Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Háganos su página de inicio  Háganos Añadir a favoritos 
Las noticias del mundo con información de titulares de actualidad. Tu diario digital eldiarioexterior.com Las noticias del mundo con información de titulares de actualidad. Tu diario digital eldiarioexterior.com
Miércoles, 23 de abril de 2014 |
  Año 11 / Número 3.734                Editor: Pablo Izquierdo Juárez
  
La injuria gratuita a Simón Bolívar
"...me temo que Armas Marcelo, a diferencia de un Madariaga, dista de bucear en archivos, psicología y literatura, para quedarse con lo superficial."
Actualizado 19 febrero 2012  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 2
Carlos Goedder   

España destaca en el mundo hispanoamericano por su disponibilidad de publicaciones culturales. Es más, los medios impresos españoles habrían de buscar un liderazgo regional en el campo intelectual.

Por ello ha resultado sorpresivo que una publicación habitualmente seria como ABC Cultural haya dado destaque a un artículo bastante desafortunado hecho por D. J.J. Armas Marcelo y publicado el 18 de febrero de 2012.

En ese material, el mencionado autor comenta sus experiencias más recientes en lecturas. Lo cierra con una frase infeliz, propia de esnobismo y frivolidad: “Y no como ahora que, con un Montecristo especial en la boca, duermo al sol en la punta de South Beach, Miami, Florida”. En fin, un cierre desafortunado e innecesario consumo de espacio.

Al margen de las peripecias bajo el sol en Florida, lo que me sorprendió es su comentario sobre una novela publicada en torno a la figura de Simón Bolívar. Con la impunidad de una conversación al tomarse unas copas entre amigos, esta es la reflexión que asoma el Sr. Armas Marcelo al publicar en ABC Cultural el 18 de febrero de 2012:

“Me traje a Miami, hasta donde vine a cumplir una entrevista con el Herald y otros periódicos (a cuenta de mi novela sobre Miranda), algunos de estos hermosos y espléndidos libros literarios [sic], empezando por La carroza de Bolívar, de Evelio Rosero (Tusquets). Bolívar aparece en esta novela tal cual en realidad, sin la sacralización a la que nos tiene acostumbrados la historiografía oficial y la insaciable ‘chavitud’ del régimen venezolano. Cruel y satrapoide [sic], autoritario, paranoico, ansioso, dictatorial. Así lo dibuja Rosero, como lo dibujó Pancho Herrera Luque en el estudio psiquiátrico que hizo sobre el famoso Libertador.

En las redes sociales de Venezuela y el Caribe se incendian por fin las discusiones sobre el Libertador intocable y ahora regresa la marea revisionista, con no ser eso exactamente la novela de Rosero, sino una demostración del talento verbalmente mágico del colombiano, que aquí llega hasta el momento a su punto culminante. Digo magia verbal, porque Rosero pertenece a esa clase de escritores que creen que la palabra construye la imagen, y la imagen, la literatura.

No es Rosero un palabrero, un tipo excesivo en el uso de malabarismos y verborreas para llenar páginas, sino todo lo contrario: es un escritor con cierto barroquismo, porque sabe que el Barroco es necesario a ciertas literaturas. A la suya, desde luego. Léanlo y diviértanse: No todo Bolívar es libertad, sino poder y, a ser posible, poder absoluto”.

Luego el trabajo del Sr. Armas Marcelo sigue con un comentario sobre otras dos obras.

Puede que incluso me digne a invertir dinero en el trabajo de este Sr. sobre Francisco de Miranda (1750-1816), el único personaje de quien se tiene noticia que haya participado en las tres grandes revoluciones políticas con que se abre la Edad Contemporánea: la Independencia Estadounidense, la Revolución Francesa y la Revolución Independentista Hispanoamericana. Es más, quizás hasta lea a Rosero. Mas antes, unas breves reflexiones.

