lo que ocurre es que son los partidos los que han cambiado. Con programas nuevos, con personajes distintos, con un mensaje simple y repetitivo de ir en contra de todo y de todos. El momento es de un cambio de dimensiones desconocidas. Nos encontramos en un periodo de transición en espera de que los que ahora dicen no a todo vayan cambiando de criterio cuando sean ellos los que gobiernen o sean imprescindibles para formar gobiernos.

Donald Trump no esperaba que ser presidente fuera tan complicado. Los británicos dicen ahora en las encuestas que no acertaron en votar mayoritariamente a favor del Brexit. Todo revolucionario es un conservador en potencia. Cuando llega a gobernar procura retener el poder y se convierte en un político clásico que pretende conservar lo único que le importa que es mandar.

© Foixblog

 Otros artículos que te pueden interesar
Delito económico, la trampa en el camino
Evo Morales preocupa al sector privado boliviano
Ola progresista y corrupta en América Latina
Victoria envenenada de Pedro Sánchez
El caso Trump: el ruido y las nueces
AHORA EN PORTADA | Ver  
Evo Morales preocupa al sector privado boliviano
Bitcoin, a precio de oro
Exigen a España el cese de la venta de armas a Arabia Saudí e Irak
Manuel Quirós expone en la Fundación Iberoamérica Europa
¿La ciudad del futuro?
ARCHIVO
MAYO 2017

Victoria envenenada de Pedro Sánchez

Bombas de relojería en Internet

Demasiados días históricos

Deriva autoritaria de Trump

Un joven con prisa en Francia

Macron, un respiro para Europa

Un monumento para Talleyrand

Los políticos y el periodismo
ABRIL 2017

Crece la intolerancia

Nacionalistas y patriotas

Europa y los debates nacionales

La fragilidad de Theresa May

Confusión y lenguaje bélico

Equilibrio de miedos

Persecución de cristianos

Europa, garantía de libertades

El objetivo es derrocar a Assad

Gasear con armas químicas

Europa, entre Putin y Trump

Ver posts de otros meses

MARZO 2017 (7 artículos)

FEBRERO 2017 (9 artículos)

ENERO 2017 (10 artículos)

DICIEMBRE 2016 (7 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (7 artículos)

OCTUBRE 2016 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (6 artículos)

AGOSTO 2016 (5 artículos)

JULIO 2016 (9 artículos)

JUNIO 2016 (5 artículos)

MAYO 2016 (5 artículos)

ABRIL 2016 (1 artículos)

MARZO 2016 (2 artículos)

FEBRERO 2016 (1 artículos)

ENERO 2016 (7 artículos)

DICIEMBRE 2015 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (6 artículos)

OCTUBRE 2015 (8 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (12 artículos)

AGOSTO 2015 (5 artículos)

JULIO 2015 (11 artículos)

JUNIO 2015 (11 artículos)

MAYO 2015 (10 artículos)

ABRIL 2015 (9 artículos)

MARZO 2015 (8 artículos)

FEBRERO 2015 (7 artículos)

ENERO 2015 (9 artículos)

DICIEMBRE 2014 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (3 artículos)

OCTUBRE 2014 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (7 artículos)

AGOSTO 2014 (5 artículos)

JULIO 2014 (1 artículos)

JUNIO 2014 (2 artículos)

MAYO 2014 (2 artículos)

ABRIL 2014 (1 artículos)

MARZO 2014 (3 artículos)

FEBRERO 2014 (3 artículos)

ENERO 2014 (3 artículos)

 
Bitcoin, a precio de oro
Bombas de relojería en Internet
Las aplicaciones más rentables de la inteligencia artificial
¿La ciudad del futuro?
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Evo Morales preocupa al sector privado boliviano
Bitcoin, a precio de oro
Ola progresista y corrupta en América Latina
Maduro, el fascista empedernido
Delito económico, la trampa en el camino

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Quiénes somos  /   Contactar  /    RSS