Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
21 JULIO 2017 | ACTUALIZADO 04:42
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
CARLOS GOEDDER

Milton Friedman, el economista más exitoso con las mujeres
El 31 de julio de 2012 se cumplen 100 años de haber nacido Milton Friedman, economista nobel en 1976. Su trayectoria intelectual ilustra como las damas ejercen un papel decisivo para estimular, mejorar y sensibilizar el conocimiento, incluso en un terreno tan aparentemente árido como la Economía. Dos mujeres fueron claves en Friedman y esto ayuda a dejar de lado prejuicios sobre la economía como ciencia masculina.
Actualizado 7 julio 2012  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Carlos Goedder   

Al Profesor Rafael López Casuso, in memoriam

El propio Friedman dijo con ironía: “Del estudio de los primeros 22 premios Nobeles surge que para ganar dicho premio hay que ser: 1) hombre; 2) ciudadano de Estados Unidos; y 3) haber estudiado o enseñado en la Universidad de Chicago”. (C.f. DE PABLO, Juan Carlos. ECONOMÍA, ¿UNA CIENCIA, MUCHAS O NINGUNA? VIDA Y OPINIONES DE LOS PRINCIPALES ECONOMISTAS. Fondo de Cultura Económica de Argentina, 1993, p. 77).

En este terreno de la economía, aún así, hay damas que han alcanzado logros extraordinarios y al fin en 2009 hubo un nobel femenino en tal disciplina, la recientemente fallecida Profesora Elinor Ostrom. La observación de Friedman indudablemente alertaba entre líneas sobre cierta discriminación hacia el género femenino en los reconocimientos. Y es que Friedman tenía una gran deuda intelectual con dos compañeras.

La primera, su esposa, la señora Rose Friedman, de soltera Rose Director (1910-2009). Ella fue la interlocutora fundamental para la obra de Friedman sobre liberalismo económico. Dos obras destacan en su producción conjunta. La más célebre es LIBERTAD DE ELEGIR (en inglés: Free to Choose. A personal statement), la cual fue publicada en 1979 y recientemente ha sido reeditada en 2011 con traducción de Carlos Rocha Pujol (Ciro Ediciones, para el diario español EXPANSIÓN). Este libro dio lugar a una exitosa serie de conferencias televisivas. Otro texto en el cual Rose Friedman figura como “asistente” es CAPITALISM AND FREEDOM (Capitalismo y Libertad), publicado originalmente en 1962 y del cual la University of Chicago Press ha hecho una reedición en 2002. En el prefacio para esta edición más reciente, Friedman señala como su esposa editó las conferencias que el nobel había dado en 1956 y las transformó en tal obra seminal. Las memorias conjuntas del matrimonio se publicaron en 1998. Sin duda son un modelo de feliz convivencia amorosa e intelectual.

La otra investigadora clave en el pensamiento de Friedman ha fallecido hace pocos días, el 21 de junio de 2012. Se trata de Anna Schwartz, de soltera Jacobson. Hebrea como Friedman, esta señora ha sido menos reconocida que la omnipresente Rose y merece destaque en este centenario de Friedman. Con ella se va la cofundadora del Monetarismo. En el obituario de la profesora Schwartz publicado en FINANCIAL TIMES (WOOD, Geoffrey. “US economist Anna Schwartz dies aged 96”, 21/06/2012. www.ft.com ” se señala este texto que traduzco:

Anna Schwartz, quien ha muerto a la edad de 96 años, fue una de esas pocas economistas que cambiaron nuestro entendimiento del mundo. Su asociación de siete décadas con el US National Bureau of Economic Research [NBER] fue ya destacable por su duración; más aún lo es por el trabajo que ella produjo allí, tanto de manera independiente como en colaboración con otros, incluyendo a un joven colega llamado Milton Friedman.

Ambos hicieron equipo para examinar el papel del dinero en los ciclos económicos, y el primer producto de su asociación fue A MONETARY HISTORY OF THE UNITED STATES 1867-1960. Su aparición en 1963 vino en una época en que la influencia del dinero en la actividad económica era disminuida o desdeñada directamente por la mayoría de los economistas. Su libro rompió el consenso. Pocos ahora negarían la importancia del control monetario para manejar la inflación”.