Primero, la gran ofensa de confundir al régimen chavista con Simón Bolívar. Los ciudadanos que viven en Venezuela tienen un gran problema: sólo han entrado a la historia universal en un lapso, 1810-1830, cuando protagonizan la gesta independentista Miranda (quien fracasó en ella rotundamente), Bolívar y Sucre. Los tres son sobrehumanos, casi de leyenda. El primero muere preso y el tercero asesinado. Bolívar fallece de tuberculosis y es el más conocido mundialmente. La revista Life lo eligió el personaje número 25 entre los más influyentes del milenio pasado. Bajo el liderazgo de este venezolano se independizan del Absolutismo Borbónico Español de Fernando VII nada más y nada menos que las actuales Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y Panamá. Luego, cada régimen político de cualquier cuño en Venezuela ha intentado reflejarse en el guerrero quien además fue político y estadista, con una convulsionada biografía personal.

La tiranía actual de Hugo Chávez ha abusado tanto de la figura de Simón Bolívar, al colmo de profanar su tumba, que quizás haya despertado una asociación mental entre “chavismo” y “bolivarianismo”. Si Chávez triunfa en esa sinonimia, se le estaría concediendo la mayor victoria a su desastroso régimen, enemigo de libertad, democracia, justicia, derechos humanos y seriedad administrativa. Bolívar previno contra sujetos como Chávez y luchó precisamente contra el tipo de absolutismo que Chávez encarna.

Si alguien analiza seriamente a Bolívar, verá que nunca fue enemigo de España, sino de su absolutismo. Así lo aseveró incluso el maestro de Bolívar, Simón Narciso Rodríguez. En la lucha contra la tiranía de Fernando VII estuvieron hispanoamericanos de las colonias y la península. Es más, gracias a que Riego se insubordina contra el Rey, se abrevia una contienda sangrienta como fue la independencia andina. Así que es miope quien vea a Bolívar como enemigo de España. Lo era de una España plagada de Inquisición, mercantilismo, restricciones al librepensamiento, irrespeto a la propiedad y trabas para el desarrollo económico y político.

¿Claroscuros en Bolívar? Se han señalado desde el Siglo XIX. Bolívar es un Bonaparte sin corona. Pertenece al género de héroes propios del romanticismo liberal. Bajo la perspectiva de estos liberales, la democracia era un régimen indeseable. Se desconfiaba de las mayorías y se creía a la gente inmadura para vivir democráticamente. Sí que se les reconocía libertad económica y derechos personales, mas se desconfiaba de un gobierno electo por las urnas. Napoleón vivió la Revolución Francesa, vio sus excesos y se hizo Emperador. Bolívar se inspiró en Napoleón, renunció a la Corona mas se erigió en Dictador y propuso un modelo Constitucional que aún provoca recelo entre sus admiradores. Voy entendiendo más a Bolívar mientras más leo sobre liberalismo. En los juicios más drásticos se considera que El Libertador muere en Perú en 1825 y allí nace el Dictador. Mas su dictadura fue simplemente una conjunción de poderes extraordinarios y un afán por la unidad entre Venezuela, Cundinamarca y Quito en la entonces llamada Gran Colombia, soñando unirlas con Perú y la naciente Bolivia. Distó de ser el régimen bolivariano la suma de irrespetos al individuo, a las minorías, la injusticia y desvalorización de la vida humana que ha sido Chávez. Fue una forma de entender la libertad, propia del Romanticismo.

