Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
25 SEPTIEMBRE 2017 | ACTUALIZADO 20:33
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
ALEJANDRO A. TAGLIAVINI

El bitcoin vuela gracias al Estado
El éxito de esta moneda radica, precisamente, en que no es regulada por una autoridad o gobierno.
Actualizado 14 agosto 2017  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Alejandro A. Tagliavini   

En el 2011, cuando se discutía en todo el mundo cambiar el patrón dólar por una canasta de monedas, varios medios publicaron mi columna ‘Crisis global, América Latina y bitcoines’, en la que sugería audazmente tener en cuenta el bitcoin. Luego, en el 2013, en otra columna, ‘¿Invertir en bitcoines?’, decía que me había perdido una inversión cuyo rendimiento había sido de 4.000 por ciento, ya que, cuando escribí la primera, la moneda digital cotizaba a US$ 30 por unidad, pero entonces no compré ninguna, y al publicarse la segunda nota, llegaba a 1.200. Hoy supera los US$ 2.400, de modo que todo el universo del bitcóin, unos 17 millones de unidades, suponen más de US$ 40.000 millones.

¿Adiviné? No, no adivine, era lógico que sucedería, lo dice la ciencia. El racionalismo despreció a la metafísica que brillantemente había expuesto ya los griegos, en particular Aristóteles. Esta ciencia es el estudio de por qué el cosmos ‒la física‒ se mueve del modo en que lo hace, es decir, de los principios que generan los movimientos físicos. Así, observando estos principios podemos adelantar el desarrollo de la física: por ejemplo, si vemos una acción cualquiera, podremos esperar una reacción inversa semejante, es el principio de equilibrio del cosmos.

Uno de estos principios dice que la violencia siempre destruye, y la define, precisamente, como aquella fuerza extrínseca ‒extraña al desarrollo natural del cosmos‒ que pretende desviar, degenerar, el desarrollo normal. Por eso, cuando el Estado ‒en cuanto monopolio de la violencia‒ interfiere en la sociedad, destruye, provoca caos. Así, es fácil saber si un país crecerá o no, según aumenten o disminuyan las acciones coactivas ‒violentas‒ sobre el mercado.

Por esto, las monedas ‘privadas’ tienen futuro mientras que los monopolios estatales como el dólar, euro, etc. –impuestos de manera coactiva, de curso forzoso‒ van cayendo. De esta manera, al contrario de lo que dicen sus detractores, el bitcóin es exitoso, vuela, porque no depende de ningún gobierno, de ninguna autoridad monetaria, y permite escapar de la coacción estatal: que el mercado se desarrolle naturalmente. Precisamente, hasta hace poco, el 90 por ciento de las transacciones con bitcoines se realizaban en China, pero desde que el Gobierno aumentó las regulaciones, empezaron a irse a Japón y Corea del Sur.

Como señala Miguel Boggiano, las criptomonedas escapan a los acuerdos de intercambio de información fiscal, como el de la Ocde o los enmarcados en el Fatca (acuerdos IGA) que tiene EE.UU. Las transacciones con bitcoines pueden estructurarse de modo que su rastreo sea imposible, a través de ‘mixing services’. La OCDE estima que para el 2020, el 66 por ciento del trabajo será informal (hoy es del 50 por ciento), lo que implica un submundo potencial para el bitcóin estimado en US$ 13 billones, detrás de EE.UU. cuyo PIB suma US$ 19 billones.

Pero no todo es rosa. Históricamente, la cotización del bitcóin ha sido inestable porque, si bien sirve de escape a los gobiernos, aún no está lo suficientemente establecida como moneda, lo cual, como señala el profesor Lawrence White, es “otro servicio bancario” que permite, básicamente, el cálculo basado en una unidad conocida y la agilidad en las transacciones. Tiene muchísima agilidad, pero, de momento, pocas transacciones, pues el cálculo no es fácil dada su volatilidad, y su origen y su emisión limitada a 21 millones no despejan todas las dudas; además, en el futuro afrontará la competencia de otras monedas privadas, las cuales pueden ser electrónicas o no.