En referencia a este libro ya clásico, Pablo Rodríguez Suanzes, en EL MUNDO de España (29/06/2012, p. 20) señala al hacer otro obituario (“La ‘madre’ del monetarismo”):

“Desde los años 60 su carrera quedó ligada para siempre al libro que revolucionó la forma de entender la Gran Depresión. Un enfoque novedoso y profundamente crítico con el papel de la Reserva Federal [Banco Central de EEUU], y que apuntaba a la caída de la oferta monetaria (hasta un 33% entre 1929 y 1933) del sufrimiento de todo el país. Una obra que en palabras de Ben Bernanke, el máximo responsable de la institución hoy en día, ofrecía ‘la explicación más persuasiva del peor desastre económico de la historia norteamericana’”.

La obra de Schwartz va más allá de tal libro, mas tiene en él un hito. Hablando sobre él en una entrevista realizada en 1993 por la publicación trimestral THE REGION de la Reserva Federal de Minneapolis, transmite sus impresiones sobre el trabajo con Friedman (c.f. www.mpls.frb.org/publications_papers/pub_display.cfm?id=3724 ). La traducción es propia:

“REGION: su colaborador en A MONETARY HISTORY, Milton Friedman, hablando de sus muchos esfuerzos conjuntos, una vez señaló: ‘Fue casi un ejemplo perfecto de colaboración. Anna hizo todo el trabajo y yo tuve un montón del reconocimiento. ¿Cómo usted y Friedman vinieron a trabajar juntos en A MONETARY HISTORY?
SCHWARTZ: Bueno, primero que todo, Friedman al decir eso estaba siendo galante. Eso explica tal afirmación. Y él también ha dicho que no hubiese podido escribir A MONETARY HISTORY sin mí y yo no podría haberlo escrito sin él. Pienso que es una justa afirmación sobre la colaboración.

Nos reunimos porque Arthur Burns, quien era entonces el director de investigación en el NBER pensó que Friedman y yo haríamos un buen equipo para emprender el análisis cíclico del cambio monetario. Ese era el programa del Bureau en aquellos años: examinar, como he dicho, la forma en que diferentes partes de la economía eran afectadas por el cambio cíclico y qué efecto estas partes tenían sobre el ciclo.”

Schwartz señala en tal entrevista, bastante ilustrativa – y reveladora de su fuerte carácter- cómo la Reserva Federal o Fed equivocó su papel al inicio de 1930, empeorando la Gran Depresión. La inquietud de la Fed era la inflación y temían que al expandir la oferta monetaria se dispararían los precios. De allí la contracción monetaria. Otra percepción equivocada fue quedar sin ver los nexos o vasos comunicantes entre las quiebras bancarias y el mercado de bonos. Los bancos intentando devolver dinero a sus depositantes salían a vender bonos masivamente, empeorando su precio y teniendo que elevar su rendimiento. En aquella época varios bancos que quebraron estaban sin ser miembros de la Fed y por ello el Banco Central distaba de sentirse responsable por ellos. Siguiendo a Schwartz en la entrevista: “Las bancarrotas bancarias, según la visión de la Fed, eran consecuencia de mala gestión mas difícilmente una causa de colapso económico o financiero. Ese fue su error”. Una voz disidente entre los bancos regionales que conformaban la Fed provenía de Benjamin Strong, en el capítulo neoyorquino de la Fed, mas este personaje falleció en 1928. Ni siquiera cuando quebró en 1931 el banco estadounidense más importante entonces, el Bank of the United States, la Fed depuso su visión.