En el bicentenario de la Independencia Hispanoamericana habrá quien querrá rescatar el lado oscuro de Bolívar. ¿Lo hubo? Indudablemente. Quien tiene éxito en una empresa sobrehumana cede en terrenos en los que nos sentimos grandes los pequeños. Se minimizan ciertos afectos – Bolívar nunca formó una familia propia en su vida adulta -, se tiene cierto desapego con el dinero que a algunos es tan indispensable, se va frontalmente contra rivales – Manuel Piar – y se va contra convenciones sociales. Si el Sr. Armas Marcelo hizo un trabajo sobre Miranda serio, habrá encontrado que Bolívar, de alguna forma discípulo de Miranda, arresta a este último; sólo que distó de ser para entregarlo a la Corona Española, como sí hicieron los secuaces en tal fechoría, sino por considerar que Miranda había capitulado ante España prematuramente y se preparaba a huir de Venezuela. Eso lo señala Francisco Herrera Luque, el mejor escritor en narrativa histórica venezolana, a quien confianzudamente Armas Marcelo trata de “Pancho”. Y ciertamente es un episodio oscuro. En esa “Primera República” que muere en 1812, Bolívar tiene su nádir, como señala un español que sí estudió con seriedad y erudición a El Libertador: Salvador de Madariaga. Bolívar pierde Puerto Cabello por una traición, donde está el arsenal de la República, Miranda se rinde entonces y Bolívar detiene el exilio de Miranda. Y es que Bolívar, como Bonaparte, era incapaz de perdonar eso: rendirse. Ante la adversidad, lo cual identifica Herrera Luque en su único ensayo psicológico sobre Bolívar – “Bolívar de Carne y Hueso”, el cual es un brevísimo artículo para una revista -. Todo lo demás en Herrera Luque es narrativa. Así que me temo que Armas Marcelo, a diferencia de un Madariaga, dista de bucear en archivos, psicología y literatura, para quedarse con lo superficial. Si algo tuvo Bolívar y es profundamente hispano, es su afán por persistir, contra toda posibilidad o creencia favorable. Y sólo así pudo El Libertador entrar en la historia, venciendo una sucesión de dolorosos fracasos, incluyendo el desbaratamiento en que cayó su soñada unión andina.

En suma, quien quiera buscar las debilidades de un gran hombre tiene terreno abundante para hacerlo. Seguirá el ejemplo que dan revistas del corazón y la farándula. Sólo pocos emprenden el camino de hacer una crítica seria. La apología y demagogia también son relativamente sencillas. En ambos planos se puede caer en el ridículo.

Sería afortunado si los liberales hispanoamericanos respaldan a Bolívar. Después de todo, El Libertador vivió en España y su esposa por ocho meses fue una madrileña (Bolívar fue huérfano antes de los 10 años y viudo antes de los 20). Sería un enfoque feliz. Porque hay algo doloroso, terriblemente doloroso en la historia hispana. Se carece de personajes gloriosos. Sí, es algo terriblemente duro. Medítese por unos minutos qué gran guerrero o estadista hispanoamericano viene a la mente al hablar de Historia Universal. En el caso español, haciendo de tripas corazón, se puede hallar a Hernán Cortés – si entendemos que fue fundamentalmente el propiciador de una guerra civil entre indígenas -, a Sebastián Elcano – quien sí dio la vuelta al mundo y no Magallanes, quien murió en el intento- y quizás Carlos III… ¿Quién más? Si alguien dice Felipe II, la verdad que tiene una percepción histórica limitada. Este monarca llevó a la bancarrota a España, aún siendo dueño de un imperio donde “no se ponía al Sol”. Fue paladín de un fanatismo religioso que condujo al Imperio Español a la ruina, con represión obstinada hacia los Países Bajos, el desastre de la Armada Invencible, la incapacidad para forjar un buen heredero y el desvío de recursos económicos hacia desvaríos como ese Palacio de El Escorial tan lúgubre a ojos de Schiller y quienes construyeron la “Leyenda Negra” española. En la historia española no hay rastros de un Napoleón, un Washington, un Garibaldi, un Lincoln o un Wellington. Es la verdad. La cultura represiva española, hacia la que hay que dirigir los ojos para entender el fracaso liberal en suelo hispanoamericano, es brutal. La envidia, la burocracia, el estatalismo, la intolerancia y la represión hacen que los escasos españoles universales en el mundo artístico, científico y deportivo, acaben recibiendo un brutal castigo por sus coterráneos y muchos culminen en la hoguera o el exilio –Considérese al propio Madariaga, a Casals, a Servet y hasta el caso de que los propios españoles protestaron contra el primer premio Nobel de su tierra, José Echegaray-. En lugar de emprenderla contra Bolívar, que los ojos sean críticos hacia la tiranía y la pequeñez mental, que tienen sus epítomes en un Chávez, un Fernando VII, un Franco, un Perón o un Pablo Escobar.