ALEJANDRO TAGLIAVINI
Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California, Estados Unidos

 Otros artículos que te pueden interesar
El pueblo sirio prefiere a Rusia antes que a Irán
El huracán María y el destino de Puerto Rico
¿Flexibilizar o liberar el trabajo?
Combatientes de Trinidad y Tobago dentro de ISIS
La justicia argentina sigue siendo poco confiable
AHORA EN PORTADA | Ver  
Alemania renueva su confianza en Angela Merkel por cuarta vez consecutiva
España: Un Estado, diecinueve economías
Argentina: Estudiantes formados en la anomia
Abierto el plazo para la presentación de proyectos a Capital Europea de la Navidad 2018
¿Flexibilizar o liberar el trabajo?
ARCHIVO
SEPTIEMBRE 2017

Colombia, privilegiada por la visita papal
AGOSTO 2017

Cállate, Trump

¿Es la guerra solo un crimen ´legal´?

Plaza ´Héroes de la patineta´

El bitcoin vuela gracias al Estado

Ver posts de otros meses

MAYO 2017 (3 artículos)

ABRIL 2017 (2 artículos)

MARZO 2017 (1 artículos)

FEBRERO 2017 (2 artículos)

ENERO 2017 (2 artículos)

DICIEMBRE 2016 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (2 artículos)

OCTUBRE 2016 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (1 artículos)

MAYO 2016 (3 artículos)

MARZO 2016 (1 artículos)

ENERO 2016 (2 artículos)

DICIEMBRE 2015 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (1 artículos)

OCTUBRE 2015 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (2 artículos)

AGOSTO 2015 (3 artículos)

JULIO 2015 (1 artículos)

JUNIO 2015 (2 artículos)

MAYO 2015 (3 artículos)

DICIEMBRE 2014 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (1 artículos)

OCTUBRE 2014 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (4 artículos)

AGOSTO 2014 (5 artículos)

JULIO 2014 (4 artículos)

JUNIO 2014 (5 artículos)

MAYO 2014 (2 artículos)

ABRIL 2014 (4 artículos)

ENERO 2014 (1 artículos)

DICIEMBRE 2013 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (2 artículos)

OCTUBRE 2013 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (2 artículos)

AGOSTO 2013 (4 artículos)

MAYO 2013 (2 artículos)

ABRIL 2013 (1 artículos)

MARZO 2013 (1 artículos)

ENERO 2013 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (1 artículos)

AGOSTO 2012 (1 artículos)

MAYO 2012 (1 artículos)

MARZO 2012 (1 artículos)

DICIEMBRE 2011 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (1 artículos)

JULIO 2011 (1 artículos)

JUNIO 2011 (1 artículos)

MAYO 2011 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (1 artículos)

OCTUBRE 2010 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (1 artículos)

AGOSTO 2010 (2 artículos)

JULIO 2010 (3 artículos)

MAYO 2010 (2 artículos)

ABRIL 2010 (2 artículos)

OCTUBRE 2009 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (1 artículos)

ENERO 2009 (1 artículos)

DICIEMBRE 2008 (3 artículos)

OCTUBRE 2008 (1 artículos)

AGOSTO 2008 (1 artículos)

JUNIO 2008 (1 artículos)

MAYO 2008 (1 artículos)

 
Twitter ha suspendido casi un millón de cuentas desde agosto de 2015
Las empresas más grandes del mundo ya son las tecnológicas
¿Nos hacemos una foto?
Acerca de la ortodoxia: una nota
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
¿Flexibilizar o liberar el trabajo?
Combatientes de Trinidad y Tobago dentro de ISIS
El pueblo sirio prefiere a Rusia antes que a Irán
Argentina: Estudiantes formados en la anomia
El huracán María y el destino de Puerto Rico

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Quiénes somos  /   Contactar  /    RSS