Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
26 MARZO 2017 | ACTUALIZADO 11:12
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
Tras el apagón de Wikipedia
Aumenta la presión contra la ley antipiratería norteamericana
La protesta se ha intensificado con la "huelga" de 24 horas encabezada por la Wikipedia en inglés, y ha logrado que el proyecto de ley pierda el apoyo de algunos parlamentarios.
Actualizado 23 enero 2012  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Carmen García Herrería   

Bajo el lema Web goes on strike (“La web hace huelga”), la versión inglesa de Wikipedia lideró un apagón de varias webs durante 24 horas el pasado 18 de enero. El tema por el que protestaban es el proyecto de ley antipiratería que se debate estos días en EE.UU., SOPA (Stop Online Piracy Act), en la versión de la Cámara de Representantes, y PIPA (PROTECT IP Act), en la versión del Senado. PIPA será sometida a debate en el Senado a partir del próximo 24 de enero; la votación sobre SOPA aún no tiene fecha.

Hasta ahora, nunca una ley había sido tan restrictiva con respecto a la distribución ilegal de contenidos con copyright: por eso su inminente aprobación ha puesto en pie a los grandes titanes del mundo online, como Wordpress, Mozilla, Google, Yahoo, Facebook, Foursquare, Twitter, Amazon… Estas empresas enviaron el pasado mes de septiembre una carta al Congreso estadounidense para recalcar que, aunque están dispuestas a contribuir a la lucha contra la piratería y contra las páginas ubicadas en el extranjero que violan los derechos de autor, la ley propuesta, tal como está redactada, “expondrá a Internet y a las empresas a nuevas e inciertas amenazas, les privará de derecho de acción y obligará a controlar las webs”.

Según la Motion Picture Association of America (MPAA), en 2005, solo en el sector audiovisual en EE.UU., el perjuicio económico causado por la piratería ascendió a 18 millones de dólares. Por eso la MPAA respalda públicamente la ley SOPA/PIPA, junto con las grandes editoriales y empresas de comunicación de menor escala. Y es que, a excepción del sector de la música, que ya ha encontrado su “hueco” (cfr. Aceprensa, 17-01-2012), el cine, los videojuegos, los libros y otros productos de entretenimiento siguen sufriendo grandes pérdidas de ingresos. Según la MPAA, los efectos comerciales negativos de la ley serán mínimos comparados con los beneficios. Por eso también, son muchos los congresistas y senadores, tanto demócratas como republicanos, que han manifestado su apoyo a SOPA/PIPA.

Parece claro que es necesaria una ley para combatir el tráfico ilegal de contenidos; el problema está en definir “hasta dónde” puede regular el gobierno de un país. Los contrarios a la expansión de poderes que supondrían los polémicos proyectos sostienen que basta con la regulación actual. De hecho, el FBI no ha necesitado una nueva ley más dura para bloquear Megaupload y detener a tres de sus directivos al día siguiente del apagón. El Departamento de Justicia ha declarado que esta ha sido la mayor operación antipiratería de su historia, y ha estimado en 500 millones de dólares los daños que esta web ha causado a la industria del entretenimiento. Desde el momento en que se conoció la noticia, las redes sociales, especialmente Twitter, estallaron en comentarios contra del cierre de Megaupload y la ley SOPA.

Una ley con efectos mundiales

¿En qué consiste exactamente la temida SOPA/PIPA? Ahora, los derechos de reproducción en Internet están protegidos por la Digital Millennium Copyright Act, de 1998. Esta ley obliga a retirar cualquier material publicado ilegalmente en EE.UU., pero no tiene competencia sobre lo que se publique en el exterior.

La nueva ley tendría efecto en prácticamente cualquier página web del mundo, merced a las exigencias que impone a los servicios radicados en EE.UU que son indispensables para el funcionamiento de la red (buscadores, servidores de nombre, medios de pago on line...). SOPA permitirá, además, que las autoridades actúen contra cualquier página web que vulnere los derechos de autor, con independencia de que se lucre o no. Por ejemplo, podría acabar con Wikileaks.

Para bloquear las páginas infractoras es necesario que los buscadores dejen de indexarlas, que las agencias de publicidad dejen de anunciarse en ellas, que se suspendan los servicios de pago asociados a ellas, etc. Una posibilidad que plantea SOPA es bloquear los registros de los DNS, para impedir que se encuentren las webs acusadas, cosa que podría provocar caos en la red. Otro problema es la pesada carga que la ley impondría a los portales que se construyen con contenidos de los usuarios, como YouTube, Flickr o Vimeo.

Dos senadores se echan atrás

El apagón ha tenido ya efectos notables. El mismo día, Marco Rubio, senador republicano por Florida, retiró su apoyo a la ley, según anunció en su perfil de Facebook. Otro senador, John Cornyn, de Texas, hizo lo mismo y pidió al Congreso que se tome más tiempo para estudiar mejor las medidas.

Los proyectos cuentan también con la oposición de la Casa Blanca, que ha manifestado su preocupación por una ley que puede “dañar la actividad legal de las personas en Internet y la libertad de expresión”.

Habrá que esperar a los debates en el Senado y en la Cámara de Representantes. Pero tras el apagón, parece haber más probabilidad de que la ley SOPA-PIPA se suavice.

 Otros artículos que te pueden interesar
Un 58% de los estadounidenses desaprueba la gestión de Trump
Factores como la derogación del Obamacare o sus relaciones con Rusia, claves en su imagen pública.
Turcos en Alemania
En Alemania viven casi un millón y medio de electores turcos, un tercio de ellos con doble nacionalidad, que en las elecciones votan mayoritariamente al partido de Erdoğan
La táctica de Donald Trump: la capacidad de resistencia y el curso de los acontecimientos
El principal punto débil de este genio de la táctica es que esté demasiado seguro de sí mismo y sea incapaz de percibir todas y cada una de las consecuencias del curso de los acontecimientos.
Chile: Razones de un fracaso
El balance de los chilenos sobre estos tres años de gobierno de la Nueva Mayoría quedó expresado en la última encuesta del CEP.
La sustitución de Kabila amenaza la frágil estabilidad en la RD del Congo
El pasado 19 de diciembre concluyó el segundo y último mandato del presidente congoleño Joseph Kabila.
AHORA EN PORTADA | Ver  
Europa, la historia de un gran éxito

Al cumplir 60 años, la Unión Europea necesita reparaciones profundas y cambios estructurales.
El gasto en sanidad per cápita de la OCDE

El gasto en salud por persona en EE. UU. fue el mayor de la OCDE en 2015.
Los cultivos de coca y marihuana se expanden en Colombia

A las áreas de cultivo de coca, hoy en expansión en el país sudamericano, se suman las de la marihuana, aunque estas con la bendición de Bogotá.
Las diez páginas web más visitadas del mundo (y Google no es la primera)

Las dos primeras páginas suman casi la mitad de la población mundial.
La paradoja del poder alemán, un estudio sobre la ambigüedad germana

La obra de Hans Kundnani es fundamentalmente un estudio de la política exterior y de la identidad nacional alemana desde finales del siglo XIX hasta ahora.
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Derechos Humanos como vía de control social
Nicolás Maduro agrede constantemente a Mauricio Macri
Populismo en Argentina: ¿se elimina cambiando la oferta o la demanda?
Los cultivos de coca y marihuana se expanden en Colombia
Las diez páginas web más visitadas del mundo (y Google no es la primera)

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Quiénes somos  /   Contactar  /    RSS