Así que me temo que el Sr. Armas Marcelo desperdicia un espacio en un medio impreso reconocido. Sus andanzas en Miami nos tienen sin cuidado y si quiere contarnos sus lecturas, que sea con ojos críticos y lejos de la banalidad propia del diletante. Es inexacto, inverosímil y desafortunado. Si al menos hubiese entrado en su terreno, sobre la traición de Bolívar a Miranda, habría tenido un tema fértil para un debate. Por demás, Miranda, más un héroe de la Ilustración que del Romanticismo, fue esencialmente un erudito, un gran publicista y quizás el hispanoamericano más universal de su tiempo. Mas ni remotamente el Precursor hubiera logrado la Independencia. Esa es la cruda realidad. Miranda fracasaba en seducir a la plebe, algo que sí lograba, aunque sea paradójico, un hombre de origen acaudalado como Bolívar, quien sí fue capaz de ganar simpatía y respaldo entre gente fundamentalmente inculta como llaneros, caudillos regionales, pardos y esclavos. Y no en vano desconfiaba de sus socios de armas, como Páez y Santander, quienes sí acabaron construyendo sus minúsculas hegemonías y ni por asomo entran en un compendio de historia universal.

El libro del Sr. Armas Marcelo sobre Miranda tiene por título La Noche que Bolívar traicionó a Miranda. Es publicado por Edhasa,  en 2011. El autor tiene la decencia de evitar publicidad sobre su libro. Quizás me anime a comprarlo. Y es que debe llevar a la palestra pública lo que uno ha investigado y meditado sesudamente. El Sr. Armas Marcelo tiene vasta obra y hasta un libro dedicado a Vargas Llosa. Es doloroso ver el talento desmerecerse en un escrito desafortunado y unos modales más propios de dandy “mayamero” latinoamericano que del pensador serio que el Sr. Armas Marcelo seguramente es. 

Carlos Goedder
carlosurgente@yahoo.es
www.carlosgoedder.com
Madrid, 18 de febrero de 2012

 Otros artículos que te pueden interesar
Violencia y discurso público
Bajo el título "Apuntes en torno al origen antropológico de la violencia en Cuba", la mordaz analista hurga en los antecedentes históricos y culturales del fenómeno. Nuestro propio recorrido nacional, hecho "a sangre y fuego", no ayuda mucho a la hora de promocionar actitudes como el pacifismo, la concordia y la conciliación
Visión bélica del gobierno y destrucción de riqueza
El kirchnerismo ha sumergido al país en una guerra de todos contra todos. De una guerra nunca surge riqueza
Cuba: Alamar y el Hip-Hop
Alamar, a pesar de sus minusvalías urbanísticas, ha sido el hervidero de un género musical vibrante y contestatario: el hip-hop. En su anfiteatro se dieron algunos de los más memorables conciertos alternativos que se recuerdan en la Isla.
Estos sí son héroes
En lo que va del 2014 ya van 10 periodistas, 3 colaboradores y 3 net-ciudadanos muertos, además de 163 periodistas, 14 colaboradores y 165 net-ciudadanos encarcelados, según Reporteros sin Fronteras.
Cuba se ha apoderado de Venezuela
Aunque parezca mentira, Cuba manda en Venezuela. No los venezolanos. Cuba, o sea los Castro. Rigurosamente así. Esto es presumiblemente lo que se quiere decir, en rigor, con la noción que está sembrando activamente la izquierda radical regional de la "Patria Grande"
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de eldiarioexterior.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Eldiarioexterior .com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.