Al ser interrogada sobre la “memoria institucional” de la Fed, Schwartz encuentra que ahora el problema es el contrario. Cada quiebra bancaria es considerada de importancia sistémica, fomentando la irresponsabilidad entre los banqueros. Siguiendo a la profesora, “Si cada quiebra bancaria es vista como un potencial desastre para la economía, no vas a ser capaz de adecuar el sector privado a un estándar de desempeño económico razonable, si siempre vas a rescatar a la gente porque han cometido errores.”
En esta reflexión, Schwartz señala como Friedman y ella cambiaron su visión sobre el seguro de depósitos bancarios. En su obra de 1963 pensaban que había sido la mayor creación del New Deal establecido por el presidente Roosevelt durante la Depresión. Mas luego se dieron cuenta que aún con seguro de depósitos los bancos quebraban, especialmente en la década de 1970. Entonces modificaron su enfoque y razonaron que la aparente estabilidad bancaria vigente tras la Gran Depresión se podía atribuir más a la poca inflación que a la existencia del seguro como disuasión para el pánico bancario. Siguiendo a Schwartz: “Las quiebras bancarias emergieron a mediados de la década de 1970, tanto aquí [en EEUU] como en el exterior. La explicación parece ser que un nivel de precios mundial estable hasta mediados de la década de 1960 contribuyó a una banca sólida. El análisis crediticio bien hecho depende de supuestos sobre estabilidad en los precios. Cambios imprevistos en los precios pueden invalidar los supuestos subyacentes en el crédito e inversión bancarios. Asociábamos la banca sólida con el seguro de depósitos, mas la explicación ahora parece ser la estabilidad de precios”.

Antes de hacer el estudio con Friedman, la profesora Schwartz ya había hecho un estudio previo de historia económica en el Reino Unido, publicando en 1953 con Arthur D. Gayer y Walt Rostow,  THE GROWTH AND FLUCTUATIONS OF THE BRITISH ECONOMY 1790-1850. Al comparar EEUU con Reino Unido, la profesora Schwartz opina que hay una mayor preferencia por dinero líquido en EEUU y que el Banco de Inglaterra hizo un mejor trabajo que la incipiente Fed durante la Gran Depresión. El mercado financiero y la banca central estaban más desarrollados en Reino Unido en la primera mitad del Siglo XX y prueba de ello es que el último pánico bancario en Reino Unido había ocurrido en 1866. La vigencia del patrón oro y el Banco de Inglaterra se reforzaban mutuamente de manera positiva.

Este tema del patrón oro tiene interés porque entre 1981 y 1982 la profesora Schwartz formó parte de una comisión gubernamental estadounidense, la U.S. Gold Commision, para analizar el restablecimiento del oro como referencia monetaria. Entre sus propuestas, carentes finalmente de apoyo político, estaba que circularan nuevamente monedas acuñadas en oro. Era una propuesta para unir el valor del papel moneda al oro, creando algún cambio y convertibilidad entre ambos. Una recomendación que también se quedó sin efectivar fue que se fijara una tasa de crecimiento para la oferta monetaria por Ley. En suma, la profesora Schwartz considera que con el divorcio entre oro y valor del dinero hay escaso soporte para mantener reservas auríferas en los Bancos Centrales, siendo que ella opina que podrían venderse para mitigar el déficit. Mas pocos Bancos Centrales han podido romper paradigmas sobre el oro que datan desde el Mercantilismo en la Edad Moderna.

Otra línea de contribución entre las muchas abiertas por la profesora consiste en el papel que debe tener el Banco Central. Su reflexión, publicada en uno de sus artículos finales (BOUNDARIES BETWEEN THE FED AND THE TREASURY. NBER, 2011), pone en evidencia cómo es ella y no Friedman quien aboga por un Banco Central independiente. Friedman pensaba que era más conveniente unir en una sola autoridad el poder fiscal y monetario, rescatando un rol pasivo que tuvo la Fed frente al Tesoro estadounidense entre 1933 y 1941. Friedman tenía argumentos políticos y técnicos para unificar al Banco Central y al Tesoro.

Según Schwartz, Friedman consideraba que el Banco Central tenía de antemano perdida la batalla política por su independencia. La profesora resume así la que pudiéramos llamar “Economía Política del Banco Central según Friedman”:

“Siguiendo a Friedman, incluso si  hubiera un Banco Central que tuviera independencia al máximo extremo, sólo se mantendría independiente mientras no tuviera conflictos con el gobierno. Si hubiera conflicto, el Banco tendría incuestionablemente que dar lugar a las autoridades fiscales. Va más allá, señalando que incluso si un Banco Central totalmente independiente pudiera establecerse, no sería deseable por razones técnicas y políticas. La razón política es que en una democracia sería equivocado colocar tal poder concentrado en un grupo libre de cualquier control político. ‘El gobierno de la Ley en lugar del de los hombres es difícil de reconciliar con la aprobación de un banco central independiente de manera significativa…’”. (La profesora toma la cita de FRIEDMAN, Milton. “Should there be an independent monetary Autority?” En THE ESSENCE OF FRIEDMAN, editada por Kurt Leube para Hoover Institution Press, 1987, pp. 429-445).

