Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
21 AGOSTO 2017 | ACTUALIZADO 12:00
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
Carlos Alberto Montaner
Ecuador: Por la constitución al desastre
Correa quiere más poder y probablemente lo demande por más tiempo. Tal vez alguien plantee la reelección prolongada o indefinida. ¿Por qué no, si eso es lo que decide el pueblo soberano? Correa lo que desea es tener más controles en sus manos para cambiar la realidad política y económica del país de acuerdo con sus ideas.
Actualizado 24 abril 2007  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Carlos Alberto Montaner   
 El español feo
 El fabricante de conflictos
 EEUU: la potencia que pierde las guerras y gana poder
 La tolerancia y la Libertad
Los ecuatorianos van a redactar una nueva Constitución. Hay cierta oposición, pero sin mucha fuerza y todos acabarán pasando por el aro. Los convoca ansiosamente a la tarea el flamante presidente Rafael Correa, quien tiene a su favor a la opinión pública. ¿Qué esperan de este cambio? Sin duda, un brusco giro a la izquierda, hacia el socialismo, objetivo que comparten ocho de cada diez personas en ese país. ¿Cuál socialismo? Según leo en un buen artículo del politólogo Jaime Durán, especialista en medir la conducta y las creencias de las sociedades, el 80% de los que lo apoyan dice no saber lo que es el socialismo (por eso lo apoyan). De ese universo, un 10% está convencido de que ser socialista es ser una buena persona que, por ejemplo, ``ayuda a los ancianos a cruzar la calle´´.

Los ecuatorianos, además, esperan grandes prodigios de la constituyente, como los niños esperan conejos de los sombreros de los magos. El 20% supone que arreglará el problema del desempleo, el 18% que mejorará la seguridad pública y un 9% está convencido de que aumentará la calidad de la atención médica. Sólo un 4% entiende que la constituyente es sólo una especie de enorme comité que se reúne con el objeto de redactar una nueva constitución. Para la mayoría de los ecuatorianos una constitución no es un conjunto de principios y reglas sino un recetario maravilloso que traerá la prosperidad colectiva.

Hay una persona, en cambio, que espera sacar algo más de esta tumultuosa ceremonia: Rafael Correa. Correa quiere más poder y probablemente lo demande por más tiempo. Tal vez alguien plantee la reelección prolongada o indefinida. ¿Por qué no, si eso es lo que decide el pueblo soberano? Correa lo que desea es tener más controles en sus manos para cambiar la realidad política y económica del país de acuerdo con sus ideas. ¿Cuáles son esas ideas? A juzgar por sus discursos y declaraciones, se trata de otra expresión de la vasta e inquieta familia neopopulista, emparentada con Chávez, Evo Morales, Daniel Ortega y Castro, a lo que en su caso se agrega un peculiar matiz católico conservador.

Correa, en suma, es alguien que desconfía del mercado, de la empresa privada y de la democracia representativa. Un político convencido de que el Estado debe jugar un papel rector en el desarrollo económico y debe planificar, dirigir y asignar tareas sin tener que soportar la adversa crítica de la prensa, dado que ésta vive en contubernio con el gran capital. También es un líder que no acepta las virtudes de la arquitectura republicana. Esa estructura de poderes independientes que se contrapesan y limitan la autoridad de los gobernantes se le antoja como algo negativo. Quiere una fórmula de gobierno rápida y sin obstáculos.

La logrará. Es probable que Correa imponga sus creencias al nuevo texto constitucional. ¿Qué va a pasar a partir de ese momento? Sin duda, una cautelosa y creciente parálisis económica. ¿Quién va a invertir hasta que no estén claras las nuevas reglas del juego? Algunos capitales, sigilosamente, buscarán amparo en Panamá, Miami o Suiza, donde corran menos riesgos. Se incrementarán el desempleo y la emigración. Ya todo eso está ocurriendo. La recaudación del Estado, lógicamente, disminuirá, de manera que Correa deberá endeudarse en el exterior si quiere aumentar el role del gobierno, pero le será muy difícil lograrlo, fuera de los casi exhaustos bolsillos de Hugo Chávez, porque simultáneamente se niega a pagar la deuda internacional.

Y¿cómo va a terminar esta aventura? Sin duda, mal. Como terminó el primer peronismo, como terminó el brasilero Getulio Vargas, como terminó el peruano Velasco Alvarado, como terminó el primer Daniel Ortega (y como terminará Chávez). Es de ese polvoriento disparate socialista de lo que han escapado todas las naciones desarrolladas y libres del planeta tras experimentar fallidamente con las ideas intervencionistas durante todo el siglo XX. Ecuador no será una excepción a ese previsible destino. Lo terrible es que los ecuatorianos perderán inútilmente una generación viajando hacia el pasado. Pero nadie escarmienta en cabeza ajena. A veces, ni siquiera en la propia.
 Otros artículos que te pueden interesar
¿Hasta dónde alcanzan los misiles de Corea del Norte?
¿Por qué atacar la isla de Guam?
Los empresarios españoles no temen al Brexit pero desconfían de la negociación
La nueva política francesa ya está en marcha
Del "Obamacare" al "Trumpcare"
AHORA EN PORTADA | Ver  
Irán amplió el presupuesto de su programa misilístico y se profundiza la crisis con los EEUU
Televisores UHD 4K, la tecnología emergente más rentable en EE. UU. en 2017
Las mejores universidades de España, según el ´Ranking de Shanghai´
Marvel – The Defenders
Amenaza a la libertad de prensa
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Irán amplió el presupuesto de su programa misilístico y se profundiza la crisis con los EEUU
Argentina: Un fanatismo que no construye
Se duplicaron las denuncias por sospechas de actividades terroristas en el Reino Unido
¿Deja EEUU su espacio como policía del planeta?
El presidente turco Recep Erdogan radicaliza su discurso islamista

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Quiénes somos  /   Contactar  /    RSS