jose luis moran
22/02/2012
Simón Más Bueno que Malo.
Sin entrar en calificaciones, la mayoría de los luchadores por las libertades cometen excesos. En la carta por antecedentes Bolivar se ganó un puesto en la historia, si el asesino alemán tiene admiradores(hitler), nada es extraño que a Bolívar aún con aciertos y errores lo ataquen, es razonable pero, que esta gente chavista de la peor clase, crea que Chávez pueda compararse al libertador, tremenda ofensa a la familia de él y a la propia historia venezolana. Errores políticos van de la mano con la forma de gobernar, los pueblos necesitan en determinados momentos algo de ese masoquismo que llevan adentro, porque el líder asimiló el comportamiento de la época y lo usó para avanzar en los objetivos, todos sabemos que Bolívar no fué un santo, digan lo digan el pedestal lo tiene ganado, ningún trabajo es fácil y, ese de caminar por medio continente fue tremendo.
El Gaucho
21/02/2012
Bolivar no fue ningun heroe.
Simon Bolivar fue retratado en toda su miseria por Carlos Marx en su biografia de Bolivar. Cobarde, traidor, autoritario, leer con desapasionamiento y buscando la verdad sobre este siniestro personaje que pretendio perpetuarse en el poder, que fue segregacionista acuñando el peyorativo termino de ´´pardocracia´´. No ensalsemos a quien traiciono a Miranda entregandolo vilmente a los españoles....
AHORA EN PORTADA | Ver  
Argentina: Una encrucijada entre dirigencia y sociedad

No existe un medidor de grados de corrupción pero estos avales de la Presidente a funcionarios manchados con dinero y con sangre, la sitúan a ella como la mandataria más corrupta de las últimas décadas.
Estos sí son héroes

En lo que va del 2014 ya van 10 periodistas, 3 colaboradores y 3 net-ciudadanos muertos, además de 163 periodistas, 14 colaboradores y 165 net-ciudadanos encarcelados, según Reporteros sin Fronteras.
¿Es Turquía la próxima en enfrentarse a la amenaza de Al-Qaeda?

Durante décadas los príncipes saudíes han inyectado liquidez a las arcas de grupos fundamentalistas y eventualmente a las de al-Qaeda, siendo inmunes a las críticas del mundo exterior.
ARCHIVO
ABRIL 2014

"La Carujada" a doscientos años de la Independencia Hispanoamericana

Cheo Feliciano, obituario y hasta siempre

Semblante personal de Rómulo Betancourt
MARZO 2014

¿Qué puede aprender Venezuela del 11 de abril de 2002?

Chávez, un año después

Entendiendo un siglo de declive argentino

Ver posts de otros meses

FEBRERO 2014 (6 artículos)

ENERO 2014 (4 artículos)

DICIEMBRE 2013 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (3 artículos)

OCTUBRE 2013 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (1 artículos)

AGOSTO 2013 (2 artículos)

JULIO 2013 (5 artículos)

JUNIO 2013 (4 artículos)

MAYO 2013 (4 artículos)

ABRIL 2013 (4 artículos)

MARZO 2013 (4 artículos)

FEBRERO 2013 (5 artículos)

ENERO 2013 (2 artículos)

DICIEMBRE 2012 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (3 artículos)

OCTUBRE 2012 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (4 artículos)

AGOSTO 2012 (3 artículos)

JULIO 2012 (5 artículos)

JUNIO 2012 (2 artículos)

MAYO 2012 (2 artículos)

ABRIL 2012 (4 artículos)

MARZO 2012 (4 artículos)

FEBRERO 2012 (6 artículos)

JULIO 2011 (1 artículos)

MAYO 2011 (1 artículos)

DICIEMBRE 2010 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (1 artículos)

FEBRERO 2009 (1 artículos)

ENERO 2009 (1 artículos)

LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Cuba se ha apoderado de Venezuela
Volver a espiar a Rusia
Brasil: ¿Está Dilma en peligro?
Dónde se vive mejor o peor en América Latina
"La Carujada" a doscientos años de la Independencia Hispanoamericana

© El Diario Exterior - C/ Serrano 59, 5ª Izquierda, 28006, Madrid - Tel.:(34) 91 532 2
Aviso legal  /   Quiénes somos  /   Contactar  /    RSS