Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
24 MAYO 2017 | ACTUALIZADO 13:29
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
Walter Williams
La economía de los precios
Actualizado 6 junio 2006  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Walter Williams   
He aquí lo que escribía un lector: "Williams, puedo entender cómo la destrucción del Huracán Katrina y la incertidumbre política en Oriente Medio pueden disparar los precios de la gasolina. Pero que las compañías eleven el precio de toda la gasolina que ya compraron y almacenaron antes de la crisis es especulación". Bastantes lectores más hicieron alegaciones similares. Tales alegaciones reflejan una falta de entendimiento de cómo se determinan los precios.

Comencemos con un ejemplo. Digamos que es Vd. propietario de un pequeño inventario de 10 libras de café que Vd. compró a 3 dólares la libra. Cada semana, usted me vende alrededor de una libra por 3,25 de dólares. Suponga que una helada en Brasil destruye la mitad de su cultivo de café, provocando que el precio mundial del café alcance inmediatamente los 5 dólares la libra. Usted tiene un café que compró antes de la subida de los precios. Cuando me detenga para comprarle otra libra de café, ¿cuánto me cobrará? Apuesto que me va a decir que al menos 5 dólares la libra. ¿Por qué? Porque ése es el precio hoy de reponer sus existencias.

El coste histórico no determina los precios; lo que los economistas llaman costes puntuales sí. Por supuesto, usted tendrá todo el derecho a no ser "un especulador" y continuar cobrándome 3, 25 dólares la libra. Yo compraría todas sus existencias y las vendería al precio de hoy de 5 dólares la libra, y daría la campanada. Si usted fuera realmente entusiasta acerca de no ser "un especulador", yo tengo otra propuesta. Usted será dueño de una casa que compró por 55.000 dólares en 1960, que saca al mercado por medio millón de dólares. Yo simplemente le acusaría de especulación y exigiría que me vendiese la casa por lo que usted pagó por ella, añadiendo tal vez un poco en concepto de inflación desde 1960. Apuesto a que usted dirá, "Williams, si le vendo mi casa por lo que pagué por ella en 1960, ¿cómo voy a poder pagar los precios de hoy en día por una casa en la que vivir?"

Si existe alguna conspiración en torno a los elevados precios de la gasolina hoy, es una conspiración de cobardía y estupidez por parte del Congreso norteamericano. Abrir una pequeña porción de la planicie costera del Arctic National Wildlife Refuge de Alaska a la prospección de gas y petróleo, según la tacaña estimación del U.S. Geological Survey, incrementaría nuestras reservas de petróleo nacionales disponibles en aproximadamente un 50%. Las zonas litorales del Pacífico, Atlántico y el este del Golfo de México disponen de enormes reservas de petróleo y gas natural. Pero al igual que las reservas de Alaska, han sido descartadas como opción por el Congreso. Además, la U.S. Office of Naval Petroleum and Oil Shale Reserves estima el suministro mundial de crudo en 1,6 trillones de barriles, de los cuales 1,2 trillones de barriles se encuentran en Estados Unidos.

A causa de caras regulaciones y las restricciones políticas, la producción energética nuclear norteamericana es una fracción de lo que podría ser. La energía nuclear genera el 75% de la electricidad de Francia, casi el 50% de la de Suecia y apenas el 20% de la nuestra. La energía nuclear es muy segura. Y eso es algo a tener presente cuando escuchamos noticias de las trágicas muertes de mineros del carbón. Habría menos muertes en la minería si utilizásemos menos carbón y más energía nuclear para la génesis de electricidad.

Usted dirá, "¿qué hay del efecto sobre los precios de todos esos beneficios petroleros corporativos y de los beneficios por jubilación y los sueldos de los altos ejecutivos?" Si el Congreso ordenase que los altos ejecutivos trabajasen por un sueldo 0, los precios de la gasolina caerían menos de un centavo. Si el Congreso ordenase que las petroleras ganasen un beneficio 0, los precios de la gasolina podrían caer alrededor de 10 centavos; por supuesto, tendríamos que preocuparnos por la disponibilidad de la gasolina el año en siguiente.

Los altos ejecutivos tienden a ser cobardes cuando tratan con políticos y extremistas medioambientales, pero tengo una recomendación que apenas exige una módica parte del valor. En cada gasolinera deberían poner fotos, vídeos quizá, de pingüinos, caribús, osos polares y otras criaturas que habitan a lo largo de la planicie costera de Alaska. A continuación coloque una voz de narrador o una señal que rece:

No sea egoísta. Pagar 3, 4 ó 5 dólares el galón de gasolina mantiene contentas a estas criaturas y su hábitat libre de oleoductos.
 Otros artículos que te pueden interesar
El 68% de los británicos esperaba ataques en su territorio
Google y ACNUR lanzan una web sobre la crisis de los refugiados sirios
Macron y los paralelismos históricos
Las apuestas a favor de un ´impeachment´ se disparan
Movilizar la ilusión por una Europa unida
AHORA EN PORTADA | Ver  
Evo Morales preocupa al sector privado boliviano
Bitcoin, a precio de oro
Exigen a España el cese de la venta de armas a Arabia Saudí e Irak
Manuel Quirós expone en la Fundación Iberoamérica Europa
¿La ciudad del futuro?
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Evo Morales preocupa al sector privado boliviano
Bitcoin, a precio de oro
Ola progresista y corrupta en América Latina
Delito económico, la trampa en el camino
Maduro, el fascista empedernido

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Quiénes somos  /   Contactar  /    RSS