Para Friedman los motivos técnicos para mantener un banco central supeditado a la política tenían que ver con que el Banco Central renunciase a asumir responsabilidad en tiempos difíciles e inciertos, la dependencia en las personalidades de los técnicos timoneando la política monetaria y el temor a que los banqueros privados acabasen tomando el control indirecto, mezclando política crediticia y monetaria.

La visión sobre el Banco Central independiente es más bien de Schwartz, quien en este particular discrepa con Friedman. Cree que el Banco Central ha de estar ajeno a disputas partidistas. Y señala contundentemente: “El control político en las manos de legisladores desinformados es difícilmente el supremo bien de un sistema monetario para proveer estabilidad financiera y confianza pública en la actividad financiera.”

Estos son apenas algunos matices del pensamiento correspondiente a esta extraordinaria investigadora, activa prácticamente toda su vida. Ella es una figura clave para añadir dimensiones al pensamiento monetarista de Friedman.
 
    


Madrid, Julio de 2012

Por: Carlos Goedder
Cedice Libertad
www.cedice.org.ve
carlosurgente@yahoo.es 

 Otros artículos que te pueden interesar
Unas reflexiones de Willy Brandt
Murió Liu Xiaobo, el Nobel de la Paz
Las claves evidentes del deterioro del régimen de Maduro
Irán y Corea del Norte, detrás de las fábricas de misiles y armas en Siria
Nicolás Maduro impulsa el nepotismo
AHORA EN PORTADA | Ver  
Murió Liu Xiaobo, el Nobel de la Paz
El fin de la era del petróleo abre nuevas oportunidades
La inmigración latinoamericana en España recupera el brío
Netflix se acerca a HBO en las nominaciones a los premios Emmy
Ideales contrapuestos
ARCHIVO
JUNIO 2017

Centenario de Teresa Carreño

Ver posts de otros meses

MARZO 2016 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (3 artículos)

OCTUBRE 2015 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (3 artículos)

AGOSTO 2015 (1 artículos)

JULIO 2015 (1 artículos)

JUNIO 2015 (3 artículos)

MAYO 2015 (2 artículos)

ABRIL 2015 (1 artículos)

FEBRERO 2015 (2 artículos)

ENERO 2015 (1 artículos)

DICIEMBRE 2014 (3 artículos)

OCTUBRE 2014 (1 artículos)

JULIO 2014 (1 artículos)

JUNIO 2014 (2 artículos)

MAYO 2014 (3 artículos)

ABRIL 2014 (4 artículos)

MARZO 2014 (3 artículos)

FEBRERO 2014 (6 artículos)

ENERO 2014 (4 artículos)

DICIEMBRE 2013 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (3 artículos)

OCTUBRE 2013 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (1 artículos)

AGOSTO 2013 (2 artículos)

JULIO 2013 (5 artículos)

JUNIO 2013 (4 artículos)

MAYO 2013 (4 artículos)

ABRIL 2013 (4 artículos)

MARZO 2013 (4 artículos)

FEBRERO 2013 (5 artículos)

ENERO 2013 (2 artículos)

DICIEMBRE 2012 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (3 artículos)

OCTUBRE 2012 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (4 artículos)

AGOSTO 2012 (3 artículos)

JULIO 2012 (5 artículos)

JUNIO 2012 (2 artículos)

MAYO 2012 (2 artículos)

ABRIL 2012 (4 artículos)

MARZO 2012 (4 artículos)

FEBRERO 2012 (6 artículos)

JULIO 2011 (1 artículos)

MAYO 2011 (1 artículos)

DICIEMBRE 2010 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (1 artículos)

FEBRERO 2009 (1 artículos)

ENERO 2009 (1 artículos)

LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Irán y Corea del Norte, detrás de las fábricas de misiles y armas en Siria
Unas reflexiones de Willy Brandt
Murió Liu Xiaobo, el Nobel de la Paz
Las claves evidentes del deterioro del régimen de Maduro
Lula y la corrupción latinoamericana

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Quiénes somos  /   Contactar  /    RSS